‘No fu­tu­re, no fu­tu­re for you’

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Luis Ma­ría Lin­de, go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, ha com­pa­re­ci­do en el Con­gre­so de los Dipu­tados, en la co­mi­sión del Pac­to de To­le­do, y ha di­cho que se plan­tea re­tra­sar la ju­bi­la­ción de las per­so­nas más allá de los 67 años pa­ra, de es­ta for­ma, sos­te­ner el sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial. Con­cre­ta­men­te, sus pa­la­bras han si­do: “Cual­quier me­di­da en­ca­mi­na­da a des­in­cen­ti­var la ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da y per­mi­tir la am­plia­ción de la vi­da laboral por en­ci­ma de los 67 años ten­dría efec­tos po­si­ti­vos so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra del sis­te­ma”.

Muy bo­ni­to. Co­mo es evi­den­te que las pen­sio­nes por ju­bi­la­ción se­rán ca­da vez más pe­que­ñas, la so­lu­ción es que la gen­te tra­ba­je más años y, así, por un la­do la Se­gu­ri­dad So­cial se­gui­rá in­gre­san­do di­ne­ri­nes y por otro ellos tar­da­rán más en em­pe­zar a pa­gar­las e, in­clu­so, si el as­pi­ran­te a fu­tu­ro pen­sio­nis­ta se mue­re du­ran­te ese tiem­po, eso que se aho­rra­rán. ¡Caja, co­bre! Di­ce Lin­de que hay que te­ner en cuen­ta el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da y que ac­tual­men­te la ma­yo­ría de tra­ba­jos com­por­tan un des­gas­te fí­si­co me­nor. Di­ce que se po­dría tam­bién plan­tear ex­ten­der el pa­pel del aho­rro pa­ra la ju­bi­la­ción (los fa­mo­sos pla­nes de pen­sio­nes que ha­ce dé­ca­das que los ban­cos tra­tan de en­do­sar­nos), de ma­ne­ra que, co­mo las pen­sio­nes ofi­cia­les se­rán mi­sé­rri­mas, ese di­ne­ro aho­rra­do per­mi­ta com­ple­men­tar­las. Pe­ro, si no eres un Roths­child, siem­pre lle­ga un mo­men­to en el que el di­ne­ro aho­rra­do se aca­ba. (Y si eres au­tó­no­mo ya ni te lo ex­pli­co.) O sea que, si la es­pe­ran­za de vi­da si­gue au­men­tan­do, pron­to di­rán a los ciu­da­da­nos que es­pe­ren a ju­bi­lar­se más allá de los 70. Y, un po­co des­pués, que es­pe­ren a los 80 o 90. Ya pues­tos, no veo por qué no ten­drían que es­pe­rar has­ta te­ner 120 años.

En Bur­gos, gra­cias a la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, una se­ño­ra de 64 años ha pa­ri­do un par de ge­me­los: un ni­ño y una ni­ña, tras un em­ba­ra­zo de al­to ries­go que ha ne­ce­si­ta­do un se­gui­mien­to mé­di­co es­pe­cial. Mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción la cri­ti­can. Y tam­bién a los mé­di­cos que la han in­se­mi­na­do. ¿Es éti­co? Cuan­do los ni­ños ten­gan diez años, ella ten­drá 74. Pe­ro cuan­do lle­guen a los 18 ella ten­drá 82. Criar un hi­jo re­quie­re mu­cha ener­gía y de­di­ca­ción. ¿Una per­so­na de esa edad tie­ne am­bas co­sas? Yo di­ría que no, apar­te de ho­no­ra­bles ex­cep­cio­nes. La prue­ba es que es­ta mis­ma se­ño­ra de Bur­gos tu­vo una hi­ja ha­ce seis años y, pa­sa­do un tiem­po, los ser­vi­cios so­cia­les le re­ti­ra­ron la cus­to­dia cuan­do com­pro­ba­ron la si­tua­ción de aban­dono en la que vi­vía la ni­ña. Qui­zá ya se olía la pro­pues­ta del go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña y lo que quie­re es te­ner hi­jos pa­ra, cuan­do le lle­gue la decadencia de­fi­ni­ti­va, con­tar con al­guien que le com­pen­se su pen­sión y em­pu­je su si­lla de rue­das. Pe­ro si lue­go los ser­vi­cios so­cia­les tie­nen que re­ti­rar­le la cus­to­dia no veo qué ga­na. ¿Al­guien le hi­zo un exa­men psi­co­ló­gi­co an­tes de in­se­mi­nar­la?

Co­mo las pen­sio­nes por ju­bi­la­ción se­rán ca­da vez me­no­res, la so­lu­ción es que la gen­te tra­ba­je más años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.