¿Li­ber­tad pa­ra qué?

La Vanguardia - - SUMARIO - I. MAR­TÍ­NEZ DE PI­SÓN, es­cri­tor

El triun­fo de Trump ha da­do un vuel­co a las re­la­cio­nes de Ru­sia y EE.UU., co­mo ex­pli­ca Ig­na­cio Mar­tí­nez de Pi­són: “Di­cen que los hac­kers de Pu­tin con­tri­bu­ye­ron a la vic­to­ria elec­to­ral de Trump y que en­tre los co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos a es­te hay em­pre­sa­rios con im­por­tan­tes in­tere­ses en Ru­sia. Pe­ro eso es calderilla al la­do de lo que de ver­dad les une: la con­vic­ción de que las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas aca­ban con­vir­tién­do­se en un es­tor­bo”.

Un pe­rro ame­ri­cano, uno po­la­co y uno ru­so. El ame­ri­cano ex­pli­ca a los otros dos có­mo fun­cio­nan las co­sas en su país. “En Amé­ri­ca –les di­ce–, si la­dráis mu­cho, en al­gún mo­men­to lle­ga­rá al­guien y os da­rá un tro­zo de car­ne”. El pe­rro po­la­co di­ce: “¿Qué es car­ne?”. Y el ru­so: “¿Qué es la­drar?”. Es uno de los chis­tes de ru­sos que Ro­nald Rea­gan co­lec­cio­na­ba cuan­do era pre­si­den­te. Reunió mu­chos, en­tre ellos el del hom­bre que va al KGB a de­nun­ciar la pér­di­da de su lo­ro. Los agen­tes del KGB le pre­gun­tan por qué en vez de mo­les­tar­les a ellos no se lo cuen­ta a la po­li­cía lo­cal. Y el hom­bre di­ce: “Só­lo que­ría que su­pie­ran que no es­toy de acuer­do con lo que mi lo­ro va di­cien­do por ahí”. Los chis­tes de Rea­gan siem­pre se bur­la­ban de lo mis­mo: de la fal­ta de li­ber­tad con que se vi­vía en la Unión So­vié­ti­ca. Son un buen re­fle­jo del es­pí­ri­tu de los años ochen­ta, los úl­ti­mos de la guerra fría.

En el pa­so de esa dé­ca­da a la si­guien­te, to­do se ace­le­ró de gol­pe. Rea­gan aban­do­nó la pre­si­den­cia, el mu­ro de Ber­lín se des­mo­ro­nó y el blo­que so­vié­ti­co hi­zo im­plo­sión. El ex­pe­ri­men­to co­mu­nis­ta ha­bía du­ra­do po­co más de se­ten­ta años y, en efec­to, la li­ber­tad no ha­bía for­ma­do par­te de sus in­gre­dien­tes prin­ci­pa­les. Es­te año se cum­ple el pri­mer cen­te­na­rio de la re­vo­lu­ción ru­sa, por lo que ima­gino que las editoriales re­cu­pe­ra­rán los tes­ti­mo­nios de los pri­me­ros viaje­ros es­pa­ño­les por la Unión So­vié­ti­ca. Uno de ellos fue el so­cia­lis­ta Fer­nan­do de los Ríos, a quien Le­nin sol­tó el fa­mo­so “¿Li­ber­tad pa­ra qué?” cuan­do en 1920 le vi­si­tó en Mos­cú y le pre­gun­tó cuán­do de­vol­ve­rían los bol­che­vi­ques la li­ber­tad a los ciu­da­da­nos. Quien cre­ye­ra que la su­pre­sión de las li­ber­ta­des era una me­di­da pro­vi­sio­nal, to­ma­da con el fin de pro­te­ger las con­quis­tas de la re­vo­lu­ción, es­ta­ba equi­vo­ca­do. ¿Li­ber­tad pa­ra qué? ¡Si pre­ci­sa­men­te el triun­fo de la re­vo­lu­ción ha­cía in­ne­ce­sa­ria la cur­si­le­ría esa de la li­ber­tad! Em­pe­za­ban los se­ten­ta años de éxi­to de los chis­tes de ru­sos.

