Gen­te que nos ha­ce y des­ha­ce

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo ha volcado su ta­za de ca­fé so­bre el cua­derno en que to­mo nota de to­do, em­bo­rro­nan­do pa­ra siem­pre al­gu­nas pá­gi­nas cru­cia­les. El des­tro­zo es gra­ve, pe­ro no me lo he to­ma­do mal. Acep­té sus dis­cul­pas son­rien­te y, ca­da vez que me reencuentro con esa gran man­cha ile­gi­ble, me re­signo, sin mal­de­cir su tor­pe­za ni na­da pa­re­ci­do. Sin em­bar­go, me he da­do cuen­ta de que es­ta ac­ti­tud mía, ale­gre y re­la­ja­da, tie­ne más que ver con él que con­mi­go. Se tra­ta de una per­so­na a la que ten­go en gran con­si­de­ra­ción. No sa­bría en­fa­dar­me con él. Pe­ro me te­mo que si el tor­pe del ca­fé hu­bie­ra si­do otro, el ac­ci­den­te me afec­ta­ría más. Me re­vol­ve­ría con­tra él ca­da vez que no con­si­go leer el ma­te­rial sen­si­ble per­di­do. No le di­ría na­da –un vuel­co de ta­za lo tie­ne cual­quie­ra– pe­ro le lan­za­ría mi­ra­das se­cre­tas de odio re­ca­len­ta­do, pa­ra mi­nar­le la mo­ral y ha­cer que se sien­ta cul­pa­ble.

La co­sa me ha­ce pen­sar que mi ca­rác­ter no de­pen­de tan­to de mí co­mo de la per­so­na con la que es­toy. Ese tó­tem que lla­ma­mos per­so­na­li­dad po­dría ser más va­ria­do de lo que pa­re­ce. Las dis­tin­tas mu­je­res que ha­bi­tan den­tro de mí –de mi cuer­po, mi al­ma o mi la­va­do­ra cra­neal, no sa­bría de­cir­lo– sa­len a la su­per­fi­cie se­gún ca­da cir­cuns­tan­cia, pe­ro so­bre to­do se­gún ca­da in­ter­lo­cu­tor. Tal vez soy una u otra, de­pen­dien­do de con quién es­té. En­re­do que, de ser cier­to, da­ría una im­por­tan­cia enor­me a la elec­ción de ca­da acom­pa­ñan­te, ca­da ami­go, ca­da pre­sen­cia. Mi com­pa­ñe­ro lan­za­dor de ca­fé sa­ca lo me­jor de mí. Por ra­zo­nes que se me es­ca­pan, su pre­sen­cia me con­vier­te en una per­so­na tran­qui­la y ge­ne­ro­sa. Es bueno que lo ten­ga cer­ca. No se tra­ta de una ac­ti­tud o una apa­rien­cia, por­que con él sé, des­de un lu­gar pro­fun­do, que soy así. Hay una te­cla que él to­ca en mi piano in­te­rior, que sa­ca mi me­jor mú­si­ca. Igual que otro com­pa­ñe­ro, sin que ha­ga na­da ob­je­ti­va­men­te dis­tin­to, pue­de sa­car la peor.

Lo mis­te­rio­so de es­tas tras­mi­sio­nes o mu­ta­cio­nes es que su­ce­den tam­bién con des­co­no­ci­dos. Y no es una cues­tión de es­ta­tus. Pue­de ocu­rrir que la ca­je­ra del su­per­mer­ca­do, tu je­fa o tu ve­cino, te vuel­van di­mi­nu­to, in­men­so o muy sexy. Pue­de que es­te con­duc­tor de au­to­bús, en un chis­pa­zo de reojo, te con­vier­ta en al­guien asus­ta­di­zo que ca­si no se atre­ve a pre­gun­tar por su pa­ra­da, cuan­do un ra­to an­tes eras un gla­dia­dor. Pue­de que la pro­fe­so­ra de in­glés de es­te año te trans­for­me en un ale­gre jil­gue­ro, mien­tras la del año pa­sa­do ex­traía tu ge­nui­na cu­ca­ra­cha in­te­rior, sin ra­zón apa­ren­te. “Yo es otro”, di­jo Rim­baud, ya sa­ben, “je est un au­tre”. Hay al­go su­til que se cue­ce de­trás de los ojos, en al­gún lu­gar es­con­di­do en el fon­do de ca­da pu­pi­la, cuan­do una mi­ra­da en­tra en otra, só­lo un ins­tan­te. Qui­zás los ani­ma­les que so­mos se hue­len en­tre ellos, y se re­co­no­cen. Pa­ra ahu­yen­tar­se o la­mer­se. A lo me­jor tú me ha­ces ser.

Qui­zás los ani­ma­les que so­mos se hue­len en­tre ellos, y se re­co­no­cen; pa­ra ahu­yen­tar­se o la­mer­se

EL RUN­RÚN Cla­ra San­chis Mi­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.