La ero­sión del What­sApp

Ele­na Ji­mé­nez, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Com­pren­sión Lec­to­ra

La Vanguardia - - SUMARIO - MAY­TE RIUS

Prác­ti­cos, rá­pi­dos y muy di­fun­di­dos, los nue­vos mé­to­dos de co­mu­ni­ca­ción res­tan a la lar­ga ca­pa­ci­dad lec­to­ra y de com­pren­sión.

Com­pren­der lo que lee­mos es vi­tal en una so­cie­dad en la que ca­da vez nos co­mu­ni­ca­mos más por es­cri­to –wat­saps, tuits, et­cé­te­ra– y en la que un men­sa­je mal in­ter­pre­ta­do pue­de in­fla­mar las re­des so­cia­les de in­me­dia­to. A pe­sar de ello, los in­for­mes in­ter­na­cio­na­les in­di­can que el ni­vel de com­pren­sión lec­to­ra de los es­co­la­res es­pa­ño­les es muy in­fe­rior a la me­dia de la OCDE y que só­lo uno de ca­da tres adul­tos es ca­paz de en­ten­der un tex­to lar­go o com­pa­rar ofer­tas.

“Po­nes a los alum­nos un exa­men con pre­gun­tas ti­po test y al fi­na­li­zar les pi­des que pon­gan el pa­pel bo­ca aba­jo, lees las pre­gun­tas en voz al­ta y siem­pre oyes al­gún ‘Ah, era eso’, lo que mues­tra que en­tien­den la pre­gun­ta cuan­do la es­cu­chan pe­ro no al leer­la ellos mis­mos”, ejem­pli­fi­ca Ele­na Ji­mé­nez, pro­fe­so­ra de Di­dác­ti­ca de la Len­gua y la Literatura en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Com­pren­sión Lec­to­ra.

Pa­ra abor­dar los mo­ti­vos de es­tas di­fi­cul­ta­des y las so­lu­cio­nes, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Com­pren­sión Lec­to­ra ha or­ga­ni­za­do el I con­gre­so in­ter­na­cio­nal de Com­pren­sión Lec­to­ra In­fan­til y Pri­ma­ria on li­ne y gra­tui­to pa­ra pa­dres, pro­fe­so­res y cen­tros edu­ca­ti­vos del 18 al 22 de abril. Ji­mé­nez par­ti­ci­pa con una po­nen­cia ti­tu­la­da ¿Por qué los ni­ños no com­pren­den lo que leen?

¿Tie­ne cla­ra la ra­zón?

En los es­tu­dios que es­ta­mos rea­li­zan­do ve­mos que hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre el uso de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción (TIC) y la in­ca­pa­ci­dad del alumno de dar res­pues­ta a la frus­tra­ción que le oca­sio­na leer al­go de­ma­sia­do lar­go. En el mun­do de las TIC pri­ma la ima­gen so­bre la pa­la­bra, la in­me­dia­tez, lo con­ci­so y rá­pi­do. Por eso mu­chos cha­va­les es­tán ob­se­sio­na­dos con la lec­tu­ra ver­ti­cal, el skim­ming (una lec­tu­ra rá­pi­da de los pri­me­ros y úl­ti­mos pá­rra­fos de un tex­to pa­ra ha­cer­se una idea ge­ne­ral), el scan­ning (lec­tu­ra su­per­fi­cial en bus­ca de las ideas prin­ci­pa­les) y los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos pa­ra en­tre­nar­se a leer más rá­pi­do. Pe­ro la lec­tu­ra, pa­ra ser com­pren­si­va, re­quie­re el tiem­po que re­quie­re, ma­yor o me­nor se­gún la per­so­na y las cir­cuns­tan­cias del mo­men­to.

