Trump abre una guerra con­tra sus pro­pios ser­vi­cios de es­pio­na­je

Trump di­ce que los au­to­res de la fil­tra­ción que tum­bó a Flynn “pa­ga­rán”

La Vanguardia - - PORTADA - FRAN­CESC PEIRÓN

El pre­si­den­te cul­pa a la agen­cia de di­fun­dir men­ti­ras so­bre sus la­zos con Ru­sia Ase­gu­ra que bus­ca­rá a los fil­tra­do­res y “pa­ga­rán un enor­me pre­cio” Se plan­tea en­car­gar a un mi­llo­na­rio que su­per­vi­se a los es­pías

Du­ran­te la cam­pa­ña, el can­di­da­to Do­nald Trump pro­cla­mó des­de el po­dio: “Yo amo a Wi­ki­leaks”.

A dia­rio sa­lían co­rreos pri­va­dos del equi­po de Hi­llary Clin­ton, di­fun­di­dos por la pla­ta­for­ma de Ju­lian As­san­ge y, se­gún el FBI, ro­ba­dos por hac­kers ru­sos. Los re­pu­bli­ca­nos les die­ron tra­to pre­fe­ren­te con­tra su ri­val.

En la sa­la Roo­se­velt de la Ca­sa Blan­ca, ro­dea­do de con­gre­sis­tas a los que agra­de­ció ser sus pri­me­ros y más fie­les se­gui­do­res, el pre­si­den­te Trump ofre­ció ayer otro tono, con un gi­ro ra­di­cal, mu­cho me­nos com­pla­cien­te, a la pre­gun­ta de un re­por­te­ro. –¿Va a bus­car a los fil­tra­do­res? –Va­mos a en­con­trar­los y pa­ga­rán un enor­me pre­cio.

Su re­tó­ri­ca era un dis­pa­ro al co­ra­zón, y a que­ma­rro­pa, con­tra los pro­pios ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos –no los que es­tán ba­jo el man­do del pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin–, por ha­ber su­mi­nis­tra­do a los “des­ho­nes­tos me­dios” in­for­ma­cio­nes so­bre las re­la­cio­nes en­tre su equi­po elec­to­ral y res­pon­sa­bles de la in­te­li­gen­cia de aquel país, his­tó­ri­co enemi­go de Es­taq­dos Uni­dos.

Trump atri­bu­yó a “fil­tra­cio­nes ile­ga­les” el que “un mag­ní­fi­co hom­bre” co­mo Mi­chael Flynn se vie­ra obli­ga­do a re­nun­ciar –a pe­ti­ción del mis­mo pre­si­den­te– co­mo con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal.

Su res­pues­ta es­qui­vó la reali­dad. Que no es otra, con­fir­ma­da por la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción, de que Flynn en­ga­ñó al vi­ce­pre­si­den­te, Mi­ke Pen­ce, so­bre sus con­ver­sa­cio­nes con el em­ba­ja­dor Ser­guéi Kis­liak. Sien­do par­te del go­bierno de tran­si­ción, Flynn ha­bló el 29 de di­ciem­bre con el di­plo­má­ti­co de las nue­vas san­cio­nes im­pues­tas por Oba­ma, en re­la­ción con el pi­ra­teo in­for­má­ti­co a los de­mó­cra­tas, y le pi­dió que Mos­cú no so­bre­ac­tua­ra, que ha­bría tiem­po pa­ra la re­pa­ra­ción.

Fren­te al aco­so me­diá­ti­co y a la imagen de caos que ofre­ce su Go­bierno, Trump com­pa­re­ció lue­go en una rue­da de prensa, 75 mi­nu­tos de au­to­bom­bo y de arre­ba­to con­tra los jue­ces que le han fre­na­do la or­den que prohi­bía la en­tra­da de ciu­da­da­nos de sie­te paí­ses mu­sul­ma­nes y el des­pre­cio a los in­for­ma­do­res y sus em­pre­sas, que ac­túan só­lo por su in­te­rés. Sos­tu­vo que su Ad­mi­nis­tra­ción fun­cio­na co­mo “una máquina bien en­gra­sa­da”, só­lo dis­tor­sio­na­da por “no­ti­cias fal­sas”, en bue­na me­di­da ali­men­ta­das por fuer­zas in­ter­nas del po­der.

“Va­mos a per­se­guir las fil­tra­cio­nes por­que son cri­mi­na­les”, di­jo res­pec­to a las pá­gi­nas es­cri­tas so­bre Flynn o de sus pro­pias vin­cu­la­cio­nes y las de su cam­pa­ña con Mos­cú a par­tir de de­ta­lles fa­ci­li­ta­dos por los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ba­jo su man­do. El dia­rio The New York Ti­mes pu­bli­có ayer que Trump se plan­tea en­car­gar­le al fi­nan­cie­ro mul­ti­mi­llo­na­rio Step­hen Fein­berg re­vi­sar las agen­cias de es­pio­na­je a fin de evi­tar ac­cio­nes co­mo las que se han re­gis­tra­do. La co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia ex­pre­só el te­mor de que es­to no sea más que un ma­nio­bra pa­ra ma­nia­tar­les.

