Cár­ce­les en bus­ca de in­qui­li­nos

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - GEM­MA SAU­RA Bar­ce­lo­na

Ho­lan­da bus­ca

usos pa­ra no te­ner que ce­rrar más pri­sio­nes,

va­cías an­te el des­cen­so de criminalidad Los pe­na­les se han al­qui­la­do a paí­ses ve­ci­nos, se uti­li­zan co­mo hotel o pa­ra aco­ger a re­fu­gia­dos

Los Paí­ses Ba­jos su­fren un par­ti­cu­lar pro­ble­ma pe­ni­ten­cia­rio. Es un pro­ble­ma que mu­chos de sus ve­ci­nos ya que­rrían: no hay su­fi­cien­tes pre­sos pa­ra lle­nar las cár­ce­les. Mien­tras paí­ses co­mo Hun­gría, Bél­gi­ca, Gre­cia, Ita­lia, Es­pa­ña, Es­lo­ve­nia y Fran­cia li­de­ran el ran­king de las ins­ti­tu­cio­nes pe­na­les más aba­rro­ta­das de la UE –se­gún un in­for­me re­cien­te del Con­se­jo de Eu­ro­pa–, en Ho­lan­da un ter­cio de las cel­das es­tán de­socu­pa­das.

A los ho­lan­de­ses les so­bra tan­to es­pa­cio que han al­qui­la­do sus cár­ce­les va­cías a paí­ses ve­ci­nos, las han re­con­ver­ti­do en ho­te­les de lu­jo y, lo úl­ti­mo, en cen­tros de aco­gi­da pa­ra re­fu­gia­dos. Hay que ren­ta­bi­li­zar.

Las es­ta­dís­ti­cas se­ña­lan una caí­da de la criminalidad es­pec­ta­cu­lar (del 25% en el úl­ti­mo de­ce­nio), que al­gu­nos re­la­cio­nan con el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, mien­tras otros sos­tie­nen que es só­lo el re­sul­ta­do de los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios y el cie­rre de co­mi­sa­rías. Es de­cir, que no es que ha­ya me­nos cri­mi­na­les, sino que se es­ca­pan.

En pa­ra­le­lo, el sis­te­ma ju­di­cial apues­ta ca­da vez más por la reha­bi­li­ta­ción fren­te a la cár­cel: sen­ten­cias más cor­tas, más vi­gi­lan­cia elec­tró­ni­ca y más én­fa­sis en la rein­ser­ción. Si ha­ce un de­ce­nio la ta­sa de en­car­ce­la­mien­to neer­lan­de­sa era una de las más al­tas de Eu­ro­pa, hoy es la se­gun­da más ba­ja (57 pre­sos por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes), só­lo su­pe­ra­da por Fin­lan­dia (54).

El país ha pa­sa­do de 14.468 re­clu­sos en el 2005 a 8.245 en el 2015, lo que ha obli­ga­do a ce­rrar 19 de las ca­si 60 pri­sio­nes en los úl­ti­mos tres años. Con más clau­su­ras pre­vis­tas, lo que es una bue­na no­ti­cia des­de un pun­to de vis­ta so­cial ha caí­do co­mo un ca­ta­clis­mo pa­ra los tra­ba­ja­do­res pe­ni­ten­cia­rios, en pie de guerra pa­ra de­fen­der sus em­pleos. Por otra par­te, te­ner tan­tas cár­ce­les va­cías re­par­ti­das por el país su­po­ne un ex­ce­den­te in­to­le­ra­ble en tiem­pos de aus­te­ri­dad. Los siem­pre prag­má­ti­cos ho­lan­de­ses han echa­do mano de la ima­gi­na­ción pa­ra re­sol­ver­lo.

