La ONU y la Liga Ára­be exi­gen a Trump que vuel­va a los dos es­ta­dos

La de­re­cha is­rae­lí ce­le­bra la re­nun­cia y re­cla­ma más avan­ces en Cis­jor­da­nia

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - HEN­RI­QUE CYMERMAN BENARROCH Jerusalén. Co­rres­pon­sal

Mien­tras la ul­tra­de­re­cha is­rae­lí ce­le­bra­ba la re­nun­cia de EE.UU. a de­fen­der un Es­ta­do pa­les­tino, en Ra­ma­la el li­de­raz­go se sen­tía ayer ais­la­do y huér­fano.

En­con­tra­ron am­pa­ro en el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, An­tó­nio Gu­te­rres, que de­jó cla­ra su pos­tu­ra: “No hay una so­lu­ción al­ter­na­ti­va pa­ra la si­tua­ción en­tre Is­rael y Pa­les­ti­na que es­ta­ble­cer dos es­ta­dos, y de­be­mos ha­cer to­do lo que po­da­mos pa­ra man­te­ner es­to”. El lí­der de la Liga Ára­be, Ah­med Aboul Gheit, coin­ci­dió en que el con­flic­to re­quie­re vol­ver a un Es­ta­do pa­les­tino “con las fron­te­ras de 1967 y ca­pi­tal en Jerusalén”.

El pre­si­den­te pa­les­tino, Mah­mud Abas, re­cha­zó tam­bién el aban­dono de los dos es­ta­dos y ur­gió al pre­mier is­rae­lí, Be­nia­min Ne­tan­yahu, a obe­de­cer a Do­nald Trump cuan­do le di­jo que li­mi­ta­se la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos. Una al­ta fuen­te pró­xi­ma a Abas di­jo a La

Van­guar­dia que “los paí­ses ára­bes so­bre los que Ne­tan­yahu ha­bló al pre­sen­tar un pro­yec­to de paz re­gio­nal exi­gi­rán vol­ver a la fór­mu­la de los dos es­ta­dos”. El dipu­tado ára­be is­rae­lí Ah­med Ti­bi, que ase­so­ra al pre­si­den­te pa­les­tino, afir­mó con iro­nía: “Si no, yo em­pie­zo mi cam­pa­ña pa­ra ser pri­mer mi­nis­tro de Is­rael”. En Ra­ma­la es­tán con­ven­ci­dos de que cuan­do el yerno de Trump, Ja­red Kush­ner, y sus ayu­dan­tes em­pie­cen a via­jar por Jerusalén, Ra­ma­la, el mun­do ára­be y las ca­pi­ta­les eu­ro­peas des­cu­bri­rán que la des­pe­di­da al Es­ta­do pa­les­tino fue pre­ma­tu­ra, ya que la al­ter­na­ti­va es inacep­ta­ble, so­bre to­do pa­ra Is­rael.

La de­re­cha is­rae­lí, en­ca­be­za­da por el Con­se­jo de Co­lo­nos de Cis­jor­da­nia, reac­cio­nó con euforia al en­cuen­tro en la Ca­sa Blan­ca. “La ban­de­ra pa­les­ti­na pue­de ser re­ti­ra­da del más­til y re­em­pla­za­da por la de Is­rael”, de­cla­ró el mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Naf­ta­li Ben­nett, lí­der de Ca­sa Ju­día y prin­ci­pal ri­val del pri­mer mi­nis­tro en la de­re­cha.

Un exul­tan­te Ne­tan­yahu se en­con­tró, por pri­me­ra vez, con un pre­si­den­te re­pu­bli­cano en Was­hing­ton pró­xi­mo a su ideo­lo­gía. “Nun­ca hu­bo un me­jor ami­go de Is­rael en la Ca­sa Blan­ca”, di­jo el lí­der is­rae­lí, que en el pa­sa­do vi­vió mo­men­tos ten­sos con los pre­si­den­tes de­mó­cra­tas Bill Clin­ton y, so­bre to­do, Ba­rack Oba­ma. Aho­ra, un man­da­ta­rio de EE.UU. plan­tea un cam­bio de 180 gra­dos, des­mar­cán­do­se abier­ta­men­te de la so­lu­ción de los dos es­ta­dos, y plan­tean­do la po­si­bi­li­dad de que el “Is­rael ju­dío y de­mo­crá­ti­co” se vuel­va un Es­ta­do bi­na­cio­nal. Ana­lis­tas is­rae­líes co­mo Ba­rack Ra­vid di­cen que “el fun­da­dor del sio­nis­mo, Theo­dor Herzl, y el pri­mer lí­der del país, Ben Gu­rion, se es­ta­rán re­mo­vien­do en sus tum­bas al es­cu­char al­go que prác­ti­ca­men­te na­die de­fien­de en el ma­pa po­lí­ti­co is­rae­lí”.

Cuan­do Trump di­jo que las dos par­tes de­be­rán ha­cer con­ce­sio­nes, se di­ri­gió a Ne­tan­yahu y le pre­gun­tó, sa­lién­do­se del guión: “¿Tú lo en­tien­des, ver­dad?”. Al ma­ni­fes­tar que Jerusalén ten­drá que li­mi­tar la cons­truc­ción en los asen­ta­mien­tos, el pre­mier reac­cio­nó con re­sig­na­ción. Cuan­do en ma­yo del 2009 Oba­ma di­jo lo mis­mo en su pri­mer en­cuen­tro, la de­re­cha lan­zó una cam­pa­ña con­tra él. Aho­ra, el Con­se­jo de Co­lo­nos le di­ce a Ne­tan­yahu que ha lle­ga­do “el mo­men­to de ser va­lien­te y ane­xio­nar par­tes de Ju­dea y Sa­ma­ria”, apro­ve­chan­do una “opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca” que qui­zás no vol­ve­rá a re­pe­tir­se.

En la reunión pos­te­rior a la rue­da de prensa, Ne­tan­yahu pi­dió a Trump que EE.UU. re­co­noz­ca la ane­xión is­rae­lí de los al­tos del Go­lán, ocu­pa­dos a Si­ria en 1967 y apro­ba­da en el Par­la­men­to is­rae­lí en 1981. Has­ta hoy, EE.UU. los ha de­fi­ni­do co­mo te­rri­to­rio ocu­pa­do, pe­ro ayer el pre­mier is­rae­lí co­men­tó: “Pue­do de­cir que la reac­ción del pre­si­den­te de EE.UU. no fue de sor­pre­sa an­te mi pe­ti­ción”. En su con­ver­sa­ción pri­va­da, Ne­tan­yahu di­jo a su ho­mó­lo­go que es­tá dis­pues­to a ha­cer am­plias con­ce­sio­nes pa­ra lo­grar la paz. Le re­ve­ló el ro­man­ce se­cre­to que man­tie­ne con los lí­de­res de Ara­bia Sau­dí, Egip­to, Jor­da­nia y los Emi­ra­tos Ára­bes.

Ne­tan­yahu pi­dió al pre­si­den­te de EE.UU. que re­co­noz­ca la ane­xión is­rae­lí de los al­tos del Go­lán

WIN MCNAMEE / AFP

Pro­tes­ta en Was­hing­ton. Una jo­ven pro­tes­ta con­tra los asen­ta­mien­tos du­ran­te la com­pa­re­cen­cia del nue­vo em­ba­ja­dor de EE.UU. en Is­rael, Da­vid Fried­man, en el Se­na­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.