La trai­ción co­mo leal­tad

La Vanguardia - - SUMARIO - Mà­rius Ca­rol DI­REC­TOR

JOHN Le Ca­rré, que fue es­pía an­tes que es­cri­tor de no­ve­las de agen­tes se­cre­tos, le ha­cía de­cir al pro­ta­go­nis­ta de Un es­pía per­fec­to que “trai­cio­na­mos pa­ra ser lea­les”. De to­dos mo­dos, el con­cep­to de leal­tad pue­de a ve­ces re­sul­tar am­bi­guo: ¿qué de­ben ha­cer los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de un país cuan­do pier­den la con­fian­za en su pre­si­den­te? Cier­ta­men­te, es su co­man­dan­te en je­fe, pe­ro na­die en­tien­de la re­la­ción en­tre Do­nald Trump y Vla­dí­mir Pu­tin, res­pon­sa­ble del KGB an­tes de ac­ce­der a la pre­si­den­cia de Ru­sia. Cuan­do los enemi­gos pa­san a ser ami­gos, es que al­guien ha gi­ra­do el ta­ble­ro po­lí­ti­co o es que ha equi­vo­ca­do el jue­go. Trump ani­mó con des­ca­ro a Pu­tin pa­ra que con­ti­nua­ra pi­ra­tean­do los co­rreos de su ri­val en la rec­ta fi­nal de la cam­pa­ña y lue­go se co­no­ció que miem­bros del equi­po del mag­na­te ha­bían man­te­ni­do en­cuen­tros con agen­tes se­cre­tos ru­sos. La con­ver­sa­ción de Mi­chael Flynn, con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal in péc­to­re, con Ser­guéi Kis­liak, em­ba­ja­dor ru­so en Was­hing­ton, cuan­do Oba­ma im­pu­so du­ras san­cio­nes a Mos­cú, fue la go­ta que col­mó el va­so de la des­con­fian­za.

Es­ta se­ma­na, Flynn ha per­di­do el car­go sin tiem­po a dis­fru­tar­lo y la dis­tan­cia en­tre el hom­bre del pe­lo pa­ja y sus agen­tes se­cre­tos es abis­mal. The New York Ti­mes y la CNN han ase­gu­ra­do que la frac­tu­ra no tie­ne arre­glo: el es­pio­na­je ocul­ta in­for­ma­ción de­li­ca­da a su pre­si­den­te y es­te ha de­ci­di­do ha­cer lim­pie­za en el la­do os­cu­ro de la fuer­za. Trump nom­bra­rá a Step­hen A. Fein­berg, otro mul­ti­mi­llo­na­rio con mu­cho ca­pi­tal pe­ro es­ca­sa ex­pe­rien­cia, pa­ra que le­van­te las mo­que­tas de la se­gu­ri­dad na­cio­nal. El Es­ta­do no es uno de sus ca­si­nos, ni los es­pías son sus cru­piers con pa­ja­ri­ta. Sin em­bar­go, pa­re­ce ac­tuar co­mo el due­ño de las ru­le­tas, no co­mo un es­ta­dis­ta. Aún no lle­va un mes en la Ca­sa Blan­ca y el re­cin­to pa­re­ce el hotel de los líos. Quien le ha acon­se­ja­do pur­gar a los es­pías de­be­ría sa­ber que tie­nen mal per­der. Y el pre­si­den­te, po­co que ga­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.