El or­ga­nis­mo no­ci­vo

La Vanguardia - - VIVIR - Fer­nan­do de Fe­li­pe

Aun­que pa­rez­ca que lo que to­ca aho­ra es pa­sar el Ra­to lo me­jor po­si­ble (Ro­dri­go, sé fuer­te), a nin­gún ciu­da­dano mí­ni­ma­men­te in­for­ma­do y en su éti­co jui­cio pue­de es­ca­pár­se­le que, en es­to de la co­rrup­ción a cal­zón qui­ta­do, nues­tro pro­ble­ma como país no lo es de oca­sio­na­les man­za­nas po­dri­das, sino de co­se­chas en­te­ras sis­te­má­ti­ca­men­te echa­das a per­der.

Sien­do como lo so­mos una de las pri­me­ras po­ten­cias mun­dia­les en to­do lo que se re­fie­re a puer­tas gi­ra­to­rias, pi­ca­res­ca ins­ti­tu­cio­nal, co­rrup­te­las po­lí­ti­cas, eva­si­vi­dad fis­cal, ca­pi­ta­lis­mo de ami­gue­tes, sin­ver­gon­zo­ne­ría aje­na y truha­nis­mo ilus­tra­do, sor­pren­de sin du­da que si­ga pa­re­cién­do­nos ab­so­lu­ta­men­te ex­cep­cio­nal el que un ciu­da­dano o ciu­da­da­na cual­quie­ra se atre­va a ti­rar de la man­ta o a le­van­tar la al­fom­bra de turno pa­ra de­nun­ciar con tan qui­jo­tes­ca de­ter­mi­na­ción como de­mo­crá­ti­ca con­vic­ción to­dos aque­llos asun­tos su­cios de los que, por ac­ti­va o por pa­si­va, pu­die­ra te­ner co­no­ci­mien­to.

Como nos re­cor­da­ba el pa­sa­do domingo Ana Pas­tor en El ob­je­ti­vo de La Sex­ta, in­co­rrup­ti­bles hé­roes y heroínas ha­ber­los hay­los, y aun­que a la ma­yor par­te de los me­dios no les in­tere­se lo más mí­ni­mo sa­car­los del ano­ni­ma­to y dar­les la de­bi­da co­ber­tu­ra (y no pre­ci­sa­men­te pa­ra pro­te­ger­los de la fu­ria ins­ti­tu­cio­nal a la que sue­len que­dar ex­pues­tos en cuan­to se atre­ven a le­van­tar el de­do acu­sa­dor), de vez en cuan­do ter­mi­nan aso­man­do la ca­be­ci­ta pa­ra re­cor­dar­nos al res­to de la ciu­da­da­nía que eso tan in­có­mo­do y au­daz que ellos ha­cen de­be­ría ser an­tes cí­vi­ca nor­ma que an­ti­sis­té­mi­ca ex­cep­ción. De ahí la ab­so­lu­ta ne­ce­si­dad de echar al me­nos un vis­ta­zo a ese más que pe­da­gó­gi­co Co­rrup­ción: el or­ga­nis­mo no­ci­vo que tan­tas am­po­llas es­tá le­van­tan­do.

Di­ri­gi­do con in­so­bor­na­ble pul­so por Al­bert Sanfeliu, es­te vo­lun­ta­rio­so do­cu­men­tal pro­du­ci­do a con­tra­co­rrien­te y en ré­gi­men de mi­cro­me­ce­naz­go por Pan­do­ra Box TV, da cum­pli­da cuen­ta tan­to de los san­gran­tes tes­ti­mo­nios de

Un do­cu­men­tal di­ri­gi­do con in­so­bor­na­ble pul­so por Al­bert Sanfeliu da cum­pli­da cuen­ta de la ‘co­rrup­ción de pro­xi­mi­dad’

al­gu­nas de las más se­ña­la­das víc­ti­mas co­la­te­ra­les de la lla­ma­da co­rrup­ción de pro­xi­mi­dad (la ex­con­ce­jal de Ciu­tat Ve­lla It­ziar González a pro­pó­si­to del ca­so Mi­llet, los de­nun­cian­tes del ca­so Pre­to­ria Mai­te Ca­rol y Al­bert Ga­dea o los no me­nos irre­duc­ti­bles Fer­nan­do Urru­ti­coe­chea, Jau­me Llan­só y Carlos Martínez), como de las de­mo­le­do­ras opi­nio­nes de al­gu­nos de los más ilus­tres ana­lis­tas “a su pe­sar” de tan nau­sea­bun­das prác­ti­cas (los ca­te­drá­ti­cos Vic­to­ria Camps, Joan Que­ralt y Ma­nuel Vi­llo­ria, el ex fis­cal an­ti­co­rrup­ción Carlos Ji­mé­nez Vi­lla­re­jo o En­ric Pons en re­pre­sen­ta­ción de los Ob­ser­va­to­rios Ciu­da­da­nos Mu­ni­ci­pa­les).

Es­cu­cha­das to­das las par­tes con idén­ti­co in­te­rés, a uno no le que­da más re­me­dio que ad­mi­tir que eso de la co­rrup­ción es co­sa de to­dos y a to­dos afec­ta por igual, y que nues­tra obli­ga­ción como ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos pa­sa por no de­jar que sean unos po­cos va­lien­tes (que lo son, le pe­se a quien le pe­se) los que nos sa­quen al res­to las cas­ta­ñas del fue­go. Y me­nos aún cuan­do, como sue­le ser el ca­so, co­rren el ries­go de que­dar­se so­los an­te el ins­ti­tu­cio­nal pe­li­gro. Nos cues­te más o me­nos re­co­no­cer­lo, lo cier­to es que nos va la sa­lud de­mo­crá­ti­ca en ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.