La pri­me­ra va­cu­na que fre­na el vi­rus del si­da

Una in­ves­ti­ga­ción de tres cen­tros ca­ta­la­nes lo­gra que cin­co pa­cien­tes con­tro­len el VIH

La Vanguardia - - PORTADA - JO­SEP CORBELLA

Cin­co pa­cien­tes de Bar­ce­lo­na son los pri­me­ros del mun­do que han con­se­gui­do con­tro­lar el vi­rus del si­da (VIH) con su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio des­pués de re­ci­bir una va­cu­na te­ra­péu­ti­ca.

Los pa­cien­tes, que ha­bían re­ci­bi­do tra­ta­mien­to an­ti­rre­tro­vi­ral du­ran­te más de tres años, han de­ja­do de to­mar la me­di­ca­ción sin que el ni­vel de VIH en su san­gre ha­ya au­men­ta­do por aho­ra. Uno de los ca­sos ha es­ta­do sin tra­ta­mien­to du­ran­te más de seis me­ses. Los otros lo han es­ta­do en­tre cin­co y vein­te semanas.

Otros ocho pa­cien­tes que han re­ci­bi­do la mis­ma va­cu­na han te­ni­do que vol­ver a to­mar an­ti­rre­tro­vi­ra­les por­que, en su ca­so, el vi­rus sí ha re­bro­ta­do. Los mé­di­cos aún no han des­cu­bier­to por qué la va­cu­na ha fun­cio­na­do en unos pa­cien­tes y no en otros. Tam­po­co sa­ben cuán­to tiem­po du­ra­rá la efi­ca­cia de la va­cu­na en las per­so­nas en las que sí ha fun­cio­na­do.

“Es la pri­me­ra vez que se de­mues­tra que po­de­mos con­tro­lar el vi­rus con una va­cu­na te­ra­péu­ti­ca”, de­cla­ra Bea­triz Mot­he, in­ves­ti­ga­do­ra del ins­ti­tu­to Ir­siCai­xa y co­di­rec­to­ra del es­tu­dio. Des­pués de do­ce años de tra­ba­jo en es­te pro­yec­to, “es la prue­ba de que va­mos por buen ca­mino”. Pe­ro la va­cu­na, re­cal­ca Mot­he, es ex­pe­ri­men­tal y aún no es­tá a pun­to pa­ra apli­car­se a gru­pos am­plios de pa­cien­tes.

La in­ves­ti­ga­ción, pre­sen­ta­da ayer en la Con­fe­ren­cia so­bre Re­tro­vi­rus e In­fec­cio­nes Opor­tu­nis­tas que se ce­le­bra en Seattle (EE.UU.), se ins­pi­ra en los lla­ma­dos con­tro­la­do­res de eli­te del VIH. Son per­so­nas a quie­nes les bas­ta con su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio pa­ra man­te­ner el vi­rus del si­da a ra­ya y que por lo tan­to no ne­ce­si­tan to­mar an­ti­rre­tro­vi­ra­les. Se es­ti­ma que en­tre un 1% y un 2% de los por­ta­do­res del VIH son con­tro­la­do­res de eli­te.

“Si se con­si­gue edu­car el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de otros por­ta­do­res de VIH con una va­cu­na de mo­do que ac­túe igual que el de los con­tro­la­do­res de éli­te, po­drían de­jar de to­mar an­ti­rre­tro­vi­ra­les de ma­ne­ra crónica co­mo de­ben ha­cer aho­ra”, ex­pli­ca Bo­na­ven­tu­ra Clo­tet, di­rec­tor de Ir­siCai­xa.

Pa­ra com­pro­bar si es­te plan­tea­mien­to era co­rrec­to, la in­ves­ti­ga­ción se ha ba­sa­do en per­so­nas en las que la in­fec­ción por VIH se diag­nos­ti­có po­co des­pués del con­ta­gio. Es­to les per­mi­tió ini­ciar el tra­ta­mien­to an­ti­rre­tro­vi­ral an­tes de que el vi­rus cau­sa­ra es­tra­gos en su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Los mé­di­cos ra­zo­na­ron que es­te ti­po de per­so­nas son las que ten­drían más pro­ba­bi­li­da­des de res­pon­der a una va­cu­na

Vein­ti­cua­tro vo­lun­ta­rios re­ci­bie­ron una pri­me­ra do­sis de va­cu­na ha­ce tres años en el marco de un es­tu­dio pa­ra com­pro­bar si el pro­duc­to era se­gu­ro. Una vez su­pe­ra­da con éxi­to es­ta fa­se, se ha rea­li­za­do un se­gun­do es­tu­dio pa­ra com­pro­bar si la va­cu­na es efi­caz. En es­te se­gun­do es­tu­dio han par­ti­ci­pa­do quin­ce de aque­llos vein­ti­cua­tro vo­lun­ta­rios.

