La Pa­lo­ma, lis­ta pa­ra vol­ver a vo­lar.

El Ayun­ta­mien­to da­rá luz ver­de a las obras pen­dien­tes en la sa­la de bai­le de­ca­na de Bar­ce­lo­na

La Vanguardia - - PORTADA - DO­MIN­GO MAR­CHE­NA CRISTINA GA­LLE­GO (FO­TOS) Bar­ce­lo­na

La cen­te­na­ria sa­la de bai­le del Ra­val bar­ce­lo­nés po­dría re­abrir a fin de año, tras una dé­ca­da de cie­rre. Só­lo que­dan pen­dien­tes unas obras me­no­res y re­sol­ver los úl­ti­mos trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos.

Mer­cè March, li­cen­cia­da en le­yes e hi­ja de unos in­dus­tria­les, ha na­ci­do dos ve­ces. El día que sus pa­dres la tra­je­ron al mun­do y un jue­ves de 1977, cuan­do te­nía 23 años y los mis­mos ojos azu­les de hoy. Una cor­ti­na de terciopelo ro­jo se abrió y le des­cu­brió un mun­do nue­vo, La Pa­lo­ma, en la ca­lle del Ti­gre, 27, en el Ra­val. La cen­te­na­ria sa­la de bai­le de Bar­ce­lo­na, que con­fía en le­van­tar el vue­lo cuan­do se cum­plen diez años de su cie­rre, fue a par­tir de en­ton­ces una par­te in­di­so­cia­ble de su vi­da.

Era la pri­me­ra vez que aque­lla chi­ca de Sa­rrià iba al que en­ton­ces era el Ba­rrio Chino. En la fa­cul­tad de De­re­cho se ha­bía enamo­ra­do de Pau Solé, con el que se ca­só. El no­vio aca­ba­ría he­re­dan­do La Pa­lo­ma de su tío abue­lo, Ra­mon Dau­ra. Es­ta fa­mi­lia tie­ne, co­mo lue­go se ve­rá, mu­cha his­to­ria y mu­chas burbujas. El tío Ra­mon era el pro­pie­ta­rio de otro his­tó­ri­co bai­le de Gra­cia, ya des­apa­re­ci­do, La Ci­be­les, en cu­yo so­lar se al­za hoy un blo­que de pi­sos y equi­pa­mien­tos mu­ni­ci­pa­les.

La Pa­lo­ma no pue­de se­guir la mis­ma vía por­que es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo bien de in­te­rés ur­ba­nís­ti­co y sus pro­pie­ta­rios de­ben res­pe­tar “de for­ma in­te­gral la de­co­ra­ción”. El maes­tro Lluís Pe­man­yer di­ce que es “un mo­nu­men­to vi­vo de Bar­ce­lo­na”. Al­ber­to Me­jías, el im­pul­sor de Em­ble­mà­tics, una aso­cia­ción que quie­re pre­ser­var el ADN co­mer­cial de la ciu­dad, aña­de que “for­ma par­te de la me­mo­ria sen­ti­men­tal de ge­ne­ra­cio­nes de bar­ce­lo­ne­ses”.

En es­tos diez años se ha anun­cia­do tan­tas ve­ces la in­mi­nen­te reaper­tu­ra que hay que ci­tar a Al­ber­ti: “Se equi­vo­có la pa­lo­ma, / se equi­vo­ca­ba”. El Ayun­ta­mien­to eje­cu­tó la or­den de cie­rre la No­che­vie­ja del 2006. La sa­la nun­ca ne­gó la ne­ce­si­dad de la in­so­no­ri­za­ción, que ya ha com­ple­ta­do, y re­cuer­da con cariño a un ca­ba­lle-

ro ya fa­lle­ci­do, Da­niel Prats Cu­có, que a ve­ces iba pa­ra que­jar­se. “La or­ques­ta des­afi­nó ano­che”, de­cía. La oía des­de su dor­mi­to­rio.

