“Nos veía­mos ba­jo un puen­te”

Alfredo, Mó­ni­ca y dos ni­ños ocu­pan un pi­so de pro­tec­ción ofi­cial de Adig­sa en la ca­lle To­lo­sa que es­ta­ba va­cío des­de ha­cía dos años

La Vanguardia - - CULTURA -

sa­lían a ce­nar los sá­ba­dos. “Vi­vía­mos bien en un pi­so de al­qui­ler en el Po­ble­nou..., has­ta que ha­ce dos años y me­dio me que­dé em­ba­ra­za­da y per­dí mi em­pleo de se­cre­ta­ria”, di­ce Mó­ni­ca.

“Yo me de­di­co a la cons­truc­ción, y tam­bién me que­dé sin tra­ba­jo. Aho­ra voy de obra en obra, pe­ro en los úl­ti­mos años mi pro­fe­sión só­lo me ha ser­vi­do pa­ra pin­char aquí la luz, el agua y el gas”, aña­de Alfredo. No son sus nom­bres. Los pa­dres de es­tos trein­ta- ñe­ros no sa­ben na­da. M. tie­ne un hi­jo de sie­te años de una re­la­ción an­te­rior. “Creía­mos que re­mon­ta­ría­mos..., pe­ro de­ja­mos de pa­gar el al­qui­ler y nos di­je­ron que nos desahu­cia­rían en di­ciem­bre”.

La pa­re­ja agre­ga que de tan­to en tan­to se acer­ca­ban al ba­rrio del Be­sòs a vi­si­tar a un fa­mi­liar. “Nos veía­mos de­ba­jo de un puen­te. Nos en­te­ra­mos de que es­te blo­que de Adig­sa es­ta­ba va­cío des­de ha­cía dos años. Só­lo vi­vía otra fa­mi­lia que se ha­bía co­la­do en abril. Nun­ca pen­sé que aca­ba­ría en un su­per­mer­ca­do me­tien­do los fi­le­tes en el bol­so, men­di­gan­do pa­ra com­prar me­di­ci­nas pa­ra el crío”. Aguar­da­ron has­ta que el vi­gi­lan­te se que­dó dor­mi­do.

Tar­dó una se­ma­na en en­te­rar­se de que se ins­ta­la­ron. “Tra­tó de echar­nos por la fuer­za. Los ni­ños llo­ra­ban. To­dos gri­tá­ba­mos”. Al fi­nal M. y A. acor­da­ron con el vi­gi­lan­te que vi­vi­rían allí a con­di­ción de que le avi­sa­ran si al­guien tra­ta­ba de ocu­par otra vi­vien­da. “Vi­nie­ron mu­chas fa­mi­lias que te con­ta­ban his­to­rias ho­rri­bles, pe­ro yo te­nía que lla­mar al vi­gi­lan­te. Ta­pia­ron va­rios pi­sos pa­ra que na­die más se co­la­ra”.

La pa­re­ja re­ci­bió en fe­bre­ro la vi­si­ta de los ins­pec­to­res del In­ca­sòl. M. agre­ga que su psi­có­lo­go le ha di­cho que en cuan­to en­cuen­tre em­pleo se le pa­sa­rá la de­pre­sión. “Voy a ce­der a mi ex pa­re­ja la cus­to­dia de mi hi­jo ma­yor por­que el cha­val ya se da cuen­ta de to­do..., y el otro día vi­si­tó a su abue­la y la mu­jer se de­jó las lla­ves den­tro y el ni­ño le di­jo que se po­día abrir con una ra­dio­gra­fía. No quie­ro que crez­ca pen­san­do que es­tas co­sas son nor­ma­les”.

Los pri­me­ros in­qui­li­nos le­gí­ti­mos del blo­que lle­ga­ron en ve­rano. La ma­yo­ría de los 17 pi­sos es­tán va­cíos. En el nú­me­ro de al la­do, tam­bién de Adig­sa, tres puer­tas es­tán ta­pia­das por in­ten­tos de oku­pa­ción. El res­to de las viviendas es­tán ad­ju­di­ca­das des­de ha­ce dos años. El jui­cio de M. y A. se­rá en fe­bre­ro. “Ca­da uno tie­ne una pa­ga de 400 eu­ros. Es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar un al­qui­ler...”.

XA­VIER CER­VE­RA

Mó­ni­ca, Alfredo y su hi­jo pe­que­ño, en la te­rra­za del pi­so que ocu­pa­ron por ne­ce­si­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.