La Vanguardia

Gi­ro a la de­re­cha

Las pe­que­ñas os­ci­la­cio­nes del vo­to que detectan los son­deos pue­den tra­du­cir­se en una ma­yo­ría de cen­tro­de­re­cha más cla­ra

- CAR­LES CAS­TRO Bar­ce­lo­na

Las di­fe­ren­tes en­cues­tas rea­li­za­das en los úl­ti­mos me­ses in­di­can un in­cre­men­to del vo­to de cen­tro­de­re­cha en ca­so de nue­vas elec­cio­nes.

La re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes no trae­ría gran­des cam­bios”. Como ar­gu­men­to pa­ra no con­vo­car nue­vos co­mi­cios po­dría fun­cio­nar, pe­ro como pro­nós­ti­co pa­ra el 26 de ju­nio, no. Es más: in­clu­so aque­llos son­deos que au­gu­ran una sen­si­ble mo­di­fi­ca­ción en el re­par­to de es­ca­ños –pe­ro siem­pre in­su­fi­cien­te pa­ra rom­per el blo­queo ac­tual– po­drían en­tra­ñar un ines­pe­ra­do error pre­dic­ti­vo. Al me­nos así se de­du­ce de las dis­tin­tas en­cues­tas di­fun­di­das re­cien­te­men­te, que evi­den­cian el no­ta­ble im­pac­to que pue­de te­ner so­bre el ac­tual cómpu­to de dipu­tados un cú­mu­lo de pe­que­ñas va­ria­cio­nes en la es­ti­ma­ción de vo­to.

Otra co­sa es lo que pue­da ocu­rrir el 26 de ju­nio si fi­nal­men­te se con­vo­can nue­vas elec­cio­nes, tras una cam­pa­ña cu­yos efec­tos no hay que des­de­ñar, por abu­rri­da y reite­ra­ti­va que re­sul­te. En es­te sen­ti­do, y del mis­mo mo­do que la mo­vi­li­za­ción de los vo­tan­tes po­pu­la­res pa­re­ce man­te­ner­se sin gran­des cam­bios, es muy po­si­ble que las pér­di­das que se atri­bu­yen a Po­de­mos sean fi­nal­men­te mu­cho me­no­res de las anun­cia­das. Los vo­tan­tes no sue­len cam­biar el signo de su vo­to en pe­rio­dos de tiem­po tan cor­tos como el trans­cu­rri­do des­de el 20 de di­ciem­bre.

Sin em­bar­go, no es fá­cil que to­dos los par­ti­dos man­ten­gan el 26-J el mis­mo gra­do de mo­vi­li­za­ción que ha­ce cua­tro me­ses. Y la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca en­vía un in­quie­tan­te men­sa­je al PSOE. La re­pe­ti­ción de los co­mi­cios siem­pre se sal­da con pér­di­das en­tre el elec­to­ra­do so­cia­lis­ta. Ocu­rrió en las au­to­nó­mi­cas de Ma­drid en el 2003 , pe­ro tam­bién en las elec­cio­nes as­tu­ria­nas del 2012.

Cier­ta­men­te, a cor­to pla­zo no ca­be es­pe­rar nin­gún des­plo­me es­pec­ta­cu­lar, pe­ro la de­sigual ero­sión que se apre­cia en las dos gran­des for­ma­cio­nes de la iz­quier­da (PSOE y Po­de­mos), com­bi­na­da con el man­te­ni­mien­to del PP y el avan­ce de Ciu­da­da­nos, di­bu­ja cam­bios sen­si­bles en el re­par­to de es­ca­ños. Y so­bre to­do en la co­rre­la­ción de fuer­zas en­tre el cen­tro­de­re­cha y la iz­quier­da.

Pa­ra em­pe­zar, el PP man­tie­ne unas ex­pec­ta­ti­vas siem­pre por en­ci­ma de los 120 dipu­tados (hoy tie­ne 123), que po­drían lle­gar per­fec­ta­men­te a los 130 si la iz­quier­da pier­de fi­nal­men­te fue­lle y los es­cán­da­los –in­clu­so los que to­da­vía es­tén por apa­re­cer– si­guen amor­ti­za­dos elec­to­ral­men­te. Y lo más im­por­tan­te: si Ciu­da­da­nos me­jo­ra sus pers­pec­ti­vas de vo­to in­clu­so en las es­ti­ma­cio­nes más mo­des­tas (en torno a dos pun­tos), su cómpu­to de dipu­tados po­dría acer­car­se a los 50 (o su­pe­rar­lo en al­gún su­pues­to).

A par­tir de ahí, el desen­la­ce si­tua­ría al cen­tro y la de­re­cha tan cer­ca de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta que cual­quier otra com­bi­na­ción re­sul­ta­ría im­po­si­ble de cua­drar. Es ver­dad que el PP con­ti­nua­ría sien­do una es­cuá­li­da pri­me­ra fuer­za (a 50 dipu­tados de la mi­tad más uno de la Cá­ma­ra: 176), pe­ro la re­no­va­da su­ma de Ciu­da­da­nos y PSOE se­gui­ría tam­bién muy le­jos de la ma­yo­ría del Con­gre­so, con un te­cho en torno a los 140 es­ca­ños. El par­ti­do de Ri­ve­ra sal­dría, en su­ma, muy re­for­za­do de los co­mi­cios, pe­ro su so­cio na­tu­ral se­ría ca­si ex­clu­si­va­men­te el PP.

Por su par­te, el con­jun­to de la iz­quier­da po­dría ce­der has­ta ca­si tres pun­tos en cuo­ta de vo­to y en­tre sie­te y 25 dipu­tados (aho­ra su­ma 161). Esa de­ba­cle se ex­pli­ca­ría por­que el po­si­ble as­cen­so de IU a ex­pen­sas de la caí­da de Po­de­mos no com­pen­sa­ría los es­ca­ños que po­dría ex­tra­viar el par­ti­do de Igle­sias. Y en ese con­tex­to, los 84 dipu­tados que pu­do ha­ber ob­te­ni­do una coa­li­ción de IU y Po­de­mos con los re­sul­ta­dos del 20-D, que­da­rían aho­ra con­fi­na­dos a la con­di­ción de un irre­pe­ti­ble cuen­to de la le­che­ra en el que, a par­tir del 26-J, se­rá del to­do inú­til llo­rar so­bre la le­che de­rra­ma­da.

A su vez, el PSOE pa­re­ce an­cla­do en un es­tan­ca­mien­to que en el me­jor de los ca­sos le pro­por­cio­na­ría me­dia do­ce­na de dipu­tados más, aun­que el desen­la­ce más pro­ba­ble le res­ta­ría al­guno de los ac­tua­les 90 par­la­men­ta­rios. En cual­quier ca­so, el pom­po­so “go­bierno del cam­bio” que pro­po­nen los lí­de­res de Po­de­mos so­bre la ba­se de su­mar to­das las fuer­zas de iz­quier­da que­da­ría el 26 de ju­nio aún más le­jos de la ma­yo­ría de lo que ya lo es­tá hoy.

La ero­sión que su­fre Po­de­mos e in­clu­so el PSOE con­tras­ta con el man­te­ni­mien­to del PP y el avan­ce de C’s

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain