Los te­mas del día

La Vanguardia - - SUMARIO -

El de­ba­te so­bre la pro­lon­ga­ción de la edad de ju­bi­la­ción has­ta los se­ten­ta años, y la crea­ción de una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción pa­ra fis­ca­li­zar la la­bor de Jor­ge Fer­nán­dez Díaz en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

MIKEL Le­gar­da, dipu­tado por el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vas­co, pre­si­di­rá la co­mi­sión par­la­men­ta­ria de in­ves­ti­ga­ción que de­be es­tu­diar las ac­tua­cio­nes pre­sun­ta­men­te ile­ga­les del ex­mi­nis­tro del In­te­rior Jor­ge Fer­nán­dez Díaz an­te el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán. Es­te es uno de los as­pec­tos del acuer­do al­can­za­do ayer en el Con­gre­so de los Dipu­tados. La co­mi­sión, cu­ya crea­ción se acor­dó el pa­sa­do sep­tiem­bre a pro­pues­ta del PSOE, po­dría cons­ti­tuir­se for­mal­men­te la se­ma­na que vie­ne y po­ner­se a tra­ba­jar de in­me­dia­to. La in­te­gra­rán tres dipu­tados po­pu­la­res, dos so­cia­lis­tas, dos de Po­de­mos, y uno de ERC, PNV, Ciu­da­da­nos y Gru­po Mix­to.

Tam­bién la pró­xi­ma se­ma­na, el Con­gre­so apro­ba­rá la crea­ción de otra co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra, re­la­ti­va a la sa­li­da a bol­sa de Ban­kia en el 2011. Es­to su­ce­de­rá po­cos días des­pués de que la Au­dien­cia Na­cio­nal or­de­na­ra investigar las ac­tua­cio­nes de Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña cuan­do se pro­du­jo la men­cio­na­da sa­li­da, y de Julio Se­gu­ra, en­ton­ces pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res.

Es­tas y otras co­mi­sio­nes tie­nen su ra­zón de ser, en par­ti­cu­lar cuan­do pue­den ayu­dar a los ciu­da­da­nos a co­no­cer to­da la ver­dad de los he­chos, y a la Ad­mi­nis­tra­ción a es­ta­ble­cer las me­di­das per­ti­nen­tes pa­ra de­pu­rar res­pon­sa­bi­li­da­des, si hu­bie­ra lu­gar a ello, y pa­ra evi­tar que las con­duc­tas inade­cua­das se re­pi­tan. Pe­ro es tam­bién un he­cho in­con­tes­ta­ble que los par­ti­dos po­lí­ti­cos las uti­li­zan en oca­sio­nes pa­ra am­pliar su cam­po de ba­ta­lla. Bas­ta que una for­ma­ción im­pul­se una co­mi­sión so­bre un de­ter­mi­na­do pe­rio­do pa­ra que otra bus­que las raí­ces de la cues­tión a de­ba­te en una eta­pa en la que os­ten­ta­ba el po­der su ri­val. Y, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, las dis­cu­sio­nes se pro­lon­gan co­mo si fue­ran un com­ba­te de boxeo de lar­ga du­ra­ción, en el que los con­ten­dien­tes op­tan por des­gas­tar y des­gas­tar al con­tra­rio con la es­pe­ran­za, an­te to­do, de que al fi­nal el re­cuen­to de puntos les sea fa­vo­ra­ble.

Tam­bién es­te ti­po de pe­lea pro­lon­ga­da po­dría lle­gar a te­ner sen­ti­do. Siem­pre y cuan­do, co­mo apun­tá­ba­mos más arri­ba, a su tér­mino las res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas de los he­chos ana­li­za­dos es­tén cla­ras y se se­pa có­mo evi­tar su re­pe­ti­ción. Por el con­tra­rio, cuan­do las co­mi­sio­nes se plan­tean co­mo una oca­sión pa­ra la bre­ga, co­mo un ges­to pa­ra ate­nuar un cli­ma de co­la­bo­ra­ción po­lí­ti­ca en las gran­des cues­tio­nes o, en de­fi­ni­ti­va, sin vo­lun­tad sin­ce­ra de lle­gar has­ta el fon­do, su sen­ti­do se re­du­ce. En tal ca­so, pue­de lle­gar a ser me­jor no du­pli­car es­fuer­zos y de­jar que la jus­ti­cia ha­ga su tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.