Desobe­dien­cia

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Aho­ra que es­tá de mo­da usar el con­cep­to desobe­dien­cia pa­ra agi­tar al­tos tribunales, afi­nar fis­ca­les y mo­vi­li­zar jue­ces, es un buen mo­men­to pa­ra ha­cer ba­lan­ce. Al fin y al ca­bo, el sus­tan­ti­vo –y su ver­bo co­rres­pon­dien­te– es tra­ta­do con tan­to ri­gor en­fá­ti­co por par­te del Go­bierno es­pa­ñol que, más que una cues­tión po­lí­ti­ca, pa­re­ce un con­cep­to mi­li­tar. En la Es­pa­ña de la hon­ra es­per­pén­ti­ca de Va­lle-In­clán, el ho­nor he­ri­do de­be ser cas­ti­ga­do con to­do el peso del Es­ta­do. Y así es­ta­mos en es­ta Es­pa­ña de pan­de­re­ta, in­ca­paz de re­sol­ver las cui­tas po­lí­ti­cas con in­te­li­gen­cia po­lí­ti­ca, y con el equi­li­brio de po­de­res tan so­ca­va­do que no re­sul­ta ex­tra­ño que el reino es­té a la co­la in­ter­na­cio­nal en cre­di­bi­li­dad ju­di­cial, con el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial si­tuan­do Es­pa­ña en el nú­me­ro 84, de­trás de Pa­kis­tán. Y no por­que no ha­ya gran­des jue­ces, sino por­que se han car­ga­do, vía Fis­ca­lía ul­tra­po­li­ti­za­da, la imagen de in­de­pen­den­cia. Lo úl­ti­mo es de tra­ca: la mis­ma Fis­ca­lía que obli­gó a des­men­tir­se a los fis­ca­les ca­ta­la­nes, pa­ra po­der en­jui­ciar a lí­de­res po­lí­ti­cos, en un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co, obli­ga a des­men­tir­se a los fis­ca­les mur­cia­nos pa­ra no en­jui­ciar la pre­sun­ta co­rrup­ción en la pre­si­den­cia de Mur­cia.

¿An­tes co­rrup­ta que rota? Por su­pues­to...

Co­mo se tra­ta, pues, de desobe­dien­cia, no so­bra re­cor­dar la lis­ta de agra­vios, pe­ro a la in­ver­sa, con de­mo­le­dor efec­to bu­me­rán. Pa­ra em­pe­zar, las 34 sen­ten­cias del TC y del Su­pre­mo, fa­vo­ra­bles a Catalunya, que la Mon­cloa no cum­ple ni aca­ta, tal co­mo de­nun­ció el Go­vern en su mo­men­to. Y ello im­pli­ca no pagar las be­cas uni­ver­si­ta­rias de los es­tu­dian­tes ca­ta­la­nes o in­cum­plir sen­ten­cias so­bre ser­vi­cios so­cia­les, cul­tu­ra, me­dio am­bien­te e in­mi­gra­ción. De ahí el in­for­me del Par­la­men­to Eu­ro­peo del 2016 que si­túa Es­pa­ña co­mo “el más in­cum­pli­dor de la UE en eje­cu­tar sen­ten­cias del tri­bu­nal de jus­ti­cia”. Si, ade­más, ate­rri­za­mos en las in­fra­es­truc­tu­ras, el re­sul­ta­do es un au­tén­ti­co es­cán­da­lo de dis­cri­mi­na­ción: trein­ta pro­yec­tos pa­ra­dos por el dé­fi­cit de in­ver­sión crónica de Fo­men­to, que en el 2015 lle­gó al peor ni­vel des­de 1997, si­tuan­do Catalunya a la co­la del ran­king de au­to­no­mías. Y las in­ver­sio­nes que pre­su­pues­ta las in­cum­ple reite­ra­da­men­te, en­tre otras, ca­tor­ce obras fe­rro­via­rias y die­ci­séis via­rias, en­ca­lla­das si­ne die y que dañan se­ria­men­te la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ca­ta­la­na. En el top ten del aban­dono, el co­rre­dor me­di­te­rrá­neo, el des­do­bla­mien­to de la lí­nea 3 de cer­ca­nías en­tre Bar­ce­lo­na y Vic (dor­mi­do des­de los años ochen­ta) o los cru­cia­les ac­ce­sos al puer­to de Bar­ce­lo­na, que po­nen en ries­go mu­chas in­ver­sio­nes. To­do ello pro­me­ti­do, pre­su­pues­ta­do, ne­go­cia­do, pro­yec­ta­do e... in­cum­pli­do por un Go­bierno que per­si­gue a po­lí­ti­cos por­que son desobe­dien­tes. ¿Se per­se­gui­rá a sí mis­mo? ¿Lo per­se­gui­rá el TC, a quien desaca­ta? ¿Abri­rán ex­pe­dien­tes los fis­ca­les ami­gos? Ha­brá que pre­gun­tár­se­lo a la se­ño­ra Ma­gal­di, ci­ga­rri­llo en mano.

Ca­tor­ce obras fe­rro­via­rias y die­ci­séis via­rias, to­das ellas pre­su­pues­ta­das e in­cum­pli­das por el Go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.