Ac­tua­li­za­cio­nes de Ra­mon Llull

La Vanguardia - - CULTURA - Jo­sep Ma­ria Ruiz Si­mon

Es­te año se ce­le­bra el año Llull. Y, a me­di­da que avan­za la ce­le­bra­ción, se ex­tien­de el tó­pi­co que pre­sen­ta al pen­sa­dor ma­llor­quín co­mo un modelo pa­ra un diá­lo­go ac­tual en­tre re­li­gio­nes, co­mo un pio­ne­ro de aquel diá­lo­go de ci­vi­li­za­cio­nes que Ko­fi An­nan, cuan­do era se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, des­cri­bió co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra que per­so­nas de di­fe­ren­tes cul­tu­ras y tra­di­cio­nes, tan­to si vi­ven en las an­tí­po­das co­mo si vi­ven en la mis­ma ca­lle, se co­noz­can mejor. Si Ra­mon Llull, que era un hal­cón de su tiem­po y no una pa­lo­ma del nues­tro, sa­lie­ra de la tum­ba, se que­da­ría muy sor­pren­di­do con es­te re­tra­to, que en­con­tra­ría in­ju­rio­so.

Su pen­sa­mien­to do­mi­nan­te, el prin­ci­pal mó­vil de su ex­ten­sí­si­ma obra, siem­pre fue la con­ver­sión al ca­to­li­cis­mo ro­mano de aque­llos que no for­ma­ban par­te del re­ba­ño del pa­pa o, pa­ra de­cir­lo de otro mo­do, el ex­ter­mi­nio de to­da re­li­gión di­fe­ren­te de la que él pro­fe­sa­ba. Fue con es­te fin que con­ci­bió y di­se­ñó su fa­mo­so Ar­te co­mo un ar­ma es­pi­ri­tual con­tra los “erro­res” de los “in­fie­les”. Y tam­bién fue con es­te ob­je­ti­vo que, cons­cien­te de las li­mi­ta­cio­nes de es­ta ar­ma de con­ver­sión ma­si­va, se con­vir­tió en un es­tra­te­ga en­tu­sias­ta y un des­ta­ca­do pro­pa­gan­dis­ta de una nue­va cru­za­da. Ob­viar­lo y pro­yec­tar anacró­ni­ca­men­te ha­cia la Edad Me­dia, a tra­vés de su fi­gu­ra, unas con­cep­cio­nes de la to­le­ran­cia y de la cul­tu­ra de la paz que pue­den re­sul­tar muy ama­bles pe­ro que en­ton­ces eran inexis­ten­tes pue­de res­pon­der a uti­li­da­des di­ver­sas e, in­clu­so, pue­de ser vis­to co­mo una apor­ta­ción en­tra­ña­ble a una cau­sa no­ble. Pe­ro, aun­que el ca­mino que lle­va a es­ta di­rec­ción sea de ba­ja­da, no pa­re­ce una mues­tra de ho- nes­ti­dad in­te­lec­tual, si se ha­ce des­de el co­no­ci­mien­to, ni re­sul­ta una apor­ta­ción cul­tu­ral muy re­le­van­te, si se ha­ce des­de la ig­no­ran­cia.

Qui­zás es ver­dad lo que al­guien de­cía re­cien­te­men­te, que no tie­ne de­ma­sia­do in­te­rés leer un au­tor si no so­mos ca­pa­ces de pre­gun­tar­nos qué sen­ti­do tie­ne hoy pa­ra no­so­tros la ex­pe­rien­cia de leer­lo. Asu­mi­da es­ta pre­mi­sa, nos po­dría­mos plan­tear la cues­tión de si va­le de­ma­sia­do la pe­na pen­sar que uno de los sen­ti­dos que pue­de te­ner hoy la ex­pe­rien­cia de leer a un au­tor co­mo Llull sea dar­nos una opor­tu­ni­dad de bus­car lo que al­gu­nos de­no­mi­nan la “ac­tua­li­dad” o “in­te­rés ac­tual” de su obra di­sol­vien­do su “al­te­ri­dad”, se­pa­ran­do del to­do su “in­te­rés ac­tual” de su “in­te­rés his­tó­ri­co” y ter­gi­ver­san­do sus con­te­ni­dos pa­ra con­ver­tir­lo pue­ril­men­te en el pre­cur­sor más o me­nos in­ge­nuo de al­gu­nas ideas con que sim­pa­ti­za­mos o nos po­de­mos sen­tir có­mo­dos.

En mi opi­nión, cual­quier res­pues­ta de pe­so a la pre­gun­ta so­bre qué sen­ti­do o qué sen­ti­dos pue­de te­ner leer ac­tual­men­te a Llull no de­be­ría rehuir la in­co­mo­di­dad que su­po­nen sus plan­tea­mien­tos con­tra la plu­ra­li­dad re­li­gio­sa ni pa­sar por al­to las di­fe­ren­cias que se­pa­ran el mun­do en que reali­zó es­tos plan­tea­mien­tos y el nues­tro. No se pue­de pre­gun­tar a un au­tor si aún tie­ne al­go que de­cir­nos sin ob­ser­var el pro­to­co­lo de leer­lo con sen­ti­do his­tó­ri­co y tra­tan­do de ave­ri­guar qué ti­po de ac­tos que­ría co­me­ter al es­cri­bir sus obras.

El prin­ci­pal mó­vil de la ex­ten­sa obra de Ra­mon Llull fue el ex­ter­mi­nio de to­da re­li­gión di­fe­ren­te de la que él pro­fe­sa­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.