En 1991, con el des­pla­za­mien­to de Mi­jaíl Gor­ba­chov por Bo­ris Yel­tsin, que­dó de­fi­ni­ti­va­men­te en­te­rra­da la ten­sión en­tre ca­pi­ta­lis­mo y co­mu­nis­mo. En­ton­ces no sa­bía­mos que una de las víc­ti­mas co­la­te­ra­les iba a ser la so­cial­de­mo­cra­cia, un pa­ra­pe­to que ha­bía si­do muy útil al ca­pi­ta­lis­mo y que de re­pen­te se vol­vió in­ne­ce­sa­rio. ¿So­cial­de­mo­cra­cia pa­ra qué? ¡Si pre­ci­sa­men­te el triun­fo del ca­pi­ta­lis­mo, et­cé­te­ra! En Ru­sia, el pa­so de un sis­te­ma eco­nó­mi­co a otro se hi­zo a la bra­va. La pri­va­ti­za­ción de las em­pre­sas pú­bli­cas se lle­vó a ca­bo di­vi­dien­do su va­lor en bo­nos y re­par­tien­do es­tos en­tre to­dos los ciu­da­da­nos ma­yo­res de un año. Co­mo en­tre­tan­to la in­fla­ción se ha­bía dis­pa­ra­do, los bo­nos ya ca­si no va­lían na­da cuan­do lle­ga­ron a ma­nos de la po­bla­ción. Al fi­nal hu­bo unos lis­ti­llos que por po­co di­ne­ro se que­da­ron con to­do: sur­gía así la nue­va oli­gar­quía. Los chis­tes so­bre la fal­ta de li­ber­ta­des de los ru­sos die­ron en­ton­ces pa­so a chis­tes so­bre esos nue­vos ri­cos, in­cul­tos, or­di­na­rios, bru­ta­les. En Li­mó­nov, una no­ve­la que re­crea con acier­to esa con­vul­sa eta­pa his­tó­ri­ca, Em­ma­nuel Ca­rrè­re in­clu­yó uno de esos chis­tes. Dos nue­vos ri­cos ob­ser­van que lle­van el mis­mo tra­je, y uno di­ce: “Yo he pa­ga­do cin­co mil dó­la­res en la Ave­nue Mon­taig­ne”. “¿Ah, sí?”, re­pli­ca el otro, triunfal, “¡a mí me ha cos­ta­do diez mil!”.

¡Qué vuel­tas da la vi­da, que con Vla­dí­mir Pu­tin en el Krem­lin y Do­nald Trump en la Ca­sa Blan­ca ha re­em­pla­za­do la tra­di­cio­nal ri­va­li­dad en­tre las dos po­ten­cias por una com­pli­ci­dad in­con­fe­sa­ble! Di­cen que los hac­kers de Pu­tin con­tri­bu­ye­ron a la vic­to­ria elec­to­ral de Trump y que en­tre los co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos a es­te hay em­pre­sa­rios con im­por­tan­tes in­tere­ses en Ru­sia. Pe­ro eso es calderilla al la­do de lo que de ver­dad les une: la con­vic­ción de que las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas aca­ban con­vir­tién­do­se en un es­tor­bo. Su idea de la de­mo­cra­cia es tan sim­ple co­mo: “Si la gen­te me vo­ta, ten­go de­re­cho a ha­cer lo que me dé la ga­na”. La se­ma­na pa­sa­da, el lí­der opo­si­tor que as­pi­ra­ba a dispu­tar­le a Pu­tin la pre­si­den­cia en las elec­cio­nes del 2018 que­dó in­ha­bi­li­ta­do tras ser con­de­na­do por apro­pia­ción in­de­bi­da. Que una con­de­na an­te­rior por la mis­ma cau­sa fue­ra anu­la­da en su mo­men­to por irre­gu­la­ri­da­des fla­gran­tes in­du­ce a pen­sar que es­ta­mos an­te un ca­so de uti­li­za­ción de la jus­ti­cia con fi­nes po­lí­ti­cos. De los guio­nis­tas que idea­ron el pa­ri­pé con Med­vé­dev pa­ra que es­te le guar­da­ra ca­len­ti­to el si­llón a Pu­tin du­ran­te cua­tro años po­de­mos es­pe­rar cual­quier ti­po de ins­tru­men­ta­li­za­cio­nes. Re­cor­de­mos que en 1999 Pu­tin apar­tó a Yel­tsin del po­der y que des­de en­ton­ces na­die ha po­di­do apar­tar­le a él: si ga­na las elec­cio­nes del año que vie­ne ha­brá ba­ti­do el ré­cord del mis­mí­si­mo Sta­lin. Y mien­tras Pu­tin aplau­día la de­ci­sión de sus do­mes­ti­ca­dos jue­ces, su com­pa­dre Trump se aba­lan­za­ba so­bre Twit­ter pa­ra in­sul­tar al juez fe­de­ral que ha­bía osa­do blo­quear su de­cre­to con­tra la in­mi­gra­ción... El des­pre­cio que am­bos com­par­ten ha­cia la se­pa­ra­ción de po­de­res no es otra co­sa que des­pre­cio ha­cia la de­mo­cra­cia.

El des­pre­cio de Trump y Pu­tin a la se­pa­ra­ción de po­de­res no es otra co­sa que des­pre­cio a la de­mo­cra­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.