“Hay que fa­ci­li­tar op­cio­nes de ac­ce­so a la vi­vien­da”

Zai­da Mu­xí Ar­qui­tec­ta y pro­fe­so­ra de ur­ba­nis­mo ETSAB- UPC

La Vanguardia - - PÁGINAS ESPECIALES -

¿Qué res­pues­ta pue­de dar un plan ur­ba­nís­ti­co a la di­ver­si­dad po­bla­cio­nal de una ciu­dad?

El tra­ba­jo de un plan ur­ba­nís­ti­co de­be ser, pre­ci­sa­men­te, evi­tar que se creen es­pa­cios de ho­mo­ge­nei­za­ción. Hay que crear di­ver­si­dad de usos, tan­to en el sue­lo co­mo en el in­te­rior de los edi­fi­cios. En la crea­ción de vi­vien­da, hay que ser más fle­xi­ble en las con­di­cio­nes que de­ter­mi­nan su con­di­ción de ha­bi­tácu­lo. Hay cla­ves de di­se­ño que per­mi­ten que un mis­mo es­pa­cio lo pue­dan ocu­par un es­tu­dian­te, una pa­re­ja o una fa­mi­lia, mien­tras que los apar­ta­men­tos muy pre­di­se­ña­dos ya res­pon­den a un úni­co ti­po de ha­bi­tan­te.

¿Hay que apli­car es­ta mis­ma fle­xi­bi­li­dad al ac­ce­so a la vi­vien­da?

Te­ne­mos un mo­de­lo muy de­fi­ni­do di­vi­di­do en­tre com­pra y al­qui­ler, y hay que am­pliar ese aba­ni­co de op­cio­nes. Ciu­da­des co­mo Londres y Van­cou­ver han obli­ga­do por ley a re­ser­var un 35% y un 40% de vi­vien­da so­cial en to­das sus cons­truc­cio­nes. Hay vi­vien­das pa­ra ren­tas mi­ni­mí­si­mas, sub­ven­cio­nes al al­qui­ler,... Ade­más, la ley de­be pro­te­ger al in­qui­lino, que en las si­tua­cio­nes ac­tua­les de al­qui­ler tie­ne mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra echar raí­ces.

Eso im­pli­ca una ma­yor in­ter­ven­ción es­ta­tal en la re­gu­la­ción...

Exac­to. El es­ta­do de­be crear es­ta nor­ma­ti­va que per­mi­ta te­ner más op­cio­nes de ac­ce­so a la vi­vien­da. Los ciu­da­da­nos ya no pi­den ser pro­pie­ta­rios, sino te­ner de­re­cho a la vi­vien­da.

¿Có­mo ca­sa es­to con el mer­ca­do?

El mer­ca­do so­lo ve al es­ta­do in­ter­ven­cio­nis­ta cuan­do va en su con­tra. So­lo es cues­tión de abrir jue­go a que otros agen­tes en­tren en la pro­duc­ción de vi­vien­das.

Us­ted tam­bién in­sis­te en aten­der a las ne­ce­si­da­des de gé­ne­ro.

Hay ro­les que se han asig­na­do his­tó­ri­ca­men­te a las mu­je­res, pe­ro las ciu­da­des no es­tán pen­sa­das pa­ra res­pe­tar sus ac­ti­vi­da- des. Las me­tró­po­lis se di­vi­den en áreas de tra­ba­jo y áreas de vi­vien­da. La des­co­ne­xión en­tre ellas no per­mi­te a las mu­je­res con­ci­liar su vi­da la­bo­ral con su vi­da do­més­ti­ca y, a la vez, ser ac­ti­vas a ni­vel so­cial y político.

¿Y có­mo pue­de in­ter­ve­nir un plan di­rec­tor en la trans­for­ma­ción de los su­bur­bios de ba­ja den­si­dad?

Se tra­ta de un pro­ce­so muy len­to. El pro­ble­ma de es­tos su­bur­bios es que so­lo tie­nen ca­sas y no hay ma­ne­ra sen­ci­lla de trans­for­mar eso en un ba­rrio.

¿A qué se re­fie­re con trans­for­mar en un ba­rrio?

A po­der ir an­dan­do a de­jar los ni­ños a la es­cue­la, a com­prar el pan o a ti­rar la ba­su­ra. En las áreas de ba­ja den­si­dad no se pue­de ha­cer, por­que no hay ma­ne­ra de sos­te­ner­lo a ni­vel eco­nó­mi­co. En Es­ta­dos Uni­dos lle­van más de 25 años in­ten­tan­do trans­for­mar es­tas zo­nas. Es un pro­ce­so muy len­to, con avan­ces pro­gre­si­vos y en el que la par­ti­ci­pa­ción de la po­bla­ción es in­dis­pen­sa­ble. Pa­ra es­tos ca­sos, un plan de­be ser fle­xi­ble y tra­ba­jar con pro­ce­sos abier­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.