Mar­te es gris

La Vanguardia - - TENDENCIAS - Al­ber­to Gon­zá­lez Fairén A, GON­ZÁ­LEZ FAIRÉN, miem­bro de los equi­pos cien­tí­fi­cos de los ‘ro­vers’ Cu­rio­sity y Op­por­tu­nity. In­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Cor­nell (EE.UU.)

Mar­te es ro­jo. O más bien par­doa­ma­ri­llen­to. Así nos lo ase­gu­ran los li­bros, in­clu­so los cuen­tos in­fan­ti­les, y la mi­to­lo­gía, que en di­fe­ren­tes cul­tu­ras han aso­cia­do el pla­ne­ta con fue­go y san­gre. Mi­les de ar­tícu­los cien­tí­fi­cos han glo­sa­do las pro­pie­da­des de su su­per­fi­cie, y la pre­va­len­cia de las for­mas oxi­da­das del hie­rro, que con­fie­ren a Mar­te su co­lor ca­rac­te­rís­ti­co.

Por eso cuan­do el 6 de fe­bre­ro el vehícu­lo Cu­rio­sity per­fo­ró por pri­me­ra vez en la his­to­ria la su­per­fi­cie de Mar­te (la pri­me­ra per­fo­ra­ción rea­li­za­da por la hu­ma­ni­dad en otro mun­do), la sor­pre­sa que nos lle­va­mos to­dos fue ma­yús­cu­la. Mar­te no es ro­jo, ni par­do-ama­ri­llen­to. De­ba­jo de una ca­pa de pol­vo que sí es ro­ji­za, Mar­te es gris. Apa­ren­te­men­te, la ca­pa de pol­vo va­ría en su es­pe­sor des­de tan sólo unos mi­lí­me­tros has­ta cien­tos de me­tros. Y Cu­rio­sity ha te­ni­do el acier­to de en­con­trar uno de esos lu­ga­res don­de la ca­pa de pol­vo es muy fi­na, ofre­cién­do­nos uno de los des­cu­bri­mien­tos más sig­ni­fi­ca­ti­vos que po­día­mos ima­gi­nar: Mar­te no es­tá com­ple­ta­men­te oxi­da­do. Ba­jo la ca­pa de pol­vo ro­jo, ha apa­re­ci­do un Mar­te gris. ¿Por qué es tan im­por­tan­te que Mar­te no es­té oxi­da­do?

El ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de Cu­rio­sity es de­ter­mi­nar si Mar­te, o al me­nos el lu­gar don­de se en­cuen­tra, en el crá­ter Ga­le, fue al­gu­na vez ha­bi­ta­ble. Ha co­men­za­do por ve­ri­fi­car que el agua lí­qui­da fue abun­dan­te tan­to en la su­per­fi­cie co­mo en el sub­sue­lo de Ga­le, de for­ma si­mi­lar a co­mo su pre­de­ce­sor Op­por­tu­nity (que aca­ba de ce­le­brar su no­veno cum­plea­ños) con­fir­mó que las pla­ni­cies de Me­ri­dia­ni fue­ron el le­cho de un mar so­me­ro ha­ce mi­les de mi­llo­nes de años.

Jun­to a las hue­llas de pre­sen­cia de agua, otro ele­men­to im­por­tan­te pa­ra en­ten­der la ha­bi­ta­bi­li­dad de Ga­le en el pa­sa­do es la pre­sen­cia de com­pues­tos or­gá­ni­cos. Las mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas son la ba­se de las for­mas vi­vas tal co­mo las co­no­ce­mos en la Tie­rra: si al­gu­na vez hu­bo vi­da en Mar­te, sus res­tos de­ben ha­ber­se acu­mu­la­do en al­gún lu­gar, pa­ra fi­nal­men­te que­dar atra­pa­dos en ro­cas co­mo las que es­ta­mos in­ves­ti­gan­do hoy. Y aquí es don­de el co­lor de Mar­te es im­por­tan­te.

Los com­pues­tos or­gá­ni­cos son muy sus­cep­ti­bles al ata­que quí­mi­co de los oxi­dan­tes y, du­ran­te dé­ca­das, el co­lor ro­jo de Mar­te ha si­do atri­bui­do a la pre­sen­cia de un po­de­ro­so agen­te oxi­dan­te que ac­túa so­bre la su­per­fi­cie, ca­paz de pe­ne­trar el sue­lo y las ro­cas de Mar­te un mí­ni­mo de en­tre uno y dos me­tros. Aún no he­mos iden­ti­fi­ca­do de for­ma de­fi­ni­ti­va el o los agen­tes que ha­cen que el pla­ne­ta ro­jo pa­rez­ca ro­jo. Pe­ro, sean cua­les fue­ren, al oxi­dar la su­per­fi­cie com­pli­can en gran me­di­da el tra­ba­jo del equi­po de as­tro­bió­lo­gos de Cu­rio­sity, ya que po­drían ha­ber des­trui­do los po­si­bles com­pues­tos or­gá­ni­cos pre­ser­va­dos en las ro­cas y con ellos cual­quier evi­den­cia de vi­da pa­sa­da en Mar­te.

