Una muer­te fu­gaz

La po­li­cía malasia de­tie­ne a otros dos sos­pe­cho­sos en re­la­ción con el ase­si­na­to

La Vanguardia - - SUMARIO - ISIDRE AMBRÓS Hong Kong. Co­rres­pon­sal

Bas­ta­ron cin­co se­gun­dos pa­ra aca­bar con la vi­da de Kim Jong Nam, el her­mano del lí­der nor­co­reano, Kim Jong Un, sos­pe­cho­so de en­con­trar­se de­trás del cri­men co­me­ti­do en el ae­ro­puer­to de Kua­la Lum­pur el pa­sa­do lu­nes.

La mu­jer viet­na­mi­ta di­ce a la po­li­cía que la en­ga­ña­ron y que creía que le gas­ta­ban una bro­ma a la víc­ti­ma

La muer­te de Kim Jong Nam, el her­mano ma­yor del lí­der de Co­rea del Nor­te, Kim Jong Un, per­ma­ne­ce aún en una ne­bu­lo­sa, pe­ro cre­ce el sen­ti­mien­to de que fue ful­gu­ran­te y atroz a me­di­da que avan­zan las in­ves­ti­ga­cio­nes y se co­no­cen de­ta­lles del ata­que que su­frió en el ae­ro­puer­to de Kua­la Lum­pur la ma­ña­na del lu­nes. Un ase­si­na­to que las au­to­ri­da­des de Co­rea del Sur atri­bu­yen al ré­gi­men nor­co­reano, que per­ma­ne­ce en si­len­cio y ayer ce­le­bra­ba el 75.º aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de Kim Jong Il, pa­dre de la víc­ti­ma y del ac­tual lí­der.

Las agre­so­ras de Kim Jong Nam no tar­da­ron más de cin­co se­gun­dos en ad­mi­nis­trar­le el ve­neno po­de­ro­sí­si­mo que le ma­tó en muy po­co tiem­po. Una jo­ven se le pu­so en­fren­te y lo dis­tra­jo y otra le pu­so un guan­te de co­lor azul os­cu­ro en la ca­ra y se fue­ron. To­do su­ce­dió en un abrir y ce­rrar de ojos, se­gún re­ve­ló el dia­rio ma­la­sio New

Straits Ti­mes. Un plan per­fec­to y eje­cu­ta­do de for­ma im­pe­ca­ble si no hu­bie­ra ha­bi­do cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia en el ae­ro­puer­to, que re­gis­tra­ron la ac­ción.

La re­vi­sión de es­tas gra­ba­cio­nes per­mi­tió a la po­li­cía malasia de­te­ner ayer a una se­gun­da mu­jer que apa­re­cía en las imá­ge­nes jun­to a la víc­ti­ma y a su no­vio ma­la­sio, que la ha­bría ayu­da­do. Se tra­ta de una jo­ven de 25 años, lla­ma­da Si­ti Ais­hah, con pa­sa­por­te in­do­ne­sio. Las au­to­ri­da­des de es­te país con­fir­ma­ron su na­cio­na­li­dad y le ofre­cie­ron asis­ten­cia con­su­lar. Al­go que no pu­die­ron ha­cer las de Ha­noi, que ad­vir­tie­ron que en sus ar­chi­vos no exis­te nin­gu­na mu­jer lla­ma­da Doan Thi Huong, de­te­ni­da el miér­co­les. Am­bas per­ma­ne­ce­rán, de mo­men­to, sie­te días de­te­ni­das pa­ra co­la­bo­rar en las in­ves­ti­ga­cio­nes, se­gún el ins­pec­tor ge­ne­ral de la po­li­cía, Ja­lid Abu Ba­kar.

La mu­jer viet­na­mi­ta arres­ta­da, de 28 años, ex­pli­có a la po­li­cía que fue en­ga­ña­da pa­ra ata­car a Kim Jong Nam y que se pen­só que se tra­ta­ba de una bro­ma, se­gún el dia­rio ma­la­sio The Star. Di­jo que fue aban­do­na­da por la otra mu­jer y cua­tro hom­bres que par­ti­ci­pa­ron en el ata­que y que to­dos ellos se ha­bían que­da­do en un hotel cer­cano al ae­ro­puer­to y que, al sen­tir­se so­la, de­ci­dió vo­lar a Viet­nam.

Por su par­te, la au­to­ri­da­des ma­la­sias co­mu­ni­ca­ron a Pyong­yang que de­vol­ve­rán el cuer­po de la víc­ti­ma en cuan­to ter­mi­nen los aná­li­sis, pe­ro pre­ci­sa­ron que que­dan pro­ce­di­mien­tos por se­guir.

Mien­tras, sur­gen nue­vas revelaciones que con­fir­ma­rían la par­ti­ci­pa­ción de Kim Jong Un en la muer­te de su her­mano. Se­gún la agen­cia Yon­hap, di­plo­má­ti­cos nor­co­rea­nos se en­tre­vis­ta­ron an­tes y des­pués de fi­nal de año con Kim Jong Nam pa­ra per­sua­dir­le de que re­gre­sa­ra al país sin ha­cer nin­gún es­cán­da­lo. Es­te les pi­dió tiem­po y no les dio una res­pues­ta de­fi­ni­ti­va. Es­ta ac­ti­tud pu­do in­quie­tar a Kim Jong Un, apa­ren­te­men­te preo­cu­pa­do por­que su her­mano hu­ye­ra a EE.UU. o Co­rea del Sur y se pu­die­ra con­ver­tir en una al­ter­na­ti­va a su li­de­raz­go, y le pu­do im­pul­sa­do a dar la or­den fra­tri­ci­da an­tes de que bus­ca­ra asi­lo en un país ex­tran­je­ro.

KCNA / REUTERS

El lí­der nor­co­reano, Kim Jong Un, ayer en los ac­tos por el 75.º aniver­sa­rio de su pa­dre, Kim Jong Il

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.