El Se­na­do tum­ba una ley que im­pe­día a los en­fer­mos men­ta­les te­ner ar­mas

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - WAS­HING­TON Redacción y agen­cias

Una de las po­lí­ti­cas más fir­mes del ex­pre­si­den­te Oba­ma fue con­tro­lar la ven­ta de ar­mas. Su ob­je­ti­vo era im­pe­dir su pro­li­fe­ra­ción, es­pe­cial­men­te en­tre co­lec­ti­vos de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des psí­qui­cas y en­fer­me­da­des men­ta­les. En es­te sen­ti­do im­pul­só una ley que el Con­gre­so apro­bó y que im­pe­día a 75.000 in­di­vi­duos afec­ta­dos por es­tas do­len­cias po­seer ar­mas.

Ayer, sin em­bar­go, el Se­na­do, con­tro­la­do por los re­pu­bli­ca­nos, anu­ló es­ta ley so­bre la ba­se de que to­dos los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen de­re­cho a lle­var ar­mas y que de­ne­gar es­te de­re­cho a los en­fer­mos men­ta­les sig­ni­fi­ca es­tig­ma­ti­zar­los.

La Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle, que fi­nan­cia las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de mu­chos con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos y al­gu­nos de­mó­cra­tas, aplau­dió la me­di­da y lo mis­mo hi­zo la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU) so­bre la ba­se de que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des psí­qui­cas “son un gru­po muy am­plio y di­ver­so” y no vio­len­to en sí mis­mo.

Oba­ma im­pul­só la ley a raíz de la ma­tan­za del 2012 en el co­le­gio Sandy Hook de en­se­ñan­za pri­ma­ria, si­tua­do en New­ton (Con­nec­ti­cut). Un jo­ven con sín­dro­me de As­per­ger y un tras­torno ob­se­si­vo­com­pul­si­vo co­gió las ar­mas de su ma­dre y, des­pués de ase­si­nar­la, ma­tó a 20 ni­ños y seis em­plea­dos de la es­cue­la.

El Se­na­dor Ch­ris Murphy, de­mó­cra­ta de Con­nec­ti­cut, de­cla­ró que no sa­bía có­mo iba a ex­pli­car a sus elec­to­res que el Con­gre­so fa­ci­li­ta­ba en lu­gar de di­fi­cul­tar la ven­ta de ar­mas a los en­fer­mos men­ta­les. “Si eres in­ca­paz, por ejem­plo, de ges­tio­nar tus asun­tos fi­nan­cie­ros, ¿có­mo va­mos a su­po­ner que vas a ser el pro­pie­ta­rio ca­bal de un ar­ma pe­li­gro­sa y le­tal?”.

El se­na­dor Char­les Grass­ley, re­pu­bli­cano de Io­wa, de­fen­dió la sus­pen­sión de la ley de Oba­ma por­que era de­ma­sia­do va­ga. Ex­pli­có que en la ca­te­go­ría de en­fer­mos men­ta­les po­dían en­trar per­so­nas con des­ór­de­nes ali­men­ti­cios o problemas con el sue­ño.

Dan Gross, pre­si­den­te de la cam­pa­ña Brady pa­ra evi­tar la vio­len­cia de las ar­mas, de­cla­ró que el vo­to de ayer en el Se­na­do va des­ti­na­do “a am­pliar la ba­se de clien­tes de la in­dus­tria de las ar­mas a ex­pen­sas de los más vul­ne­ra­bles, per­so­nas en pe­li­gro de ha­cer­se da­ño o cau­sar­lo a otras”.

La re­so­lu­ción del Se­na­do fue apro­ba­da por 57 vo­tos a fa­vor (en­tre ellos el de va­rios de­mó­cra­tas) y 43 en con­tra. La Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, tam­bién de ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na, ha­bía apro­ba­do una re­so­lu­ción si­mi­lar ha­ce unas semanas. Aho­ra só­lo fal­ta la fir­ma de Trump, que se da por des­con­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.