El nue­vo an­ti­se­mi­tis­mo

La Vanguardia - - OPINIÓN - I. BURUMA, pro­fe­sor de De­mo­cra­cia y De­re­chos Hu­ma­nos en el Bard Co­lle­ge © Pro­ject Syn­di­ca­te, 2017

Aque­llos que nos vie­nen di­cien­do que el is­lam, no só­lo el is­la­mis­mo re­vo­lu­cio­na­rio, es una ame­na­za le­tal pa­ra la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal aho­ra de­be­rían sen­tir­se sa­tis­fe­chos: el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos y sus prin­ci­pa­les ase­so­res coin­ci­den con ellos. Step­hen Ban­non, el ex­pre­si­den­te del pe­rió­di­co de de­re­chas Breit­bart News ,el prin­ci­pal es­tra­te­ga po­lí­ti­co de Trump y miem­bro del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, ha di­cho que el Oc­ci­den­te “ju­deo­cris­tiano” es­tá in­vo­lu­cra­do en una guerra glo­bal con el is­lam.

Trump ha pro­me­ti­do po­ner “a Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro”, to­man­do pres­ta­do el es­lo­gan de los ais­la­cio­nis­tas es­ta­dou­ni­den­ses en los años trein­ta, cu­yo por­ta­voz más fa­mo­so, el aviador Char­les Lind­bergh, era un an­ti­se­mi­ta tris­te­men­te cé­le­bre que cul­pa­ba a los ju­díos y a los li­be­ra­les de ha­cer que EE.UU. en­tra­ra en una guerra con­tra Hitler, un hom­bre al que ad­mi­ra­ba. Lind­bergh creía que “po­de­mos te­ner paz y se­gu­ri­dad só­lo mien­tras nos res­guar­de­mos del ata­que de los ejér­ci­tos ex­tran­je­ros y del de­bi­li­ta­mien­to a cau­sa de las ra­zas ex­tran­je­ras”.

De mo­do que “Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro” tie­ne ra­cis­mo en su ADN. ¿Las opi­nio­nes re­fe­ri­das al is­lam que hoy es­tán arrai­ga­das en la Ca­sa Blan­ca son de al­gu­na ma­ne­ra si­mi­la­res al an­ti­se­mi­tis­mo de los años 1930? ¿Ban­non y Trump sim­ple­men­te han ac­tua­li­za­do vie­jos pre­jui­cios y re­em­pla­za­ron un gru­po de se­mi­tas por otro?

Exis­ten al­gu­nas di­fe­ren­cias ob­vias en­tre los años trein­ta y nues­tros tiem­pos. No hu­bo un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio en­tre los ju­díos en­ton­ces, que co­me­tie­ra atro­ci­da­des en nom­bre de su fe. Tam­po­co ha­bía es­ta­dos con ma­yo­rías ju­días que fue­ran hos­ti­les con Oc­ci­den­te. Pe­ro las si­mi­li­tu­des en­tre el an­ti­se­mi­tis­mo de en­ton­ces y el de hoy son no­to­rias. Una se­ñal es­ca­lo­frian­te es el uso de len­gua­je bio­ló­gi­co en la per­cep­ción del enemi­go. Hitler se re­fe­ría a los ju­díos co­mo “un ger­men ra­cial” tó­xi­co. El tí­tu­lo de un pan­fle­to na­zi muy di­fun­di­do era: “El ju­dío co­mo pa­rá­si­to mun­dial”. Frank Gaff­ney, una fi­gu­ra in­flu­yen­te en los círcu­los na­cio­na­lis­tas ét­ni­cos de Trump, ca­li­fi­có a los mu­sul­ma­nes de “ter­mi­tas” que “ahue­can la es­truc­tu­ra de la so­cie­dad ci­vil y otras ins­ti­tu­cio­nes”. Si se ca­te­go­ri­za a los se­res hu­ma­nos co­mo pa­rá­si­tos, gér­me­nes y ter­mi­tas no­ci­vos, la con­clu­sión de que de­ben ser des­trui­dos pa­ra de­fen­der la sa­lud so­cial no es­tá de­ma­sia­do le­jos.

