Mes­si pier­de a sus cóm­pli­ces en la ban­da de­re­cha

El crack pa­sa de com­par­tir ban­da con Xavi y Alves a ju­gar con Go­mes y Ro­ber­to

La Vanguardia - - PORTADA - CAR­LES RUI­PÉ­REZ

Has­ta la tem­po­ra­da pa­sa­da Leo Mes­si y Dani Alves for­ma­ban pa­re­ja en el ca­len­ta­mien­to an­tes de los par­ti­dos. Des­pués de los ejer­ci­cios fí­si­cos se co­lo­ca­ban cer­ca de tri­bu­na y se pa­sa­ban la pe­lo­ta a unos 40 me­tros de dis­tan­cia. Ca­si va­lía la pe­na pagar pa­ra ver los ma­la­ba­ris­mos, los con­tro­les y la pre­ci­sión de am­bos. La pe­lo­ta ca­si no to­ca­ba el sue­lo. No se les caía. El pa­se iba al pie, al pe­cho o a la ca­be­za. Ese era el ni­vel de com­pe­ne­tra­ción al que lle­ga­ron co­mo la­te­ral y ex­tre­mo. Con Xavi for­ma­ban la me­jor ban­da del mun­do. Has­ta el pun­to de que los tres fue­ron ele­gi­dos en­tre los 20 pri­me­ros en el Ba­lón de Oro del 2011, que ga­nó Mes­si. El de Te­rras­sa fue ter­ce­ro y el bra­si­le­ño que­dó 19.º en la vo­ta­ción. Un año des­pués los tres es­tu­vie­ron en el on­ce ideal del FIFA. Xavi se fue a Qa­tar en el 2015 y Alves se es­ca­pó al Ju­ven­tus es­te ve­rano. El mar­tes, Mes­si com­par­tió ca­rril con An­dré Go­mes y Ser­gi Ro­ber­to. Y no es lo mis­mo, cla­ro.

No tie­ne na­da que ver, aun­que só­lo sea por el ba­ga­je de los acom­pa­ñan­tes. Alves es el la­te­ral más in­flu­yen­te de la úl­ti­ma dé­ca­da mien­tras que Ro­ber­to (25 años) no es un es­pe­cia­lis­ta en la po­si­ción, sino que siem­pre ha­bía ju­ga­do en el cen­tro del cam­po has­ta que Luis En­ri­que le re­ci­cló. Por su par­te, el in­te­rior por­tu­gués (23) aca­ba de ate­rri­zar en el Camp Nou y es im­po­si­ble com­pa­rar­le con un can­te­rano que ha ma­ma­do des­de pe­que­ño el es­ti­lo del Bar­ce­lo­na y lo apli­có du­ran­te más de 700 par­ti­dos has­ta su­bli­mar­lo.

En me­nos de dos años y tras una gestión de­por­ti­va que ha da­do tum­bos, Mes­si se ha que­da­do sin cóm­pli­ces, sin guar­daes­pal­das, sin ban­da. De pa­sar a ser la zo­na de in­fluen­cia más gran­de en el Ba­rça, la ri­ve droi­te se ha en­co­gi­do, ha da­do un pa­so atrás des­pués de que re­flo­ta­se cuan­do Luis En­ri­que con­ven­ció al diez pa­ra que aban­do­na­se la po­si­ción de fal­so nue­ve, en la que se mo­vió con Guardiola, Vi­la­no­va y Mar­tino, y vol­vie­se a par­tir co­mo ex­tre­mo, co­mo en sus orí­ge­nes. Leo acep­tó an­te la lle­ga­da de Luis Suá­rez, con el que hi­zo bue­nas mi­gas.

Tam­bién se acer­tó en la con­tra­ta­ción de Ivan Ra­ki­tic pa­ra cu­brir el hue­co que inevi­ta­ble­men­te te­nía que de­jar al­gún día Xavi. El re­le­vo fue mo­dé­li­co. El croa­ta, una es­tre­lla en Se­vi­lla, se su­po sa­cri­fi­car y fue un pun­tal du­ran­te dos tem­po­ra­das pa­ra el téc­ni­co as­tu­riano. Ra­ki­tic ha­cía las co­ber­tu­ras a Alves y pre­sio­na­ba don­de no lle­ga­ba Mes­si. No pa­ra­ba de co­rrer pa­ra ha­cer del pe­ga­men­to que man­te­nía jun­tas las lí­neas del equi­po. Ocho tí­tu­los ava­la­ron la apues­ta.

