La sen­ten­cia del ca­so Nóos lle­ga hoy, ocho me­ses des­pués del juicio

La in­fan­ta afron­ta un pa­go eco­nó­mi­co, y Urdangarin, pe­nas de cár­cel, en un fa­llo que se pre­vé uná­ni­me

La Vanguardia - - PORTADA - DA­VID GILABERT Pal­ma

Des­pués de ocho me­ses de de­li­be­ra­cio­nes, el tri­bu­nal del ca­so Nóos da­rá a co­no­cer hoy la sen­ten­cia de un asun­to cu­ya pri­me­ra de­nun­cia da­ta del 2006. Si ha trans­cu­rri­do tan­to tiem­po des­de el juicio ha si­do por­que el tri­bu­nal ha bus­ca­do una sen­ten­cia por una­ni­mi­dad. Si las pre­vi­sio­nes se cum­plen, la in­fan­ta Cristina ten­drá que afron­tar un pa­go por res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil por ha­ber­se lu­cra­do de los ne­go­cios de su ma­ri­do. Iña­ki Urdangarin po­dría ser con­de­na­do a cár­cel, en­tre sie­te y nue­ve años.

La cuen­ta atrás ha lle­ga­do a su fin. Tras ocho me­ses de aná­li­sis y de­li­be­ra­cio­nes des­pués de la ce­le­bra­ción del juicio, hoy se co­no­ce­rá la sen­ten­cia del ca­so Nóos, un asun­to cu­ya pri­me­ra de­nun­cia da­ta del 2006 y que for­ma­ba par­te del ma­cro­su­ma­rio del ca­so Pal­ma Are­na. El desen­la­ce, no obs­tan­te, no se­rá de­fi­ni­ti­vo, ya que ca­be es­pe­rar que las par­tes pre­sen­ten al­gún re­cur­so con­tra el fa­llo ju­di­cial que dic­te la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ba­lea­res. Aun así, la jornada se­rá de­ci­si­va pa­ra la in­fan­ta Cristina, quien se en­fren­ta a una pe­ti­ción de 8 años de cár­cel acu­sa­da de co­la­bo­ra­ción en dos de­li­tos fis­ca­les. Una so­li­ci­tud que man­tie­ne de ma­ne­ra ex­clu­si­va el sin­di­ca­to Ma­nos Lim­pias y con la que dis­cre­pa la Fis­ca­lía, que úni­ca­men­te la con­si­de­ra res­pon­sa­ble a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo de los ne­go­cios de su ma­ri­do, Iña­ki Urdangarin. Am­bos co­no­ce­rán es­te vier­nes si son con­de­na­dos y en qué ter­mi­nos. To­do apun­ta a que el tri­bu­nal ha lle­ga­do a un en­ten­di­mien­to pa­ra con­se­guir la una­ni­mi­dad y que no se emi­ta nin­gún vo­to par­ti­cu­lar.