Sin em­bar­go, pue­de ha­ber otra di­fe­ren­cia en­tre la per­se­cu­ción de los ju­díos y la hos­ti­li­dad con­tem­po­rá­nea con­tra los mu­sul­ma­nes. El an­ti­se­mi­tis­mo pre­vio a la guerra es­ta­ba di­ri­gi­do no só­lo con­tra los ju­díos re­li­gio­sos, sino tam­bién –y qui­zás es­pe­cial­men­te– con­tra los ju­díos asi­mi­la­dos, que ya no eran fá­ci­les de iden­ti­fi­car de al­gu­na ma­ne­ra co­mo dis­tin­tos. El pre­jui­cio con­tra los mu­sul­ma­nes pa­re­ce­ría ser me­nos ra­cial, y más cul­tu­ral y re­li­gio­so.

Pe­ro in­clu­so es­ta di­fe­ren­cia po­dría ser más apa­ren­te que real. Los an­ti­se­mi­tas del si­glo XIX y XX su­po­nían que un ju­dío siem­pre era un ju­dío, no im­por­ta lo que él o ella pro­fe­sa­ra creer. Los ju­díos siem­pre se­rían fie­les a su pro­pia es­pe­cie. El ju­daís­mo era vis­to no co­mo una fe es­pi­ri­tual, sino co­mo una cul­tu­ra po­lí­ti­ca, que por de­fi­ni­ción era in­com­pa­ti­ble con la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal y sus ins­ti­tu­cio­nes. Es­ta cul­tu­ra es­ta­ba en la san­gre de los ju­díos. Pa­ra de­fen­der­la, los ju­díos siem­pre les men­ti­rían a los gen­ti­les.

Los enemi­gos del is­lam de hoy sue­len usar pre­ci­sa­men­te es­te ar­gu­men­to: los mu­sul­ma­nes les mien­ten a los in­fie­les. Su re­li­gión no es es­pi­ri­tual, sino po­lí­ti­ca. Pue­den pa­re­cer mo­de­ra­dos, pe­ro eso es una men­ti­ra. Lo que de­be­mos te­mer, se­gún las pa­la­bras de Gaff­ney, es a “es­te ti­po si­gi­lo­so y sub­ver­si­vo de yihad”. Pe­ro aun si los mie­dos y pre­jui­cios sub­ya­cen­tes so­bre las cons­pi­ra­cio­nes mu­sul­ma­na y ju­día fue­ran si­mi­la­res, es pro­ba­ble que las con­se­cuen­cias sean muy di­fe­ren­tes. Los ju­díos, que pa­ra los na­zis plan­tea­ban una ame­na­za exis­ten­cial a Alemania, po­dían ser per­se­gui­dos –y lue­go ase­si­na­dos en ma­sa– con to­tal im­pu­ni­dad.

La vio­len­cia bru­tal del is­la­mis­mo re­vo­lu­cio­na­rio, por otro la­do, no se pue­de des­es­ti­mar. Los ac­tos de te­rror is­la­mis­ta en paí­ses oc­ci­den­ta­les só­lo se pue­den pre­ve­nir con un buen tra­ba­jo de in­te­li­gen­cia y po­li­cial, es­pe­cial­men­te en las co­mu­ni­da­des mu­sul­ma­nas. Pe­ro si to­dos los mu­sul­ma­nes son es­tig­ma­ti­za­dos y hu­mi­lla­dos, el te­rro­ris­mo se vol­ve­rá mu­chí­si­mo peor.

Si los cru­za­dos de Trump es­tán pren­dien­do fue­gos sin sa­ber lo que es­tán ha­cien­do, o si en ver­dad desean que se desate un gran in­cen­dio, aún no re­sul­ta cla­ro. Pe­ro qui­zá no sea de­ma­sia­do cí­ni­co ima­gi­nar que los ideó­lo­gos de Trump efec­ti­va­men­te an­he­lan ver san­gre. La vio­len­cia is­la­mis­ta se­rá en­fren­ta­da con le­yes de emer­gen­cia, tor­tu­ra san­cio­na­da por el Es­ta­do y lí­mi­tes a los de­re­chos ci­vi­les; en una pa­la­bra, au­to­ri­ta­ris­mo. Eso qui­zá sea lo que quie­re Trump. Pe­ro no es el re­sul­ta­do que an­he­la­ría la ma­yo­ría de los nor­te­ame­ri­ca­nos, in­clui­dos al­gu­nos de aque­llos que vo­ta­ron por él.

¿Las opi­nio­nes so­bre el is­lam arrai­ga­das hoy en la Ca­sa Blan­ca son si­mi­la­res al an­ti­se­mi­tis­mo de los años 30?

JA­VIER AGUI­LAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.