In­ves­ti­ga­cio­nes an­te­rio­res han de­mos­tra­do que, in­clu­so en pa­cien­tes que tie­nen el VIH in­de­tec-

Uno de los vo­lun­ta­rios lle­va más de me­dio año sin tra­ta­mien­to an­ti­rre­tro­vi­ral

Se ha en­sa­ya­do en per­so­nas que fue­ron diag­nos­ti­ca­das al po­co de con­traer la in­fec­ción Los in­ves­ti­ga­do­res quie­ren acla­rar por qué la va­cu­na só­lo fun­cio­na en al­gu­nos ca­sos

ta­ble en la san­gre, el vi­rus se atrin­che­ra en los lla­ma­dos re­ser­vo­rios. Allí se queda inac­ti­vo, en es­ta­do quies­cen­te, es­pe­ran­do la oca­sión de pro­li­fe­rar de nue­vo. Es­to ex­pli­ca que, cuan­do se ha in­ten­ta­do re­ti­rar el tra­ta­mien­to an­ti­rre­tro­vi­ral a per­so­nas que te­nían el vi­rus in­de­tec­ta­ble en la san­gre, es­te ha­ya re­bro­ta­do siem­pre en un pla­zo má­xi­mo de cua­tro semanas.

Con es­tos an­te­ce­den­tes, los in­ves­ti­ga­do­res han de­ci­di­do com­ple­men­tar la va­cu­na con un fár­ma­co que ac­ti­va el vi­rus de los re­ser­vo­rios y lo ha­ce sa­lir de su es­con­di­te. La ló­gi­ca de es­te tra­ta­mien­to es que, cuan­tos me­nos vi­rus que­den en los re­ser­vo­rios, más pro­ba­ble se­rá des­pués que el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio pue­da fre­nar­lo con la ayu­da de la va­cu­na.

Pa­ra ha­cer sa­lir los vi­rus es­con­di­dos, los vo­lun­ta­rios han re­ci­bi­do tres do­sis de ro­mi­dep­si­na, un fár­ma­co apro­ba­do en Es­ta­dos

Uni­dos pa­ra el tra­ta­mien­to de al­gu­nos cán­ce­res. Han re­ci­bi­do asi­mis­mo dos do­sis de la va­cu­na, una an­tes y la otra des­pués del tra­ta­mien­to con ro­mi­dep­si­na. La va­cu­na que se ha uti­li­za­do, lla­ma­da MVA.HIV­consv, fue desa­rro­lla­da ha­ce do­ce años por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford (Reino Uni­do).

Se­gún los re­sul­ta­dos pre­sen­ta­dos ayer en Seattle, es­ta es­tra­te­gia es­tá fun­cio­nan­do en cin­co per­so­nas y no ha fun­cio­na­do en ocho. “Son re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res, pe­ro al­can­za­mos un 40% de con­trol”, des­ta­ca Ch­ris­tian Man­zar­do, del hos­pi­tal Clí­nic, que tam­bién ha par­ti­ci­pa­do en la in­ves­ti­ga­ción. De las dos per­so­nas res­tan­tes no hay da­tos.

Otros dos es­tu­dios pre­sen­ta­dos an­te­rior­men­te ha­bían in­ten­ta­do re­pro­du­cir los efec­tos de los con­tro­la­do­res de eli­te con va­cu­nas, in­for­ma Bea­triz Mot­he. Es­te, sin em­bar­go, es el pri­me­ro que con­si­gue re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Los in­ves­ti­ga­do­res atri­bu­yen el éxi­to al ti­po de va­cu­na que se ha uti­li­za­do, al fár­ma­co ele­gi­do pa­ra ex­pul­sar el vi­rus de los re­ser­vo­rios y a la se­lec­ción de los par­ti­ci­pan­tes en el es­tu­dio.

Pe­ro “nos queda mu­cho tra­ba­jo por ha­cer”, ad­vier­te Bo­na­ven­tu­ra Clo­tet. Los pró­xi­mos ob­je­ti­vos de la in­ves­ti­ga­ción in­clu­yen acla­rar por qué la va­cu­na só­lo fun­cio­na en al­gu­nas per­so­nas y com­pro­bar du­ran­te cuán­to tiem­po se man­tie­ne su efi­ca­cia. A más lar­go pla­zo, el equi­po de Ir­siCai­xa as­pi­ra a “con­se­guir una va­cu­na efi­caz pa­ra to­da la po­bla­ción in­fec­ta­da”, des­ta­ca Clo­tet. Es­ta va­cu­na no só­lo de­be­ría fun­cio­nar en per­so­nas diag­nos­ti­ca­das po­co des­pués de con­traer el VIH co­mo las que han par­ti­ci­pa­do en es­te es­tu­dio, sino tam­bién en per­so­nas que lle­van dé­ca­das con­vi­vien­do con el vi­rus. Pa­ra con­se­guir es­ta va­cu­na pa­ra to­da la po­bla­ción “pue­den fal­tar diez o quin­ce años”, cal­cu­la Clo­tet.

José Mol­tó y Bea­triz Mot­he, que han coor­di­na­do la in­ves­ti­ga­ción, en un la­bo­ra­to­rio del ins­ti­tu­to Ir­siCai­xa

IN­MA SAINZ DE BARANDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.