A peor

Son los ni­ños que ha­bi­tan en ma­pas que no sa­len en los ma­pas; in­vi­si­bles a pe­sar de ser tan vi­si­bles

La Vanguardia - - OPINIÓN - Pi­lar Raho­la

Re­torno al ca­so Nadia, a raíz de las te­rri­bles in­for­ma­cio­nes que ha pu­bli­ca­do May­ka Na­va­rro y que, pre­sun­ta­men­te, de­ri­van el ca­so ha­cia un te­rri­to­rio aún más tor­tuo­so y su­cio del ya es­ta­ba ins­ta­la­do. Es de­cir, si es­te es­cán­da­lo ya era muy tris­te e in­de­cen­te, es po­si­ble que lo sea aún más. No ol­vi­de­mos que los de­li­tos que se in­ves­ti­gan ten­drían, co­mo eje cen­tral, el uso per­ver­so de una hi­ja pa­ra fi­na­li­da­des es­pu­rias y esa mal­dad, per­pe­tra­da a lo gran­de, en­vi­le­ce aún más el asun­to. Es un es­cán­da­lo sór­di­do que va más allá del de­li­to y ate­rri­za abrup­ta­men­te en la os­cu­ri­dad de la in­fan­cia, cuan­do los pa­dres no son los hé­roes, sino los ver­du­gos.

A la es­pe­ra, sin em­bar­go, de sa­ber có­mo se desa­rro­lla­rán los acon­te­ci­mien­tos y si las úl­ti­mas no­ti­cias so­bre fo­tos con un hi­po­té­ti­co con­te­ni­do se­xual son exac­ta­men­te lo que pa­re­cen, no hay mu­cho más que aña­dir de lo que ya he­mos ex­pre­sa­do co­lec­ti­va­men­te, de­cep­ción, des­con­cier­to, ra­bia, in­dig­na­ción, de­rro­ta mo­ral… Pe­ro el ca­so Nadia me mo­ti­va a re­fle­xio­nar so­bre la in­fan­cia vio­len­ta­da, una te­rri­ble la­cra que, le­jos de dis­mi­nuir, se mul­ti­pli­ca y au­men­ta en ho­rror. Aun­que una de las con­quis­tas de la ci­vi­li­za­ción de­mo­crá­ti­ca es ha­ber pro­cla­ma­do, de ma­ne­ra so­lem­ne, una car­ta de de­re­chos de la in­fan­cia, y ha­ber pro­te­gi­do es­tos de­re­chos con le­yes, nor­mas y cam­bio de pa­ra­dig­ma men­tal, es un he­cho que hay de­ce­nas de mi­les de ni­ños en el mun­do que na­cen en el in­fierno. Y no me re­fie­ro, aho­ra, a las zo­nas en con­flic­to, o a los lu­ga­res don­de los ni­ños son car­ne de mer­can­cía, o a los te­rri­to­rios don­de el rey o el emir o el ti­rano de turno es­cla­vi­za a la so­cie­dad y la agre­de con le­yes feu­da­les. En to­dos es­tos ca­sos, los ni­ños re­ci­ben to­dos los ti­pos de vio­len­cia po­si­ble: tra­ba­jos es­cla­vis­tas, ven­ta pa­ra la pros­ti­tu­ción, ni­ños sol­da­dos, emi­gra­cio­nes for­zo­sas, aban­dono, des­nu­tri­ción, muer­te pre­ma­tu­ra por en­fer­me­da­des cu­ra­bles… Son los ni­ños de las ca­lles del mun­do, ha­bi­tan­tes de ma­pas que no sa­len en los ma­pas, in­vi­si­bles a pe­sar de su cruen­ta vi­si­bi­li­dad. Ni­ños que nos lla­man a una con­cien­cia hu­ma­na que ha de­ci­di­do es­tar sor­da.

Pe­ro hay otras cria­tu­ras más cer­ca de ca­sa que to­da­vía son más in­vi­si­bles, por­que nos cues­ta re­cor­dar –y a me­nu­do re­co­no­cer– que, jus­to a nues­tro la­do, hay ni­ños que tam­bién han na­ci­do en el in­fierno. No ol­vi­de­mos, por ejem­plo, que los abu­sos sexuales a ni­ños se pro­du­cen, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, en el seno fa­mi­liar, y tam­bién son las víc­ti­mas más ha­bi­tua­les de la vio­len­cia do­més­ti­ca. Si aña­di­mos po­bre­za, mar­gi­na­ción, dro­ga­dic­ción de los pa­dres, el círcu­lo del averno se com­ple­ta. Cuan­do la in­fan­cia se des­tru­ye en el pro­pio ho­gar en­ton­ces no dis­cri­mi­na cla­ses so­cia­les, ni te­rri­to­rios, ni sis­te­mas po­lí­ti­cos, ni re­li­gio­nes, ni iden­ti­da­des, por­que el ho­rror no na­ce de las cir­cuns­tan­cias, sino de la os­cu­ri­dad in­te­rior. Es en­ton­ces cuan­do los ni­ños vi­ven con los mons­truos de sus cuen­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.