Pe­ro Cu­rio­sity ha de­mos­tra­do que Mar­te es gris. O al me­nos son gri­ses al­gu­nas de sus ro-

El co­lor ro­ji­zo de la su­per­fi­cie mar­cia­na se atri­bu­ye a la oxi­da­ción; el gris del sub­sue­lo es más pro­pi­cio a la vi­da

cas, aflo­ra­das en­tre el pol­vo ro­ji­zo des­pués de ha­ber per­ma­ne­ci­do en­te­rra­das po­si­ble­men­te cien­tos o mi­les de mi­llo­nes de años. Es­tas ro­cas gri­ses no están oxi­da­das. Bas­ta con lim­piar la fi­na ca­pa de pol­vo ro­ji­zo o per­fo­rar ape­nas unos cen­tí­me­tros pa­ra que apa­rez­ca an­te nues­tros ojos el gris de la ro­ca prís­ti­na. Los aná­li­sis de Cu­rio­sity han de­mos­tra­do que es­ta ro­ca gris ha su­fri­do al­te­ra­cio­nes sus­tan­cia­les en su com­po­si­ción y es­truc­tu­ra de­bi­das a la pre­sen­cia de im­por­tan­tes can­ti­da­des de agua en el mo­men­to de su for­ma­ción, in­clu­yen­do la síntesis de mi­ne­ra­les que se for­man ex­clu­si­va­men­te en en­tor­nos acuo­sos, co­mo sul­fa­tos y ar­ci­llas.

El aflo­ra­mien­to ro­co­so con­tie­ne car­bono, hi­dró­geno, oxí­geno, fós­fo­ro y ni­tró­geno, en­tre otros com­po­nen­tes, to­dos ellos ele­men­tos bá­si­cos pa­ra la vi­da. La hi­pó­te­sis más só­li­da sos­tie­ne que es­ta ro­ca gris se for­mó en el fon­do de un pe­que­ño la­go de aguas no ex­ce­si­va­men­te áci­das ni sa­li­nas, ali­men­ta­do por apor­tes flu­via­les pro­ve­nien­tes de las zo­nas ele­va­das del bor­de del crá­ter, unos 20 ki­ló­me­tros al no­roes­te de don­de Cu­rio­sity es­tá hoy. Los aná­li­sis efec­tua­dos por Cu­rio­sity su­gie­ren ade­más que en el la­go exis­tían gra­dien­tes quí­mi­cos, dis­po­ni­bles co­mo fuente de ener­gía pa­ra sus­ten­tar pro­ce­sos bio­ló­gi­cos. Por lo tan­to, es­te an­ti­guo la­go hu­bie­ra si­do una re­si­den­cia muy atrac­ti­va pa­ra mul­ti­tud de mi­cro­or­ga­nis­mos te­rres­tres.

¿No es­tá­ba­mos bus­can­do com­pues­tos or­gá­ni­cos? Te­ne­mos a nues­tro al­can­ce ma­te­ria­les don­de han po­di­do con­ser­var­se sin di­fi­cul­tad, y dis­po­ne­mos del equi­po pre­ci­so pa­ra iden­ti­fi­car­los. La ex­plo­ra­ción es­tá en su mo­men­to más in­tere­san­te.

Va­mos a te­ner mu­cho tra­ba­jo a par­tir de aho­ra, pe­ro es­tos pri­me­ros seis me­ses han pro­por­cio­na­do ya re­sul­ta­dos fan­tás­ti­cos. Pa­ra­fra­sean­do al Agen­te K, has­ta fe­bre­ro de es­te año sa­bía­mos que Mar­te era ro­jo. Hoy sa­be­mos que Mar­te, des­pués de qui­tar el pol­vo, es gris. ¿Qué sa­bre­mos ma­ña­na gra­cias a los des­cu­bri­mien­tos de Cu­rio­sity? Sean cua­les sean las sor­pre­sas que nos de­pa­re es­te in­creí­ble la­bo­ra­to­rio ro­dan­te, lo que es se­gu­ro es que nos va a obli­gar a re­es­cri­bir pa­sa­jes en­te­ros de nues­tros li­bros de pla­ne­to­lo­gía y as­tro­bio­lo­gía. Es ho­ra de que de­je­mos hablar a Mar­te.

CU­RIO­SITY / NA­SA

Los dos co­lo­res. Agu­je­ro ca­va­do por el Cu­rio­sity en Mar­te en la pri­me­ra per­fo­ra­ción rea­li­za­da por la hu­ma­ni­dad en otro mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.