En ca­so de ser con­de­na­da por el tri­bu­nal, la her­ma­na del Rey úni­ca­men­te de­be­ría de ha­cer fren­te a un pa­go por res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil (que ya ade­lan­tó du­ran­te la ins­truc­ción del pro­ce­so) por los fon­dos de ori­gen pú­bli­co que, pre­sun­ta­men­te, de­di­có a gas­tos pri­va­dos y fa­mi­lia­res. Se tra­ta­ría de un di­ne­ro que pre­via­men­te fue des­via­do por su ma­ri­do a una so­cie­dad de ti­tu­la­ri­dad com­par­ti­da. En el hi­po­té­ti­co ca­so de que la sen­ten­cia fue­ra con­de­na­to­ria pa­ra la hi­ja del rey Juan Car­los, ello com­por­ta­ría pre­via­men­te que su ma­ri­do, así co­mo su ex­so­cio, Die­go To­rres, tam­bién lo fue­sen en ca­li­dad de ins­ti­ga­do­res de un tra­ma so­cie­ta­ria cu­yo úni­co ob­je­to se­ría el del pre­sun­to sa­queo de las ar­cas pú­bli­cas en be­ne­fi­cio pro­pio. En con­cre­to, los otro­ra so­cios es­tán acu­sa­dos de des­viar seis mi­llo­nes de eu­ros, así co­mo de ur­dir un plan pos­te­rior pa­ra de­frau­dar a Ha­cien­da. Por es­tas acu­sa­cio­nes, el ex­du­que de Pal­ma se en­fren­ta a unas pe­ti­cio­nes de pe­na que os­ci­lan en­tre los 19 años de prisión que so­li­ci­ta la Fis­ca­lía y los 26 que re­cla­ma el sin­di­ca­to Ma­nos Lim­pias. Se le acu­sa de los de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias, mal­ver­sa­ción, pre­va­ri­ca­ción, frau­de, es­ta­fa, fal­se­dad, dos de­li­tos con­tra Ha­cien­da y blan­queo. En to­tal, las con­de­nas que pi­den las seis acu­sa­cio­nes pa­ra los 18 im­pli­ca­dos en es­ta tra­ma os­ci­lan en­tre los 107 años que su­man las que re­cla­ma la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción y los 192 del sin­di­ca­to Ma­nos Lim­pias. La per­so­na­ción del sin­di­ca­to en es­te pro­ce­so, así co­mo las ele­va­das pe­nas so­li­ci­ta­das, han que­da­do en en­tre­di­cho. De he­cho, la sen­ten­cia lle­ga des­pués de que la or­ga­ni­za­ción se ha­ya vis­to inmersa en di­fe­ren­tes es­cán­da­los. El más so­na­do, la di­fu­sión de unas gra­ba­cio­nes que pro­ba­rían un su­pues­to chan­ta­je pa­ra re­ti­rar su acu­sa­ción.

La jornada de hoy tam­bién se­rá de­ci­si­va pa­ra el ex­pre­si­den­te de Ba­lea­res, Jau­me Ma­tas. El tam­bién ex­mi­nis­tro se en­fren­ta a una con­de­na de 5 años de prisión que so­li­ci­ta el fis­cal Pedro Ho­rrach. Ma­tas ya evi­den­ció du­ran­te el juicio sus in­ten­cio­nes de co­la­bo­rar con la jus­ti­cia pa­ra in­ten­tar re­ba­jar sus pe­nas. En cual­quier ca­so, des­de en­ton­ces, el ex­di­ri­gen­te po­pu­lar si­gue acu­mu­lan­do ca­sos y so­li­ci­tu­des de pe­nas de prisión por di­fe­ren­tes ca­sos. La úl­ti­ma ha­ce ape­nas unos días.

El fu­tu­ro de to­dos ellos se re­sol­ve­rá es­te me­dio­día con una sen­ten­cia que lle­ga tras ochos me­ses de es­tu­dio. Un pe­rio­do no exen­to de po­lé­mi­ca. De he­cho, al mar­gen de com­ple­ji­dad de la tra­ma, las di­fe­ren­cias en­tre las tres ma­gis­tra­das que in­te­gran el tri­bu­nal han di­la­ta­do su re­so­lu­ción. Se­gún al­gu­nas fuen­tes, la desave­nen­cia bá­si­ca ten­dría su ori­gen en la fi­ja­ción de las con­de­nas. El fon­do de la cues­tión, se­gún las mis­mas fuen­tes, ra­di­ca­ría en si de­be­ría con­de­nar­se al ex­du­que de Pal­ma por el ma­yor de­li­to, la mal­ver­sa­ción, y si se equi­pa­ran los pa­gos de Ba­lea­res con los de Valencia y Ma­drid.

La in­fan­ta se en­fren­ta a un pa­go eco­nó­mi­co, y su ma­ri­do, a 19 años de cár­cel Urdangarin y su so­cio, Die­go To­rres, es­tán acu­sa­dos de des­viar seis mi­llo­nes de eu­ros

JAI­ME REI­NA / AR­CHI­VO

Iña­ki Urdangarin y la in­fan­ta Cristina, po­co an­tes de una de sus com­pa­re­cen­cias du­ran­te el juicio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.