Vi­ki Odint­co­va

Modelos de éxi­to se jue­gan la vi­da por una foto

La Vanguardia - - SUMARIO - GEN­TE

Ju­gar­se la vi­da pa­ra ser más po­pu­lar en Ins­ta­gram o con el ob­je­to de ga­nar fa­ma co­mo mo­de­lo ca­re­ce de to­da ló­gi­ca. Con su mal ejem­plo, Vi­ki Odint­co­va pue­de ani­mar a sus se­gui­do­res a emu­lar sus ges­tas al bor­de de la muer­te.

Apa­ren­te­men­te lo tie­ne to­do. Ju­ven­tud, éxi­to, be­lle­za, sa­lud, di­ne­ro, pres­ti­gio en su am­bien­te laboral... ¿Y se jue­ga la vi­da por una foto? A la mo­de­lo ru­sa Vi­ki Odint­co­va –ha­ce unos me­ses se­ña­la­da co­mo su­pues­ta no­via de Fer­nan­do Alonso– no se le ha ocu­rri­do otra co­sa pa­ra lla­mar la aten­ción (pa­re­ce que 3,2 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram no son su­fi­cien­tes) que su­bir­se a la azo­tea de uno de los ras­ca­cie­los más al­tos de Du­bái y de­jar que le to­ma­ran fo­tos con el cuer­po sus­pen­di­do en el va­cío asi­da al bra­zo de un jo­ven, sin nin­gún ti­po de pro­tec­ción.

Que to­do va­le en las re­des so­cia­les pa­ra lla­mar la aten­ción es al­go que na­die nie­ga a es­tas al­tu­ras. Aun­que en es­te ca­so sor­pren­de que esa si­tua­ción de ries­go ex­tre­mo (muy re­pe­ti­da en­tre in­ter­nau­tas anó­ni­mos que bus­can des­ta­car, aun­que sea ju­gán­do­se la vi­da, pa­ra ga­nar se­gui­do­res) la asu­ma una mo­de­lo que go­za ya de re­co­no­ci­do éxi­to. Co­mo di­rían los ex­per­tos que ana­li­zan los com­por­ta­mien­tos en las re­des so­cia­les, un mal ejem­plo pa­ra esos mi­llo­nes de per­so­nas que si­guen al mi­nu­to to­do lo que ha­ce la jo­ven.

Vi­ki Odint­co­va se alió pa­ra es­ta se­sión fo­to­grá­fi­ca de in­far­to con los ins­ta­gra­mers Oleg­cric­ket y Ale­xan­der Tik­ho­mi­rov, po­pu­la­res en las re­des por ex­hi­bir al lí­mi­te su amor por las al­tu­ras. En es­te ca­so ade­más de las fo­tos (si só­lo exis­tie­ran las ins­tan­tá­neas, siem­pre ca­bría la du­da de un mon­ta­je) la se­sión es­tá do­cu­men­ta­da con un ví­deo que pa­re­ce muy real y no ap­to pa­ra aque­llos que pa­de­cen vér­ti­go. Unas imá­ge­nes en las que el cuer­po de Odint­co­va, en es­tos mo­men­tos su prin­ci­pal me­dio de vi­da, pa­sa a un se­gun­do plano. Lo que ver­da­de­ra­men­te im­pac­ta en ese ví­deo es ver có­mo la mo­de­lo no du­da en ju­gar­se la vi­da a cam­bio de me­dia do­ce­na de fo­tos. Se la ve ca­mi­nan­do por una vi­ga, sin nin­gu­na ba­ran­di­lla ni otra pro­tec­ción, a tres­cien­tos me­tros del sue­lo. El mí­ni­mo des­liz, con­tra­tiem­po o pa­so mal da­do se­rían mor­ta­les de ne- ce­si­dad en esa es­tre­cha pa­sa­re­la.

Se des­co­no­ce si la mo­de­lo cal­cu­ló an­tes de as­cen­der has­ta la azo­tea del ras­ca­cie­los las con­se­cuen­cias de esa se­sión fo­to­grá­fi­ca de in­far­to. Si bus­ca­ba lla­mar la aten­ción más allá de la pa­sa­re­la con­ven­cio­nal y ga­nar se­gui­do­res, el ob­je­ti­vo se ha con­se­gui­do. Las fo­tos de más ries­go son hoy las que más “me gus­ta” su­man en su cuen­ta de Ins­ta­gram. Pe­ro esas imá­ge­nes tam­bién ocu­pan un lu­gar des­ta­ca­do en la lis­ta de las más comentadas. Y no to­dos los men­sa­jes que ha re­ci­bi­do son pa­ra

fe­li­ci­tar­la. “Qué es­tu­pi­dez, pa­re­céis adul­tos y ha­céis es­to. Unos lu­chan por su vi­da y otros la po­nen en ries­go”, co­men­ta un usua­rio que ha vis­to las fo­tos en las re­des so­cia­les. “¿Y si te hu­bie­ras caí­do... No tu­vis­te un po­co de com­pa­sión por tus pa­dres?”, es­cri­be otro in­ter­nau­ta.

La po­lé­mi­ca es­tá ser­vi­da, aun­que de mo­men­to pa­re­ce que ga­nan por goleada los que aplau­den que ha­ya pues­to en ries­go su vi­da so­bre aque­llos que la cri­ti­can por lo que con­si­de­ran una es­tu­pi­dez y un mal ejem­plo pa­ra quie­nes si­guen su día a día en las re­des.

Vi­ki Odint­co­va ha imi­ta­do los pa­sos de otra mo­de­lo ru­sa, An­ge­la Nikolau, co­no­ci­da co­mo la “rei­na de las sel­fies ex­tre­mas”. Es­ta jo­ven, de 23 años, se ha he­cho fa­mo­sa en las pla­ta­for­mas de in­ter­net por sus fo­tos en azo­teas, puen­tes o an­da­mios sin nin­gún ti­po de se­gu­ri­dad. En al­gu­nos paí­ses, co­mo Chi­na, se per­si­gue a es­ta mo­de­lo por en­ten­der que su ejem­plo ani­ma a otras per­so­nas anó­ni­mas a pro­ta­go­ni­zar au­to­fo­tos de ries­go, cul­pa­bles de mu­chas muer­tes.

Men­sa­jes en­fren­ta­dos en las re­des: unos aplau­den esas fo­tos y otros las cri­ti­can por ser el peor de los ejem­plos

INS­TA­GRAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.