Com­pro­mi­so gi­tano

La Vanguardia - - RELIGIÓN - Di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes en Roma Ser­gi Ro­drí­guez

El pa­sa­do 26 de oc­tu­bre el pa­pa Francisco re­ci­bió en au­dien­cia a unos 5.000 gi­ta­nos de to­dos los paí­ses, que ha­bían lle­ga­do al Va­ti­cano pa­ra ce­le­brar el 50.º ani­ver­sa­rio del en­cuen­tro que el 26 de sep­tiem­bre de 1965 man­tu­vo Pa­blo VI con unos 2.000 gi­ta­nos de to­do el mun­do en Po­me­zia, cer­ca de Roma. En­tre las co­mu­ni­da­des gi­ta­nas pre­sen­tes en el au­la re­so­na­ron los nom­bres de di­ver­sos sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos y lai­cos ca­ta­la­nes. Y es que en el com­pro­mi­so de la Igle­sia con los gi­ta­nos ha si­do no­ta­ble la apor­ta­ción de las dió­ce­sis y ór­de­nes con se­de en Ca­ta­lun­ya, que ha si­do pio­ne­ra en la de­fen­sa de los de­re­chos del pue­blo gi­tano y la pues­ta en va­lor de la cul­tu­ra gi­ta­na.

Lle­ga­dos a la Co­ro­na de Ara­gón en 1418 con un sal­vo­con­duc­to de Six­to V, co­mo pe­re­gri­nos a Santiago, los gi­ta­nos se dis­per­sa­ron rá­pi­do por to­da la Pe­nín­su­la. Pri­me­ro fue­ron vis­tos con fas­ci­na­ción; des­de 1499 se bus­ca­ría su asi­mi­la­ción. Con la ilus­tra­ción lle­ga­ría una cier­ta apertura. En 1780 el pá­rro­co de Ple­ga­mans so­li­ci­tó a Car­los III que dis­pu­sie­ra los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar su in­te­gra­ción so­cial.

Barcelona li­de­ró, ya en el si­glo XX, nue­vas for­mas de pre­sen­cia. Des­de 1947 los je­sui­tas tu­vie­ron asig­na­da la pa­rro­quia de Sant Pe­re Cla­ver, que se ocu­pa­ba de la mon­ta­ña de Mont­juïc. Allí, des­de 1962, al al­bor del pre­con­ci­lio, ejer­cían su la­bor Lluís Ar­ti­gues y Pe­re Clo­sa. En 1964 Roma aco­ge­ría el pri­mer Con­gre­so In­ter­na­cio­nal del Apos­to­la­do Gi­tano, al que asis­tió el P. Ar­ti­gues. A su re­gre­so pro­pu­so al obis­po Mo­dre­go la crea­ción de la pri­me­ra en­ti­dad de Es­pa­ña de­di­ca­da al pue­blo gi­tano, sur­gien­do en 1965 el Se­cre­ta­ria­do Gi­tano de Barcelona. Su su­ce­sor, Jor­di Gar­cía-Díe, pro­pu­so en 1967 a la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la la crea­ción del Se­cre­ta­ria­do Na­cio­nal de Pas­to­ral Gi­ta­na. Por aque­lla mis­ma épo­ca el es­co­la­pio Fran­cesc Bo­tey aca­bó en la pri­sión con­ci­liar de Za­mo­ra por de­fen­der a los gi­ta­nos del Camp de la Bo­ta an­te el go­ber­na­dor ci­vil.

El Se­cre­ta­ria­do Gi­tano de Barcelona pro­mo­vió la re­fle­xión a tra­vés de la re­vis­ta Po­me­zia, pio­ne­ra en Es­pa­ña. Tam­bién se preo­cu­pó de for­mar a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de ac­ti­vis­tas gi­ta­nos, en­tre los que sur­gió Juan de Dios Ra­mí­rez He­re­dia, que en 1977 fue el pri­mer dipu­tado gi­tano e im­pul­só la for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da en el Icesb, del que sur­gie­ron tra­ba­ja­do­res so­cia­les co­mo Ro­sa Ro­meu o Car­me Ga­rri­ga.

En es­ta lí­nea des­ta­ca­rían Joan Gui­lla­met, Inocen­cia Cas­ta­ño, Pi­lar Cu­sí y Eli­sa So­ler, así co­mo el ilus­tre gi­tano bar­ce­lo­nés Pe­re Giménez Pu­bill. En 1986 se fun­da­ría Unión Ro­ma­ní, pri­me­ra fe­de­ra­ción es­pa­ño­la de en­ti­da­des gi­ta­nas, con se­de en Barcelona. Y en 1997 san Juan Pa­blo II bea­ti­fi­ca­ría al gi­tano Ce­fe­rino Giménez Ma­lla, de Benavent de Se­grià. Men­ción es­pe­cial me­re­ce Pe­re Clo­sa. Era la su­ya una me­to­do­lo­gía de pre­sen­cia in­cul­tu­ra­da, que lle­vó a ca­bo en Barcelona, Éci­ja y Gra­na­da. En­con­tra­ría la muer­te en 1971, a los 39 años, mien­tras com­par­tía la mis­ma mi­se­ria de los gi­ta­nos en el ba­rrio gra­na­dino de La Vir­gen­ci­ta. Hoy una fundación de jó­ve­nes gi­ta­nos lle­va su nom­bre en Ba­da­lo­na.

Ca­ta­lun­ya ha si­do pio­ne­ra en la de­fen­sa de los de­re­chos del pue­blo gi­tano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.