¿Sig­ni­fi­ca eso que a los ni­ños de hoy les cues­ta en­ten­der lo que leen más que a los de an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes? Lo des­co­noz­co por­que los da­tos que ma­ne­ja­mos son de lec­to­res ac­tua­les. Lo que sa­be­mos es que ha­ce 50 años ha­bía me­nos lec­to­res, por­que el ín­di­ce de anal­fa­be­tis­mo era al­to, pe­ro los que leían, leían más. Por otra par­te, las TIC afec­tan a la com­pre­sión lec­to­ra no só­lo de los es­co­la­res, sino de cual­quier usua­rio ha­bi­tual, sea cual sea su edad.

¿Usar las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les nos res­ta com­pren­sión? La ca­pa­ci­dad de com­pren­sión de­pen­de de mu­chos fac­to­res, pe­ro la an­sie­dad que te pro­du­ce leer al­go cuan­do no tie­nes tiem­po o ga­nas, cuan­do lo ha­ces por obli­ga­ción o cuan­do pien­sas que no pue­des de­di­car tan­to ra­to a una lec­tu­ra ha­ce que tu ni­vel de com­pren­sión ba­je. Y la cues­tión es que con la tec­no­lo­gía nos he­mos acos­tum­bra­do a con­sul­tar to­do de in­me­dia­to, a leer rá­pi­do y nos cues­ta leer con aten­ción, en­trar en una lec­tu­ra pro­fun­da. A me­nu­do lo que nos fal­ta es pre­dis­po­si­ción. Lee­mos con una ra­pi­dez que mu­chas ve­ces es in­ne­ce­sa­ria.

¿De qué de­pen­de te­ner más o me­nos com­pren­sión lec­to­ra? De­jan­do de la­do di­fi­cul­ta­des ex­ter­nas co­mo pue­den ser un dé­fi­cit de aten­ción, una dis­le­xia u otras ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas es­pe­cia­les, la com­pren­sión lec­to­ra se consigue le­yen­do. Si le­yé­ra­mos más, la com­pren­sión no se­ría te­ma de con­ver­sa­ción.

Pe­ro ¿có­mo va a vol­car­se en la lec­tu­ra al­guien que no en­tien­de bien lo que lee? Cuan­do no en­tien­des lo que lees, lo pri­me­ro es sa­ber por qué, si pen­sa­bas en otras co­sas mien­tras leías o si lo es que hay al­gu­na pa­la­bra que no en­tien­des y no pue­des sa­car su sig­ni­fi­ca­do por el con­tex­to. Y no ago­biar­te, ir de me­nor a ma­yor ta­ma­ño en los tex­tos que lees y bus­car lec­tu­ras que te pro­duz­can pla­cer. Si te gus­ta el de­por­te, lee no­ti­cias de­por­ti­vas, y si te gus­ta el hu­mor, pue­des prac­ti­car con te­beos. La cla­ve es ha­llar al­go que te en­gan­che.

¿Y có­mo li­dia­mos con la tec­no­lo­gía? Ha­ce fal­ta in­ves­ti­gar más en pro­fun­di­dad por­que hay quie­nes sos­tie­nen que las TIC es­tán em­po­bre­cien­do a los lec­to­res y quie­nes afir­man que los lec­to­res más com­pe­ten­tes ma­ne­jan me­jor esas tec­no­lo­gías. Lo que de­be­mos te­ner cla­ro es que lo que más di­fi­cul­ta nues­tra com­pren­sión lec­to­ra es la ra­pi­dez y la pron­ti­tud, por­que la lec­tu­ra re­quie­re tiem­po y un tiem­po va­ria­ble. No es lo mis­mo leer en el au­to­bús con rui­dos de fon­do que ha­cer­lo en un rin­cón de lec­tu­ra, ni que quien lo ha­ga sea una per­so­na acos­tum­bra­da a rea­li­zar va­rias ta­reas a la vez o al­guien que no ten­ga es­te en­tre­na­mien­to.

AR­CHI­VO

Ele­na Ji­mé­nez, pro­fe­so­ra de Di­dác­ti­ca de la Len­gua y la Literatura

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.