Una de­rro­ta no só­lo mi­li­tar

Ru­sia nun­ca per­mi­ti­rá que los yiha­dis­tas pon­gan en pe­li­gro sus ba­ses na­va­les en el Me­di­te­rrá­neo si­rio

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - Eduar­do Martín de Po­zue­lo

El ge­ne­ral Mi­guel Án­gel Ba­lles­te­ros, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos (IEEE), afir­mó, du­ran­te una res­trin­gi­da con­fe­ren­cia so­bre te­rro­ris­mo yiha­dis­ta pro­nun­cia­da en la se­de de la Co­mu­ni­dad Is­rae­li­ta de Bar­ce­lo­na y pro­mo­vi­da por la aso­cia­ción Ma­guen Da­vid Has­ba­rá Se­fa­rad, que, sien­do op­ti­mis­tas, el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) po­drá ser de­rro­ta­do mi­li­tar­men­te ha­cia el pró­xi­mo ve­rano. En opi­nión de es­te ge­ne­ral, la vic­to­ria so­bre el EI ten­drá, y así hay que ad­mi­tir­lo, una deu­da no­ta­ble con el es­fuer­zo mi­li­tar de Ru­sia, que se ha im­pli­ca­do a fon­do en es­ta guerra, aun­que sea por in­tere­ses es­tra­té­gi­cos pro­pios.

Des­de la Coa­li­ción in­ter­na­cio­nal que lu­cha con­tra el EI, de la que for­man par­te las fuer­zas ar­ma­das es­pa­ño­las, se re­co­no­ce que la irrup­ción de la Fe­de­ra­ción Ru­sa en el con­flic­to es la cla­ve pa­ra la de­rro­ta de los yiha­dis­tas, has­ta el pun­to de ad­mi­tir que Ru­sia es la que es­tá ga­nan­do la guerra.

¿Có­mo in­ter­pre­tan es­te es­fuer­zo mi­li­tar tan cos­to­so? Pa­ra ex­pli­car­lo re­cu­rren a la cro­no­lo­gía de los he­chos. Ru­sia ter­ció con fuer­za en el con­flic­to el 30 de sep­tiem­bre del 2015 cuan­do el pre­si­den­te Pu­tin dio la or­den de apo­yar al pre­si­den­te

Los ex­tre­mis­tas bus­can otros te­rri­to­rios fue­ra de Si­ria e Irak pa­ra re­fun­dar su ca­li­fa­to

si­rio, Bas­har el Asad. En ese mo­men­to Ale­po es­ta­ba a pun­to de ser con­quis­ta­do por el EI, que dis­po­nía de un ejér­ci­to con­si­de­ra­do el 38.º más po­ten­te del mun­do. La caí­da de Ale­po su­po­nía la aper­tu­ra de un co­rre­dor que con­du­cía di­rec­ta­men­te a la pér­di­da de la ba­se na­val ru­sa del puer­to si­rio de Tar­tus y al mis­mo tiem­po la pér­di­da del ae­ro­puer­to de La­ta­kia, de ex­tra­or­di­na­rio in­te­rés lo­gís­ti­co pa­ra sos­te­ner su flo­ta me­di­te­rrá­nea des­ple­ga­da des­de Tar­tus.

Es­te he­cho se con­si­de­ra en la Coa­li­ción co­mo el des­en­ca­de­nan­te de la de­ci­si­va ac­ción bé­li­ca. Sin em­bar­go, tan­to pa­ra el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos co­mo pa­ra otros ana­lis­tas eu­ro­peos igual­men­te muy co­no­ce­do­res de la na­tu­ra­le­za que ani­ma al EI, su de­rro­ta mi­li­tar no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te su des­apa­ri­ción. Es más, lo pro­ba­ble es que el EI se reha­ga en otro lu­gar si la Coa­li­ción no lo im­pi­de. A di­fe­ren­cia de Al Qae­da, que só­lo re­clu­ta com­ba­tien­tes, el EI tie­ne un plan­tea­mien­to en el que pri­ma la re­cons­truc­ción del ca­li­fa­to uni­ver­sal, mo­ti­vo por el que su per­ti­naz con­vo­ca­to­ria es uni­ver­sal y al­can­za a hom­bres, mu­je­res y ni­ños, com­ba­tien­tes o no. Da­do que su pro­pó­si­to no se li­mi­ta só­lo a com­ba­tir sino a cons­truir su uto­pía, obli­ga­dos por su fe, su lí­der, el ca­li­fa Abu Bakr al Bag­da­di, y sus se­gui­do­res pre­ci­san de un te­rri­to­rio don­de im­plan­tar­se co­mo so­cie­dad re­gi­da por la cha­ria y ex­pan­dir así el ca­li­fa­to has­ta los con­fi­nes que un día fue­ron is­lá­mi­cos. De ahí el con­ven­ci­mien­to de que ya es­tán tras­la­dán­do­se ac­ti­vis­tas ha­cia otras zo­nas en las que re­fun­dar su ca­li­fa­to. En otras pa­la­bras, la de­rro­ta mi­li­tar del EI no su­po­ne en ab­so­lu­to su ca­pi­tu­la­ción ideo­ló­gi­ca, ni el fin de las ideas teo­crá­ti­cas to­ta­li­ta­rias que ema­nan de Al Bag­da­di y sus se­gui­do­res. Ideas que, co­mo di­jo a es­te dia­rio el fi­ló­so­fo fran­cés Phi­lip­pe-Jo­seph Salazar, ya im­preg­nan los ca­na­les y re­des so­cia­les de pro­pa­gan­da que ema­nan del EI con una fuer­za y ca­la­do com­pa­ra­bles al que tu­vo el an­ti­guo mar­xis­mo.

