El TC avi­sa que im­pe­di­rá cual­quier “vía de he­cho” ha­cia el re­fe­rén­dum

For­ca­dell res­pon­de al Cons­ti­tu­cio­nal que no de­ten­drá el plan so­be­ra­nis­ta

La Vanguardia - - PORTADA - JOSÉ MA­RÍA BRUNET Ma­drid

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) no va a per­mi­tir que el Par­la­ment re­ba­se sus com­pe­ten­cias y uti­li­ce una “vía de he­cho” pa­ra vul­ne­rar la Car­ta Mag­na y con­vo­car un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción. Es­te es, en esen­cia, el eje del fa­llo que ha dic­ta­do con el fin de anu­lar la ho­ja de ru­ta apro­ba­da por la cá­ma­ra ca­ta­la­na pa­ra la rup­tu­ra con Es­pa­ña.

La de­ci­sión del TC fue no­ti­fi­ca­da el mar­tes y ayer se hi­zo pú­bli­co el tex­to de la sen­ten­cia, que ha re­ci­bi­do re­to­ques en los dos úl­ti­mos días. A gran­des ras­gos, el con­te­ni­do de la re­so­lu­ción no di­fie­re de las an­te­rio­res so­bre el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta. El TC es­ti­ma que las fuer­zas po­lí­ti­cas par­ti­da­rias de la in­de­pen­den­cia son per­fec­ta­men­te cons­cien­tes de que la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción ex­ce­de sus com­pe­ten­cias y no pue­de lle­var­se a ca­bo, por­que trans­gre­de as­pec­tos bá­si­cos de la Cons­ti­tu­ción.

En las te­sis del TC no hay una nue­va vuel­ta de tuer­ca –sal­vo por­que aho­ra se abre la vía pe­nal pa­ra cua­tro miem­bros de la Me­sa, ade­más de For­ca­dell–, pe­ro sí se su­bra­yan al­gu­nos ex­tre­mos pa­ra ha­cer­los muy ex­plí­ci­tos. El fa­llo con­tie­ne, en es­te sen­ti­do, un avi­so cla­ro so­bre el im­po­si­ble re­co­rri­do de la vía que se ha que­ri­do em­pren­der.

Es­te as­pec­to con­cre­to no en­cie­rra un avi­so per­so­nal, di­ri­gi­do a los lí­de­res so­be­ra­nis­tas, sino un men­sa­je ge­né­ri­co, en el sen­ti­do de que to­do in­ten­to de ac­tuar por una “vía de he­cho” es­tá con­de­na­do a es­tre­llar­se con­tra las pre­vi­sio­nes cons­ti­tu­cio­na­les. El TC ad­vier­te, en su­ma, que tie­ne muy cla­ros los lí­mi­tes com­pe­ten­cia­les del Par­la­ment, y que al res­pec­to no pue­den ca­ber ejer­ci­cios de fle­xi­bi­li­dad. La idea de una con­sul­ta pac­ta­da, por tan­to, no tie­ne mar­gen de apo­yo en es­ta re­so­lu­ción –apro­ba­da por una­ni­mi­dad, co­mo las an­te­rio­res–, sal­vo que an­tes se cam­bia­ra la Cons­ti­tu­ción.

La sen­ten­cia –de la que ha si­do po­nen­te el ma­gis­tra­do Andrés Olle­ro, fir­me can­di­da­to a pre­si­dir el TC tras su in­mi­nen­te re­no­va­ción– sos­tie­ne que el Par­la­ment “con­tra­vie­ne y me­nos­ca­ba” fa­llos an­te­rio­res que co­no­ce, has­ta “elu­dir los pro­ce­di­mien­tos de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra lle­var ade­lan­te su pro­yec­to po­lí­ti­co de des­co­ne­xión del Es­ta­do es­pa­ñol”. Y es es­ta es­tra­te­gia la que im­pli­ca “in­ten­tar una inacep­ta­ble vía de he­cho in­com­pa­ti­ble con el Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de de­re­cho” que pro­cla­ma el ar­tícu­lo pri­me­ro de la Car­ta Mag­na.

No hay que for­zar mu­cho las in­ter­pre­ta­cio­nes pa­ra co­le­gir de es­tas afir­ma­cio­nes que in­clu­so una even­tual ini­cia­ti­va de re­fe­rén­dum e au­to­de­ter­mi­na­ción pac­ta­do con el con­cur­so del Go­bierno cho­ca­ría con el Cons­ti­tu­cio­nal. Ca­be re­cor­dar al res­pec­to que pa­ra acu­dir al TC bas­tan 50 dipu­tados. Y que tam­bién es­tá le­gi­ti­ma­do pa­ra pre­sen­tar re­cur­so el De­fen­sor del Pue­blo, por ejem­plo. El fa­llo le da ai­re, en su­ma, al ar­gu­men­to de Ra­joy cuan­do di­ce que ni que­rien­do po­dría per­mi­tir un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción, por­que no pue­de dis­po­ner de la so­be­ra­nía del pue­blo es­pa­ñol, que el TC si­túa en to­dos sus fa­llos en el con­jun­to de la so­cie­dad, y no só­lo en la de una par­te del te­rri­to­rio.

El TC sos­tie­ne que la au­to­no­mía del Par­la­ment “no pue­de ser­vir de pre­tex­to” pa­ra lle­gar “has­ta arro­gar­se la po­tes­tad de vul­ne­rar el or­den cons­ti­tu­cio­nal”. Y tam­bién nie­ga que pue­dan con­tra­po­ner­se le­ga­li­dad y le­gi­ti­mi­dad. “En una concepción de­mo­crá­ti­ca del po­der –afir­ma– no hay más le­gi­ti­mi­dad que la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal”. Y aña­de que el Par­la­ment ha “des­aten­di­do” al TC –nó­te­se el ma­tiz del ver­bo, fren­te a des­obe­de­cer–, y ha ac­tua­do ape­lan­do “una vez más a un en­ten­di­mien­to del prin­ci­pio de­mo­crá­ti­co ob­je­ti­va­men­te con­tra­rio a la Cons­ti­tu­ción”. La sen­ten­cia reite­ra las ad­ver­ten­cias a la pre­si­den­ta y la Me­sa del Par­lam­net y al president de la Ge­ne­ra­li­tat y a los miem­bros del Go­vern so­bre las res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les en que pue­den in­cu­rrir si per­sis­ten en con­vo­car un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción.

El tri­bu­nal di­ce que el Par­la­ment “no pue­de arro­gar­se la po­tes­tad de vul­ne­rar la Cons­ti­tu­ción”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.