En mar­zo del 2010, un juez anu­ló el cie­rre de La Pa­lo­ma por con­si­de­rar­lo no ajus­ta­do a De­re­cho, pe­ro el Ayun­ta­mien­to re­cu­rrió la sen­ten­cia y dio lu­gar a un in­ter­mi­na­ble li­ti­gio. Pau Solé, el ma­ri­do de Mer­cè March, fa­lle­ció sin ver el fin de es­te con­flic­to. El pro­pie­ta­rio es hoy otro Pau, su hi­jo, la sex­ta ge­ne­ra­ción al fren­te del ne­go­cio, aun­que la guar­dia­na de la sa­la si­gue sien­do su ma­dre.

La al­cal­día con­ce­dió la li­cen­cia de reaper­tu­ra co­mo sa­la de fies­tas con es­pec­tácu­lo en ma­yo del 2016, pe­ro fal­ta­ban unas obras me­no­res en sie­te pe­que­ños lo­ca­les, de 40 m2 el más gran­de, uti­li­za­dos co­mo ca­me­ri­nos o al­ma­ce­nes. Tam­bién se con­ce­dió la li­cen­cia pa­ra es­tas obras, que de­ben re­for­zar las vi­gas de ma­de­ra, en­tre otras co­sas. Pe­ro el pla­zo de eje­cu­ción se pa­só y la pro­pie­dad ha vuel­to a so­li­ci­tar el per­mi­so. En cuan­to es­ta úl­ti­ma fa­se aca­be, los téc­ni­cos com­pro­ba­rán si to­do se ajus­ta a la nor­ma­ti­va y si la “reaper­tu­ra es com­pa­ti­ble con el des­can­so ve­ci­nal”. Só­lo en­ton­ces, La Pa­lo­ma vol­ve­rá a vo­lar.

La fa­mi­lia, que cree me­re­cer sub­ven­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, acep­ta rea­li­zar to­das las me­jo­ras que se le exi­jan. El pro­ble­ma es que des­de el cie­rre la nor­ma­ti­va de se­gu­ri­dad ha cam­bia­do varias ve­ces y siem­pre queda al­go pen­dien­te. La úl­ti­ma ins­pec­ción de los bom­be­ros ha pe­di­do que los pal­cos, muy pa­re­ci­dos a los del tea­tro Ar­nau, que se hun­de de ol­vi­do en el Pa­ral·lel, ten­gan una ba­ran­di­lla.

Se ha am­plia­do el ves­tí­bu­lo y se han re­for­ma­do los la­va­bos. La in­so­no­ri­za­ción de la na­ve cen­tral, con una nue­va cu­bier­ta, ya se ha cul­mi­na­do. El Ayun­ta­mien­to ad­mi­te que tra­ba­ja “con to­das las par­tes im­pli­ca­das”. Los ve­ci­nos han re­ci­bi­do la no­ti­fi­ca­ción y la sa­la pre­vé que las obras co­mien­cen en mar­zo, con una du­ra­ción es­ti­ma­da de cua­tro me­ses. Si na­da se tuer­ce otra vez, La Pa­lo­ma po­dría re­abrir a fi­na­les de año, aun­que hay que cru­zar los de­dos. La he­me­ro­te­ca es­tá lle­na de mu­chas fal­sas es­pe­ran­zas...

Sea es­te el anun­cio de­fi­ni­ti­vo o no, una co­sa es se­gu­ra. Mer­cè March vol­ve­rá ma­ña­na al lo­cal y sa­lu­da­rá a An­ge­li­to, el por­te­ro. Y pa­sa­do ma­ña­na. Y el otro. Acu­de ca­da día por­que es­ta es su vi­da. La pis­ta cen­tral de bai­le es­tá aho­ra ocu­pa­da por ar­chi­vos, ma­te­rial de ofi­ci­na y un enor­me per­che­ro con tra­jes de mú­si­cos y ca­ma­re­ros, que han ha­lla­do allí un aco­mo­do pro­vi­sio­nal mien­tras las re­for­mas en­ca­ran la rec­ta fi­nal.