Es ob­vio –se pue­de leer en sus pu­bli­ca­cio­nes– que en el EI no ca­be la ren­di­ción in­con­di­cio­nal y la re­nun­cia a las creen­cias por las que ex­por­tan te­rro­ris­mo. Los ana­lis­tas mi­li­ta­res oc­ci­den­ta­les con­si­de­ran que no se pue­den co­me­ter más erro­res co­mo la se­gun­da in­va­sión de Irak o el lin­cha­mien­to de Ga­da­fi, que de­jó a Li­bia con­ver­ti­da en Es­ta­do fa­lli­do o fue­ra de con­trol.

Aho­ra tie­nen la cer­te­za de que es vi­tal no de­jar re­agru­par­se a los sol­da­dos del ca­li­fa­to de Al Bag­da­di en un nue­vo te­rri­to­rio. Las zo­nas pro­cli­ves a es­te re­agru­pa­mien­to es­tán de­tec­ta­das e in­clu­so he­mos ha­bla­do de al­gu­nas de ellas en es­te dia­rio cuan­do la de­rro­ta no era tan pre­vi­si­ble. Así lo hi­ci­mos el 29 de ju­nio del año pa­sa­do, cuan­do in­for­ma­mos de que par­te de la cú­pu­la di­rec­ti­va y ope­ra­ti­va del EI ha­bía mar­cha­do de Si­ria e Irak ha­cia Su­dán y Chad con la in­ten­ción de mon­tar nue­vos nú­cleos te­rri­to­ria­les yiha­dis­tas ca­li­fa­les. A es­tos paí­ses aho­ra se su­man, co­mo muy pro­ba­ble pun­to del re­bro­te del Es­ta­do Is­lá­mi­co, el sur de Li­bia por­que no lo con­tro­la na­die. Tam­bién apa­re­ce co­mo fo­co el nor­te de Ma­li y zo­nas de la pe­nín­su­la del Si­naí, Dar­fur en el ci­ta­do Su­dán y, ob­via­men­te, So­ma­lia. En de­fi­ni­ti­va, te­rri­to­rios fue­ra de cual­quier con­trol de Es­ta­do en los que sus au­to­ri­da­des no son ca­pa­ces de ejer­cer su pro­pia so­be­ra­nía.

La con­se­cuen­cia del re­agru­pa­mien­to yiha­dis­ta en te­rri­to­rios co- mo los ci­ta­dos pue­de sig­ni­fi­car pa­ra Es­pa­ña y la Unión Eu­ro­pea un acer­ca­mien­to del con­flic­to de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles. Por esa ra­zón, no hay ana­lis­ta de ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia que no pro­pug­ne un “com­ba­te” de­ci­di­do y con­ti­nua­do con­tra la ideo­lo­gía que ani­ma a los te­rro­ris­tas que se con­si­de­ran sol­da­dos del ca­li­fa­to.

En re­su­men, la vic­to­ria real so­bre el Es­ta­do Is­lá­mi­co in­cor­po­ra va­rios ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra que sea efec­ti­va: de­rro­ta en su te­rri­to­rio, im­pe­dir su re­agru­pa­mien­to y un pro­gra­ma pa­ra rear­mar idea­les de­mo­crá­ti­cos fren­te a su ideo­lo­gía to­ta­li­ta­ria ex­por­ta­do­ra de te­rro­ris­mo. Si es­tas tres pre­mi­sas no se dan, la vic­to­ria so­bre el EI se­rá pí­rri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.