De­mo­cra­cia con­sen­sual

La Vanguardia - - POLÍTICA -

Rous­seau, en su Con­tra­to so­cial, for­mu­la una má­xi­ma que de­be­ría pre­si­dir el de­ba­te his­pano-es­pa­ñol: cuan­to más im­por­tan­tes son las de­li­be­ra­cio­nes, más de­be acer­car­se a la una­ni­mi­dad la opi­nión re­sul­tan­te. Se tra­ta de un prin­ci­pio que es vá­li­do tan­to en el in­te­rior de Catalunya co­mo en las re­la­cio­nes en­tre Catalunya y el con­jun­to de Es­pa­ña. Así, de puer­tas aden­tro, se ha sos­la­ya­do es­te re­qui­si­to po­lí­ti­co –la apues­ta por la in­de­pen­den­cia, le­jos de ser ma­yo­ri­ta­ria, di­vi­de el país en dos mi­ta­des– y se ha vuel­to a si­tuar en el pri­mer plano el ins­tru­men­to: el lla­ma­do de­re­cho a de­ci­dir a tra­vés de un re­fe­rén­dum. El pro­ble­ma de fon­do es que su re­sul­ta­do nos abo­ca­ría de nue­vo a un país em­pa­ta­do con­si­go mis­mo, co­mo co­rro­bo­ra­ron las ple­bis­ci­ta­rias del 27-S del 2015. Es de­cir, el ins­tru­men­to que se pro­po­ne, más allá del plei­to con el Es­ta­do, no re­suel­ve el plei­to in­te­rior: la ne­ce­si­dad de ar­ti­cu­lar un pro­yec­to que su­me una am­plia ma­yo­ría de la po­bla­ción (cer­ca­na a los dos ter­cios de dipu­tados que re­cla­ma el Es­ta­tut pa­ra su re­for­ma).

Es­te ejer­ci­cio de de­mo­cra­cia con­sen­sual es pre­vio a to­da con­sul­ta. Los po­lí­ti­cos tie­nen la obli­ga­ción de po­ner so­bre la me­sa una pro­pues­ta de fu­tu­ro que sus­ci­te la apro­ba­ción de la ciu­da­da­nía. La vía re­fe­ren­da­ria no só­lo se ba­na­li­za –se equi­pa­ra el de­re­cho a la se­ce­sión, que cues­tio­na el nú­cleo du­ro del pac­to cons­ti­tu­cio­nal, con una con­sul­ta do­més­ti­ca–, sino que no es acep­ta­da por los par­ti­dos con­tra­rios a la in­de­pen­den­cia. Di­cho de otra ma­ne­ra: an­tes que el plá­cet del Es­ta­do o, en su de­fec­to, de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, el re­qui­si­to pre­vio de to­do re­fe­rén­dum es el con­sen­ti­mien­to: que sea acep­ta­do por las par­tes en li­ti­gio. Uno de los ac­to­res del pro­ce­so re­su­mía la si­tua­ción en una imagen: “Puig­de­mont y Jun­que­ras eran los co­pi­lo­tos de un Ferrari que avan­za­ba a to­da ve­lo­ci­dad ha­cia un mu­ro y, de re­pen­te, fre­na­ron en se­co y re­tro­ce­die­ron a la pan­ta­lla an­te­rior –la del re­fe­rén­dum– pa­ra que los co­mu­nes de Catalunya Sí que es Pot se subie­ran al coche”.

De puer­tas afue­ra, la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la es­tá tam­bién huér­fa­na de de­mo­cra­cia con­sen­sual. El pa­sa­do fin de se­ma­na, en el con­gre­so del PP y en la asam­blea de Po­de­mos, vi­mos en los ex­tre­mos del ar­co po­lí­ti­co sen­dos ejer­ci­cios de de­mo­cra­cia ri­tual: un PP que ple­bis­ci­ta­ba el tan­cre­dis­mo de Ma­riano Ra­joy –man­te­ner­se in­mó­vil en un pe­des­tal pa­ra que no le em­bis­ta el to­ro– y un Po­de­mos que ha­cía lo pro­pio con Pa­blo Igle­sias, que se com­pro­me­tió a no equi­vo­car­se “de ban­do”. En­tre tan­to, en es­pe­ra de que el PSOE re­suel­va su va­cío de po­der, la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la es in­ca­paz de ar­ti­cu­lar una pro­pues­ta de fu­tu­ro que sir­va pa­ra re­no­var el pac­to fun­da­cio­nal de la Cons­ti­tu­ción de 1978: la re­for­ma del Es­ta­do en la ló­gi­ca fe­de­ral, la re­no­va­ción del con­tra­to so­cial so­bre el mo­de­lo de Es­ta­do de bie­nes­tar y me­di­das de re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca.

Es­pa­ña irá bien –y tam­bién Catalunya– cuan­do sus lí­de­res po­lí­ti­cos ha­gan es­te ejer­ci­cio de de­mo­cra­cia con­sen­sual. No sal­dre­mos del ac­tual im­pas­se sin una de­re­cha que se atre­va a ba­jar del pe­des­tal y a co­ger el to­ro por los cuer­nos, y sin una iz­quier­da que apar­que la dia­léc­ti­ca de los ban­dos y acep­te pac­tar las ba­ses de un nue­vo co­mien­zo.

En el con­gre­so del PP y en la asam­blea de Po­de­mos vi­mos sen­dos ejer­ci­cios de de­mo­cra­cia ri­tual

Ra­fael Jor­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.