Las vi­si­tas dia­rias de Mer­cè y la aten­ción cons­tan­te que pro­di­ga a es­tas cua­tro pa­re­des per­mi­ten que to­do re­luz­ca co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do el tiem­po y la sa­la hu­bie­ra abier­to ano­che. Los pal­cos no tie­nen pol­vo. Ni el te­lón del es­ce­na­rio o la ba­rra (“To­da con­su­mi­ción ser­vi­da aquí de­be­rá to­mar­se de pie”). El pan de oro de las mol­du­ras y las nin­fas bri­lla co­mo si el tiem­po se hu­bie­ra pa­ra­do. Y esa sen­sa­ción tie­ne ella. Cie­rra los ojos y se ve jun­to a su no­vio, aún jóvenes, co­mo cuan­do se enamo­ra­ron en la fa­cul­tad.

Las dos fa­mi­lias se co­no­cían de an­tes por­que se de­di­ca­ban a las be­bi­das car­bó­ni­cas. La fa­mi­lia de Mer­cè te­nía Ga­seo­sas La Fa­mi­liar, con una fá­bri­ca en el Po­ble­nou. La de Pau, Ga­seo­sas Rei­na, con la fá­bri­ca en la Diagonal, es­qui­na Llú­ria, y un ga­ra­je cer­ca, en Còr­se­ga, 363, pa­ra los ca­rros y los ca­mio­nes de re­par­to. Mu­chas de es­tas pe­que­ñas em­pre­sas no re­sis­tie­ron la in­va­sión de La Ca­se­ra. Rei­na, una de las des­tro­na­das, trans­for­mó en­ton­ces el lo­cal de Còr­se­ga en otra sa­la de bai­le, La Ci­be­les, que el tío Ra­mon bau­ti­zó así por su mu­jer, ma­dri­le­ña.

Tam­bién el in­ne­ga­ble as­pec­to

El as­pec­to ex­te­rior de na­ve in­dus­trial de la sa­la es­tá jus­ti­fi­ca­do: aquí se for­jó el me­tal de la es­ta­tua de Co­lón

de na­ve in­dus­trial de La Pa­lo­ma de­la­ta que tu­vo otra vi­da, cuan­do al­ber­gó la fun­di­ción Co­mas, en­car­ga­da de for­jar la es­ta­tua de Co­lón. En 1903 se con­vir­tió en La Pa­lo­ma, pe­ro an­tes fue La Ca­me­lia Blan­ca. Sus tres pri­me­ros so­cios de­bían tan­to di­ne­ro a su su­mi­nis­tra­dor de be­bi­das que le ce­die­ron el lo­cal a cam­bio de la con­do­na­ción de la deu­da. Aquel su­mi­nis­tra­dor era Jau­me Dau­ra, el due­ño de Ga­seo­sas Rei­na, y que vio en la sa­la de bai­le una for­ma de en­cau­zar al más pe­que­ño de sus hi­jos, el tío Ra­mon, que le ha­bía sa­li­do muy bohe­mio.

Los re­cuer­dos de Mer­cè obran un mi­la­gro y en la de­sier­ta sa­la vuel­ven a so­nar mam­bos, pa­so­do­bles, cum­bias, cha­cha­chás y bo­le­ros, mien­tras el maî­tre Ca­sas ofi­cia de maes­tro de ce­re­mo­nias y en­tre las me­sas van y vie­nen ca­ma­re­ros co­mo Ni­co, To­rri­jos o Ca­rre­te­ro. An­tes del cie­rre, 106 per­so­nas –a quie­nes se in­dem­ni­zó con la ven­ta de La Ci­be­les– tra­ba­ja­ban en el Ti­gre, 27.