“To­do eso de Ru­sia es un chis­te”, con­tes­tó. “No ten­go na­da que ver con Ru­sia. No ten­go pro­pie­da­des en Ru­sia, ni prés­ta­mos, ni ne­go­cios”, sub­ra­yó. Que sal­ga to­do lo que sa­le se de­be a gen­te que pro­ce­de del an­te­rior go­bierno y es­pe­ra que es­to con­clu­ya con los car­gos que él ha nom­bra­do. “Les he pe­di­do que in­ves­ti­guen, por­que es­tas fil­tra­cio­nes son cri­mi­na­les. Las fil­tra­cio­nes son ab­so­lu­ta­men­te reales, la no­ti­cia es fal­sa”, ma­ti­zó.

En un in­ter­cam­bio ca­si en el te­rreno per­so­nal con el pe­rio­dis­ta Jim Acos­ta, de “CNN fa­ke news”, el pre­si­den­te ape­ló a que ve “mu­cho odio en las no­ti­cias”. Así re­pli­có a la cues­tión de ¿có­mo es po­si­ble que una fil­tra­ción sea real y la no­ti­cia fal­sa?

En cam­bio, no tu­vo pro­ble­ma en fes­te­jar a Wi­ki­leaks. Lo que ai­rea­ron, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre aho­ra, no eran “se­cre­tos con cla­si­fi­ca­ción de al­ta se­gu­ri­dad”. Que los pa­pe­les vi­nie­ran de un ro­bo no le preo­cu­pó.

“Na­die de mi cam­pa­ña tu­vo con­tac­tos con Ru­sia”, sub­ra­yó, lo que con­tra­di­ce las lla­ma­das en­tre unos y otros de­tec­ta­das por la in-

“Na­die de mi cam­pa­ña tu­vo con­tac­tos con Ru­sia”, sub­ra­ya, pe­se a las lla­ma­das de­tec­ta­das Fue­ron 75 mi­nu­tos de au­to­bom­bo y arre­ba­to con­tra los jue­ces que han fre­na­do sus pla­nes

te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se. “Las tres per­so­nas que se ci­tan lo han ne­ga­do”, in­sis­tió. “Lo de Ru­sia es una tre­ta pa­ra ta­par la de­rro­ta de­mó­cra­ta”.

In­sis­tió en que es po­si­ti­vo es­tar a bien con Pu­tin –asus­tó al re­fe­rir­se al ho­lo­caus­to nu­clear–, aun­que acu­só a las fal­se­da­des de la prensa co­mo una ra­zón pa­ra ese acer­ca­mien­to. Tam­po­co con­si­de­ró que Pu­tin le es­té pro­ban­do en­vian­do un bu­que es­pía en aguas internacionales a es­ca­sos 50 ki­ló­me­tros de la cos­ta de Con­nec­ti­cut. “No le voy a de­cir nues­tra res­pues­ta mi­li­tar”, in­di­có.

En su tác­ti­ca de­fen­si­va, Trump ase­gu­ró que “Flynn no hi­zo na­da ile­gal, hi­zo su tra­ba­jo”. Es­to con­sis­tía en con­tac­tar con di­fe­ren­tes paí­ses, acla­ró. Sin em­bar­go, in­sis­tió que no le di­jo que ha­bla­ra de las san­cio­nes. A pe­sar de to­do es­to, le pi­dió la re­nun­cia “por­que no dio las ex­pli­ca­cio­nes co­rrec­tas” a Pen­ce. “La gen­te ya no os cree”, in­di­có a los re­por­te­ros. To­da la si­tua­ción de caos es un mon­ta­je ver­gon­zo­so. Sen­sa­ción si­mi­lar a la que le cau­sa el tri­bu­nal de San Fran­cis­co que fre­nó el ve­to a los mu­sul­ma­nes. “La or­den es bue­na, la res­pues­ta ma­la es la de los jue­ces, ma­la pa­ra la se­gu­ri­dad”. Ni si­quie­ra hu­bo ne­gli­gen­cia al ac­ti­var­la. Los problemas en los ae­ro­puer­tos se de­bie­ron a un fa­llo in­for­má­ti­co de la com­pa­ñía Del­ta. Pe­ro anun­ció que la pró­xi­ma se­ma­na fir­ma­rá una ver­sión re­vi­sa­da, “una or­den muy com­pren­si­va”.

Sa­có de nue­vo su gran vic­to­ria en 306 co­le­gios elec­to­ra­les. Lo nun­ca vis­to des­de Rea­gan. Un pe­rio­dis­ta afeó al su­pues­to enemi­go de las no­ti­cias fal­sas. Oba­ma le su­peró. “Bueno, es la in­for­ma­ción que me han da­do”. Pal­mo arri­ba o aba­jo...

Anun­cio de una ver­sión re­vi­sa­da, “una or­den com­pren­si­va”, la pró­xi­ma se­ma­na “La gen­te ya no os cree”, suel­ta el pre­si­den­te a los pe­rio­dis­tas

KE­VIN LAMARQUE / REUTERS

El pre­si­den­te de EE.UU., Do­nald Trump, res­pon­de a las pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas en la rue­da de prensa que ofre­ció en la Ca­sa Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.