En­tre la con­de­na y la pe­na

La Vanguardia - - POLÍTICA -

De to­das las no­ches de su vi­da, la de ayer ha­brá si­do la más difícil. La suer­te es­tá echa­da y la in­fan­ta Cristina co­no­ce­rá hoy los tér­mi­nos de la ba­ta­lla que le queda por li­brar. Si las pre­vi­sio­nes se cum­plen, ella sal­da­rá sus deu­das con la jus­ti­cia, por su res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, con el pa­go del me­dio mi­llón de eu­ros que ya de­po­si­tó en su día en el juz­ga­do, mien­tras su ma­ri­do se en­fren­ta a una pe­na de cár­cel que en el me­jor de los ca­sos os­ci­la­rá en­tre los 7 y los 9 años. Cuan­do te han pe­di­do 19 años de prisión, cual­quier re­ba­ja se agra­de­ce.

La sen­ten­cia del lla­ma­do ca­so Nóos se ha­rá pú­bli­ca es­ta ma­ña­na, diez años des­pués de la pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción, tras cin­co de ins­truc­ción, seis me­ses de juicio oral y ocho me­ses de de­li­be­ra­ción del tri­bu­nal que pre­si­de la ma­gis­tra­da Sa­mant­ha Romero. La con­de­na de Urdangarin se­rá la pe­na de la in­fan­ta Cristina, el pe­sar de los re­yes Juan Car­los y So­fía y la preo­cu­pa­ción del rey Felipe. La ins­ti­tu­ción ya pa­gó por es­te pro­ce­so con la ab­di­ca­ción del rey Juan Car­los, a quien la ac­ti­tud de su hi­ja Cristina de afe­rrar­se a su tí­tu­lo de in­fan­ta, y a los co­rres­pon­dien­tes de­re­chos su­ce­so­rios, y la ce­gue­ra de su yerno Urdangarin al no ver la que se le veía en­ci­ma, de­bi­li­ta­ron de tal ma­ne­ra su fi­gu­ra que lo de me­nos fue el asun­to del ele­fan­te y la prin­ce­sa ale­ma­na. El an­te­rior rey pa­gó la inexis­ten­cia de unas nor­mas fa­mi­lia­res que mar­ca­ran cla­ra­men­te el com­por­ta­mien­to de los miem­bros de la fa­mi­lia real, un lim­bo en el que no sal­ta­ron las alar­mas cuan­do a Urdangarin, el de­por­tis­ta mo­de­lo, le dio por ga­nar­se la vi­da des­lum­bran­do a cua­tro ca­te­tos con car­go pú­bli­co. La pri­me­ra sen­ten­cia del ca­so Nóos ya se dic­tó el día en el que rey Juan Car­los de­jó la Co­ro­na. La in­fan­ta Cristina se li­bra­rá hoy, se­gu­ra­men­te, de una pe­na de cár­cel, pe­ro no del re­mor­di­mien­to de ha­ber con­tri­bui­do al des­pres­ti­gio tem­po­ral de una ins­ti­tu­ción que ba­jó del cie­lo a los in­fier­nos. Cristina de Bor­bón y Gre­cia es res­pon­sa­ble de ha­ber que­ri­do es­tar en mi­sa y re­pi­can­do: qui­so ser una bur­gue­sa, con tra­ba­jo, ma­ri­do, hi­jos y ca­sa con­ven­cio­nal, y, al mis­mo tiem­po, se­guir fi­gu­ran­do en las fo­tos de la fa­mi­lia real.

Cuan­do el ju­ga­dor de balonmano Iña­ki Urdangarin de­ci­dió ca­sar­se con la in­fan­ta Cristina de Bor­bón de­bió re­cor­dar en al­gún mo­men­to epi­so­dios trá­gi­cos vi­vi­dos por las fa­mi­lias reales, in­clui­da la es­pa­ño­la, a lo lar­go de la his­to­ria: ab­di­ca­cio­nes, exi­lio, re­vo­lu­ción, rui­na eco­nó­mi­ca, muer­te... eran una po­si­bi­li­dad re­mo­ta. Pe­ro se­gu­ra­men­te ja­más pen­só que aca­ba­ría en la cár­cel por unos de­li­tos que, to­do hay que de­cir­lo, no hu­bie­ran me­re­ci­do tan al­ta pe­ti­ción de pe­na si él no hu­bie­ra si­do el yerno de rey. La glo­ria, si es que al­gún día go­zó de ella, ha aca­ba­do.

Ma­rián­gel Al­cá­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.