To­do iba co­mo la se­da has­ta que Luis En­ri­que em­pe­zó a de­jar­lo fue­ra de al­gu­nos par­ti­dos im­por­tan­tes. De ser miem­bro del on­ce de ga­la a ser sus­ti­tui­do en el des­can­so en Anoe­ta o ju­gar los 90 mi­nu­tos con­tra el Hér­cu­les. La com­pe­ten­cia con An­dré Go­mes y De­nis Suá­rez (fi­cha­dos es­te ve­rano), ade­más de Ra­fin­ha (re­cu­pe­ra­do de la le­sión del año pa­sa­do) en vez de su­bir el ni­vel de to­dos ha he­cho en­trar al croa­ta en una cri­sis de con­fian­za.

Aún más in­te­li­gi­ble ha si­do el ga­li­ma­tías

NUE­VOS SO­CIOS El ar­gen­tino se cen­tra en el cam­po ca­da vez más pa­ra acer­car­se a Suá­rez y Ney­mar

GA­LI­MA­TÍAS Por el la­te­ral ya han pa­sa­do Mon­to­ya, Dou­glas, Aleix Vidal y Ser­gi Ro­ber­to sin dar con el per­fil ade­cua­do

en el la­te­ral de­re­cho, por don­de han pa­sa­do Martín Mon­to­ya, Dou­glas, Aleix Vidal y Ser­gi Ro­ber­to sin po­der di­ge­rir la vi­to­la de sus­ti­tu­to de Dani Alves.

Can­te­rano, Mon­to­ya ya fue ti­tu­lar en la fi­nal de Co­pa del 2012 (el úl­ti­mo par­ti­do de Guardiola) y en el 2015 ju­gó los 90 mi­nu­tos en el Par­que de los Prín­ci­pes en la ida de los cuar­tos de fi­nal de la Cham­pions (1-3 pa­ra el Ba­rça). Ese fue su pe­núl­ti­mo par­ti­do. De re­pen­te, en­tró en la lis­ta ne­gra de Lu­cho y se fue al In­ter, al Be­tis y aho­ra al Valencia.

Se vio co­mo op­ción de fu­tu­ro al bra­si­le­ño Dou­glas, que ju­ga­ba en el São Pau­lo. Cos­tó 4,5 mi­llo­nes pe­ro no da­ba el ni­vel y ape­nas ju­gó 3 par­ti­dos de ini­cio.

An­te el ti­ra y aflo­ja de Alves pa­ra se­guir, el Ba­rça pa­gó 18 mi­llo­nes por Aleix Vidal, un ex­tre­mo re­con­ver­ti­do con éxi­to por Emery a la­te­ral en la rec­ta fi­nal de la tem­po­ra­da 2014-15. Acep­tó fi­char pe­se a te­ner que es­pe­rar me­dio año pa­ra ju­gar por la san­ción FIFA pe­ro des­pués Luis En­ri­que le pu­so la cruz. Des­apa­re­ció de las con­vo­ca­to­rias, se ca­só a me­dia tem­po­ra­da y pa­re­cía te­ner un pie fue­ra. Pe­ro a par­tir de enero re­ver­tió la si­tua­ción. Mar­có dos go­les y dio asis­ten­cias. Era otro. Has­ta que con­tra el Ala­vés, an­tes de ir a Pa­rís, le par­tie­ron el to­bi­llo en su me­jor mo­men­to. Por lo que Ser­gi Ro­ber­to se ha que­da­do só­lo con su buen ni­vel en la Liga y sus la­gu­nas de­fen­si­vas en la Cham­pions.

An­te ese pa­no­ra­ma, Mes­si ca­da vez se cen­tra más pa­ra jun­tar­se a Suá­rez y Ney­mar –ya ca­lien­ta con ellos– y la ban­da, otro­ra la me­jor, es­tá que­dan­do de­sier­ta.

CHRISTOPHE SI­MON / AFP

Ivan Ra­ki­tic vol­vió a ser su­plen­te en Pa­rís pe­se a su buen par­ti­do en Vi­to­ria, con gol in­clui­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.