Cui­da­do con las bi­cis

La Vanguardia - - ECONOMÍA - Gui­llem Ló­pez Ca­sas­no­vas Eco­no­mis­ta de la UPF

El des­afor­tu­na­do atro­pe­llo de una per­so­na por una bi­ci la pa­sa­da se­ma­na, que se aña­de a otro in­ci­den­te que cau­só la muer­te a la que fue pre­si­den­ta de Òm­nium el pa­sa­do fe­bre­ro, ha vuel­to a co­lo­car el trá­fi­co de dos rue­das en los de­ba­tes de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. No me arre­pien­to de ha­ber ido con­tra co­rrien­te en su día (¡ya ha­ce diez años!) con­tra la mo­da del bi­cing mu­ni­ci­pal.

No me pa­re­ció ni me pa­re­ce ade­cua­do que el sec­tor pú­bli­co, con ne­ce­si­da­des so­cia­les más ur­gen­tes, en­tre en es­ta nue­va ac­ti­vi­dad sub­si­dian­do a sus usua­rios. No sé ver las ex­ter­na­li­da­des po­si­ti­vas que re­pre­sen­ta el bi­cing pa­ra la sa­lud (la con­ta­mi­na­ción en la ca­pi­tal ca­ta­la­na ha ba­ja­do po­co), ni tam­po­co se ha de­mos­tra­do que sus­ti­tu­ya al vehícu­lo pri­va­do: más bien ha va­cia­do me­tros o bu­ses de un seg­men­to de la po­bla­ción jo­ven. Cau­sa pro­ble­mas de con­vi­ven­cia con quien más pro­te­gi­do de­be­ría es­tar –el pea­tón– o pa­ra el pro­pio ci­clis­ta si su trá­fi­co se com­pa­ti­bi­li­za con el de los co­ches so­bre el as­fal­to y no en las ace­ras. Pe­ro, so­bre to­do, no sé ver las ven­ta­jas por­que cues­ta al con­tri­bu­yen­te un buen mon­tón de di­ne­ro.

Aho­ra se aña­de una nue­va dis­tor­sión en­tre bi­cing pú­bli­co y pri­va­do de in­cier­ta so­lu­ción. Re­sul­ta que quien uti­li­za la bi­ci­cle­ta pú­bli­ca cuen­ta, pa­re­ce ser, con una co­ber­tu­ra de res­pon­sa­bi­li­dad que pa­ga­mos en­tre to­dos, que se aña­de al sub­si­dio de la di­fe­ren­cia en­tre lo que pa­ga y lo que cues­ta. Si se con­si­de­ran los cos­tes de re­cau­da­ción de abo­nos, ade­cua­ción de ca­lles al pa­so de las bi­ci­cle­tas, mul­tas im­pa­ga­das aña­di­das, re­po­si­cio­nes, ro­bos, mo­vi­mien­tos de stocks y la ocu­pa­ción de la vía pú­bli­ca no ta­sa­da... el pre­cio su­fra­ga en torno a una quin­ta par­te del cos­te real: 5 mi­llo­nes de eu­ros en el 2014 so­bre un cos­te es­ti­ma­do de 25 mi­llo­nes.

Y quien en cam­bio nos ha­ce el fa­vor de

No sé ver por nin­gún si­tio las ven­ta­jas eco­nó­mi­cas y so­cia­les que com­por­ta sub­ven­cio­nar el bi­cing

uti­li­zar su pro­pia bi­ci y así nos aho­rra a to­dos el sub­si­dio no es­tá ase­gu­ra­do con­tra ter­ce­ros. Quien uti­li­za la pro­pia bi­ci no só­lo se arries­ga a que le pue­dan ro­bar, sino tam­bién a una in­dem­ni­za­ción gra­vo­sa por ac­ci­den­te. He­cho que ha sa­li­do a la luz pú­bli­ca al sa­ber­se que el úl­ti­mo atro­pe­llo se ha pro­du­ci­do des­de una bi­ci pro­pia. No me ex­tra­ña­ría que fue­ra el Ayun­ta­mien­to el que aca­ba­ra por cu­brir el ac­ci­den­te por res­pon­sa­bi­li­dad sub­si­dia­ria y si­me­tría res­pec­to de los que uti­li­zan las bi­cis de to­dos. Un nue­vo dis­pa­ra­te a cos­ta del con­tri­bu­yen­te, só­lo su­pe­ra­ble por una nue­va pre­sión (en tér­mi­nos de cos­tes y de pe­li­gros), que te­ne­mos ya a las puer­tas, la in­tro­duc­ción de las bi­cis eléc­tri­cas.

El sen­ti­do co­mún y la teo­ría eco­nó­mi­ca re­quie­ren iden­ti­fi­car un fa­llo de mer­ca­do pa­ra jus­ti­fi­car una in­ter­ven­ción pú­bli­ca su­ple­to­ria. Ni el cos­te de las bi­cis o la fal­ta de com­pe­ten­cia –más bien lo con­tra­rio pa­ra el ne­go­cio de los arren­da­ta­rios de bi­cis en la ciu­dad–, ni la in­for­ma­ción asi­mé­tri­ca de los usua­rios so­bre los be­ne­fi­cios de su uso, ni tam­po­co las ex­ter­na­li­da­des fren­te a ter­ce­ros me pa­re­cen to­da­vía hoy ar­gu­men­tos que pue­dan jus­ti­fi­car el in­ven­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.