Po­lé­mi­ca so­bre la edad de ju­bi­la­ción

La Vanguardia - - OPINIÓN -

EL go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Luis Ma­ría Lin­de, ha des­ta­pa­do la caja de los true­nos en el de­ba­te so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes, que se ce­le­bra en el seno de la co­mi­sión par­la­men­ta­ria del Pac­to de To­le­do, cuan­do ha pro­pues­to ele­var pro­gre­si­va­men­te la edad de la ju­bi­la­ción has­ta los se­ten­ta años.

Ac­tual­men­te la edad ofi­cial de ju­bi­la­ción es­tá en los 65 años y cua­tro me­ses, aun­que la edad pro­me­dio real es de 64 años. Se­gún la re­for­ma apro­ba­da en su día, de­be ele­var­se pro­gre­si­va­men­te has­ta lle­gar a los 67 en el año 2027. Los tres años más que pro­po­ne Lin­de es­ta­rían en con­so­nan­cia con el alar­ga­mien­to de la es­pe­ran­za de vi­da de la po­bla­ción y con­tri­bui­rían a ali­viar las fi­nan­zas de la Se­gu­ri­dad So­cial al li­mi­tar en el tiem­po el in­gre­so de nue­vos pen­sio­nis­tas en el sis­te­ma. Me­di­das si­mi­la­res, que han oca­sio­na­do el mis­mo gra­do de po­lé­mi­ca, ha pro­pues­to el Bun­des­bank en Alemania.

En Es­pa­ña, sin em­bar­go, por el mo­men­to se pro­du­ce la pa­ra­do­ja de que ca­si la mi­tad de los tra­ba­ja­do­res, en con­cre­to el 44%, se ha re­ti­ra­do con me­nos de 65 años en el 2016. La pro­por­ción no ha de­ja­do de cre­cer des­de el 2007, cuan­do es­ta­ba en el 37,9%. La ra­zón es que las ju­bi­la­cio­nes an­ti­ci­pa­das pac­ta­das han si­do un re­cur­so ma­si­va­men­te em­plea­do co­mo me­dio pa­ra ami­no­rar el im­pac­to so­cial de los ex­pe­dien­tes de re­gu­la­ción de em­pleo (ERE), que cre­cie­ron es­pec­ta­cu­lar­men­te en los años más du­ros de la cri­sis.

La ley au­to­ri­za, co­mo es sa­bi­do, que los tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos por un ERE pue­dan ju­bi­lar­se con cua­tro años me­nos de la edad or­di­na­ria exi­gi­da. En cam­bio, aque­llos que vo­lun­ta­ria­men­te quie­ren avan­zar su ju­bi­la­ción pue­den te­ner has­ta dos años me­nos, aun­que con la pe­na­li­za­ción re­duc­to­ra co­rres­pon­dien­te que se les apli­ca.

A par­tir de aho­ra de­be­ría tra­tar­se de re­sol­ver la in­con­gruen­cia que su­po­nen las ju­bi­la­cio­nes an­ti­ci­pa­das cuan­do lo que se pretende, de ca­ra a la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma, es jus­ta­men­te lo con­tra­rio. Pe­ro esa cues­tión, sin em­bar­go, exi­ge un aná­li­sis muy de­te­ni­do de los pros y con­tras que pue­da te­ner en la apli­ca­ción de los ajus­tes de plan­ti­lla que rea­li­zan las em­pre­sas. Jun­to a evidentes abu­sos em­pre­sa­ria­les –que los ha ha­bi­do y los hay–, las ju­bi­la­cio­nes an­ti­ci­pa­das en los ERE com­por­tan tam­bién ami­no­rar el cos­te so­cial de es­tos, al fa­ci­li­tar la evo­lu­ción des­de el des­em­pleo has­ta la ju­bi­la­ción pa­ra mu­chos tra­ba­ja­do­res que no tie­nen nin­gu­na otra sa­li­da laboral da­da su avan­za­da edad.

El re­tra­so en la edad de ju­bi­la­ción al­gu­nos años más co­mo pro­po­ne el Ban­co de Es­pa­ña, pe­se a la pol­va­re­da de opo­si­ción que ha le­van­ta­do, pa­re­ce en prin­ci­pio una me­di­da ló­gi­ca, con cla­ros be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes, da­da la ma­yor es­pe­ran­za de vi­da, las me­no­res exi­gen­cias fí­si­cas de nu­me­ro­sos tra­ba­jos, el re­tra­so en la en­tra­da al mer­ca­do laboral y las me­jo­res con­di­cio­nes de en­ve­je­ci­mien­to. En cual­quier ca­so, igual­men­te, de­be­ría ser una me­di­da fle­xi­ble, con un al­to gra­do de vo­lun­ta­rie­dad, y con el es­ta­ble­ci­mien­to de ex­cep­cio­nes pa­ra aque­llos sec­to­res en los que el tra­ba­jo sea más du­ro.

De mo­men­to pa­re­ce pre­ma­tu­ro alar­gar aho­ra la edad de ju­bi­la­ción has­ta los 70 años, aun­que sí ha­bría que em­pe­zar por fa­ci­li­tar que quien quie­ra pue­da se­guir ac­ti­vo has­ta al­can­zar esa edad, co­mo pro­po­nen al­gu­nos par­ti­dos y ex­per­tos, y es­ta­ble­cer fór­mu­las pa­ra per­mi­tir com­bi­nar la ju­bi­la­ción con el tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.