RETALES

La Vanguardia - - POLÍTICA -

Pro­pa­gan­da. Lo que tie­ne que ha­cer el por­ta­voz de un go­bierno es en­sal­zar­lo y pre­sen­tar­lo co­mo el me­jor del si­glo, con los me­jo­res re­sul­ta­dos del si­glo o in­clu­so de la his­to­ria. Pe­ro ayer Mén­dez de Vi­go hi­zo tal in­for­me de éxi­tos gu­ber­na­men­ta­les, in­clu­so con apro­pia­cio­nes po­co de­bi­das, que al Go­bierno la his­to­ria se le que­da­rá cor­ta pa­ra com­pa­rar su ges­tión.

In­fla­ción. Tam­po­co es man­ca la for­ma de tran­qui­li­zar a los pen­sio­nis­tas con la in­fla­ción del 2016: no pier­den ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va, di­ce el Go­bierno, por­que los ocho pri­me­ros me­ses no subie­ron los pre­cios. El 1,6 fi­nal só­lo es asun­to del úl­ti­mo cua­tri­mes­tre. Só­lo les fal­tó de­cir que no tie­ne efec­tos re­tro­ac­ti­vos.

Pac­to. Si el PNV con­si­guie­ra co­lar el acer­ca­mien­to de pre­sos en una ne­go­cia­ción de Pre­su­pues­tos, una de dos: o sus ne­go­cia­do­res son unos ge­nios, o es in­con­men­su­ra­ble el es­ta­do de ne­ce­si­dad del Go­bierno. Se­ría, en to­do ca­so, el fin de las lí­neas ro­jas: to­do se pue­de plan­tear y to­do se po­dría con­se­guir.

Re­cau­da­ción.De pron­to, ca­ras de asom­bro en la ca­lle Gé­no­va de Ma­drid: los in­gre­sos de cuo­tas de afi­lia­dos se han dis­pa­ra­do “ex­po­nen­cial­men­te”. ¿Se­rá por el fi­nal de la cri­sis? ¿Se­rá por en­tu­sias­mo par­ti­dis­ta? No, es to­do mu­cho más vul­gar: es que quien no es­té al co­rrien­te en su cuo­ta no po­drá vo­tar en el nue­vo sis­te­ma a do­ble vuel­ta. Mi­ren por dón­de, las pri­ma­rias re­suel­ven la fi­nan­cia­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.