La pri­me­ra idea fue re­cu­rrir a la im­por­ta­ción de pre­sos ex­tran­je­ros. Es de­cir, al­qui­lar las cár­ce­les a paí­ses ve­ci­nos que tie­nen las su­yas ates­ta­das. La prisión Wi­llem II, en Til­burg (sur), alo­ja a unos 500 re­clu­sos bel­gas. No­rue­ga tie­ne al­qui­la­do, por 25 mi­llo­nes de eu­ros al año, el pe­nal de No­ger­ha­ven, en Veen­hui­zen (nor­te). El di­rec­tor es no­rue­go pe­ro los 239 guar­dia­nes, ho­lan­de­ses. La ma­yo­ría de los re­clu­sos se ofre­cie­ron vo­lun­ta­rios pa­ra ir a Ho­lan­da: co­mi­da y ta­ba­co son más baratos, se les per­mi­te pa­sar más tiem­po al ai­re li­bre y tie­nen una sa­la pa­ra ha­blar por Sky­pe con sus alle­ga­dos. Mu­chos son in­mi­gran­tes, así que sus fa­mi­lias tam­po­co les vi­si­ta­ban en la cár­cel no­rue­ga.

La ola de re­fu­gia­dos en Eu­ro­pa tam­bién ha per­mi­ti­do ren­ta­bi­li­zar las cár­ce­les va­cías. Ocho es­tán sien­do uti­li­za­das ac­tual­men­te pa­ra alo­jar a los re­cién lle­ga­dos. “Una cár­cel tie­ne to­dos los ser­vi­cios que se ne­ce­si­tan: ins­ta­la­cio­nes pa­ra dor­mir, pa­ra co­ci­nar y pa­ra ocio, y un sis­te­ma de se­gu­ri­dad só­li­do (incendios y otros pe­li­gros)”, se­ña­la Jan An­holts, por­ta­voz de la agen­cia que ges­tio­na la re­cep­ción de so­li­ci­tan­tes de asi­lo (60.000 en el 2015, 32.000 en el 2016). Tam­bién uti­li­zan ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res o monasterios de­socu­pa­dos, sub­ra­ya.

Se han he­cho re­for­mas en las pri­sio­nes pa­ra ha­cer­las más aco­ge­do­ras: “Se han qui­ta­do los mu­ros al­tos, el alam­bre de es­pino y otras va­llas, se han pues­to puer­tas que pue­den abrir­se y ce­rrar­se por am­bos la­dos –aña­de An­holts–. Al­go des­ta­ca­ble que nos he­mos en­con­tra­do es que los guar­dia­nes de prisión tie­nen cua­li­da­des pro­fe­sio­na­les muy pa­re­ci­das a las que pe­di­mos a nues­tros em­plea­dos. De­bes ser ca­paz de re­co­no­cer el es­ta­do psi­co­ló­gi­co o men­tal de la gen­te a la que cui­das”.

Otros han ha­lla­do un uso mu­cho más ori­gi­nal. En Roer­mond, jun­to a la fron­te­ra ale­ma­na, la cár­cel de Het Arrest­huis, del si­glo XIX, ha si­do re­con­ver­ti­da en un hotel de lu­jo que abrió sus puer­tas ha­ce cin­co años. “Nues­tras ha­bi­ta­cio­nes con­fort es­tán for­ma­das por tres an­ti­guas cel­das –ex­pli­ca una re­cep­cio­nis­ta–. Y dis­po­ne­mos de cua­tro sui­tes de lu­jo, lla­ma­das El Car­ce­le­ro, El Abo­ga­do, El Di­rec­tor y El Juez”. Por unos 200 eu­ros, desa­yuno in­clui­do, ofre­cen una no­che de lu­jo tras los ba­rro­tes.

MUHAMMED MUHEISEN / AP / AR­CHI­VO

Co­la pa­ra la co­mi­da. La prisión de Haar­lem Koe­pel (la foto es de abril del 2016) fue uti­li­za­da has­ta ha­ce po­co pa­ra aco­ger a re­fu­gia­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.