La sa­la, que du­ran­te la Guerra Ci­vil fue una ga­le­ría de ti­ro, ha te­ni­do mu­chas exis­ten­cias. Y una do­ble vi­da. Jóvenes por la no­che, so­bre to­do los vier­nes, que pe­dían a gri­tos que la or­ques­ta to­ca­se la ban­da so­no­ra de San­do­kan ode

Hei­di, y per­so­na­jes más ma­du­ros que que­ma­ban la sue­la de los za­pa­tos por las tar­des o las no­ches del res­to de la se­ma­na, en­tre des­pe­di­das de sol­te­ro, bo­das, fies­tas de fin de cur­so y con­cier­tos.

Al­gu­nos per­so­na­jes de es­te olim­po irre­pe­ti­ble se han ido ya pa­ra siem­pre, co­mo Angelina, la

al­cal­de­sa, la clien­ta más fiel, que se per­mi­tía de­ci­dir qué bu­ta­ca co­rres­pon­día a qué clien­te. Y ojo con que al­guien se atre­vie­ra a sen­tar­se don­de no le to­ca­ba.

O el She­riff, aquel lo­co en­tra­ña­ble que se pa­sea­ba dis­fra­za­do de cow­boy en una Ram­bla don­de el ci­ne Ca­pi­tol, es­pe­cia­li­za­do en pe­lí­cu­las del Oes­te, era can Pis­to­las. De vez en cuan­do iba a la ta­qui­lla de La Pa­lo­ma y la atra­ca­ba. “Una en­tra­da”, de­cía si iba so­lo, mien­tras es­gri­mía un re­vól­ver de ju­gue­te. “Dos”, si iba acom­pa­ña­do.

O la Ar­tis­ta, de quien ya na­die re­cuer­da el nom­bre de pi­la y que ha­bía si­do una co­ris­ta del Mo­lino. Era otra de las ha­bi­tua­les, la úni­ca con ca­me­rino: ca­da no­che se cam­bia­ba de ro­pa tres ve­ces.

Afor­tu­na­da­men­te, otros aún vi­ven pa­ra re­cor­dar­lo, co­mo la se­ño­ra Pe­pe­ta, una ju­bi­la­da de 97 años que te­nía una pe­lu­que­ría en su ca­sa de la ca­lle del Car­me. “A los 18 años co­men­cé a bai­lar en La Pa­lo­ma, a es­con­di­das de mis pa­dres”, di­ce pa­ra ex­pli­car el se­cre­to de su vi­ta­li­dad. “No me quie­ro mo­rir sin vol­ver a bai­lar al me­nos una vez más aquí”, aña­de es­ta mu­jer, que ha apa­re­ci­do in­clu­so en un pro­gra­ma de una te­le­vi­sión ho­lan­de­sa so­bre la de­ca­na de las sa­las ca­na­lla. “Us­ted tie­ne cuer­da pa­ra más de un vue­lo en La Pa­lo­ma”, le res­pon­de Mer­cè March.

La pis­ta de bai­le, que tan­tas ba­ta­llas vi­vió, se con­vir­tió en una ga­le­ría de ti­ro cuan­do es­ta­lló la Guerra Ci­vil

CRISTINA GA­LLE­GO

Arri­ba el te­lón. Es­ta es la pers­pec­ti­va que se do­mi­na hoy des­de el pal­co que hay so­bre el es­ce­na­rio; la sa­la al­ma­ce­na tem­po­ral­men­te ma­te­rial de ofi­ci­na y tra­jes

CRISTINA GA­LLE­GO

Mer­cè March, viu­da de Pau Solé, se ha con­ver­ti­do en la cus­to­dia sen­ti­men­tal de La Pa­lo­ma, a la que acu­de sin fal­ta to­dos los días des­de ha­ce diez años, cuan­do se ce­rró

CRISTINA GA­LLE­GO

To­dos los rin­co­nes de La Pa­lo­ma es­tán pla­ga­dos de de­ta­lles im­pre­sio­nan­tes, co­mo de­mues­tra la foto

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.