Com­pro, er­go char­lo

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Va­le la pe­na ir a char­lar allí don­de sa­bes que, ade­más, te da­rán co­sas bue­nas a cam­bio de un di­ne­ro

Aho­ra ha­ré un pro­nós­ti­co y, si me de­di­ca­ra a ca­za­dor de ten­den­cias, qui­zás lo pe­ta­ría: den­tro de po­cos años, Ama­zon y otras com­pa­ñías nos ofre­ce­rán la po­si­bi­li­dad de dis­po­ner de una per­so­na o un ro­bot (se­rá op­cio­nal) pa­ra man­te­ner una con­ver­sa­ción a tiem­po con­ve­ni­do. Cui­da­do, qui­zás re­sul­ta que eso ya exis­te y lo que di­go ya fun­cio­na en Nue­va York, To­kio o Du­bái; en ese ca­so, per­dó­nen­me. Sea co­mo fue­re, de al­go es­toy se­gu­ro: al­guien em­pa­que­ta­rá el pro­duc­to “con­ver­sa­ción ca­ra a ca­ra” y lo ven­de­rá co­mo la gran no­ve­dad a esa par­te im­por­tan­te de po­bla­ción que no sa­be o no re­cuer­da que hay otras ma­ne­ras de ha­blar que no pa­san por What­sApp, Fa­ce­book y las re­des. Las po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio con cual­quier sopa de ajo bien pu­bli­ci­ta­da son in­fi­ni­tas y pro­me­ten un fu­tu­ro de ri­cos em­pren­de­do­res a los que bas­ta­rá po­ner lo­gís­ti­ca y di­se­ño al mun­do de la abue­la.

Qui­zás me es­toy ra­yan­do. La cul­pa es del pro­pie­ta­rio de una mer­ce­ría de Olot que, des­pués de 192 años, ce­rra­rá en mar­zo. Car­les Te­nas, el due­ño de es­te es­ta­ble­ci­mien­to, ha di­cho es­to: “Echa­re­mos de me­nos el ne­go­cio, pe­ro tam­bién echa­re­mos mu­cho de me­nos a la gen­te que ve­nía a pa­sar el ra­to, char­lá­ba­mos y bro­meá­ba­mos las ho­ras que hi­cie­ran fal­ta. Mu­cha gen­te sa­bía que po­día ve­nir, sen­tar­se, co­men­tar la ju­ga­da y pa­sar­lo bien”. Se lo ex­pli­ca a Pau Ma­só, que ha en­tre­vis­ta­do al matrimonio que lle­va es­ta tien­da pa­ra Na­ció Di­gi­tal.

Los su­per­mer­ca­dos y to­do lo que de ellos se de­ri­va fue­ron pen­sa­dos, pre­ci­sa­men­te, pa­ra no te­ner que ha­blar con na­die; de ahí pro­vie­ne que mu­chas per­so­nas –pre­sun­ta­men­te hu­ma­nas– no di­ri­jan ni una pa­la­bra al ca­je­ro o ca­je­ra (cuan­do es­tos no han si­do sus­ti­tui­dos por má­qui­nas) que co­bra. Mi ami­go Al­bert es ca­paz de ha­cer la com­pra se­ma­nal en me­nos de quin­ce mi­nu­tos, le lla­man el Fit­ti­pal­di del Mer­ca­do­na. No sea­mos apo­ca­líp­ti­cos: al la­do de eso, hay li­bre­ros, char­cu­te­ros, za­pa­te­ros o ven­de­do­res de vi­nos que cap­tan pú­bli­co de otro mo­do: “No­so­tros co­no­ce­mos a ca­da clien­te, da­mos un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do”. Un dis­cur­so re­tro­nue­vo que quie­re co­nec­tar con la ma­gia ori­gi­nal per­di­da.

Car­les Te­nas y Pa­qui­ta Mar­tí año­ra­rán la con­ver­sa­ción con la clien­te­la. Y al­gu­nos de sus clien­tes, a su vez, echa­rán de me­nos po­der en­trar en una tien­da don­de el ac­to de com­prar es –so­bre to­do– un ac­to de co­mu­ni­ca­ción. No ha­ce fal­ta ser fan de lo vin­ta­ge pa­ra sa­ber que, sin es­ta con­ver­sa­ción, com­prar es só­lo un trá­mi­te, abu­rri­do y pe­sa­do. De acuer­do: to­do el mun­do va de ca­be­za, to­do el mun­do vi­ve ace­le­ra­da­men­te. Pe­ro no sea­mos ton­tos: cuan­do dis­po­nes de un ra­to –sin obli­ga­cio­nes ni pan­ta­llas– va­le la pe­na ir a char­lar allí don­de sa­bes que, ade­más, te da­rán co­sas bue­nas a cam­bio de un di­ne­ro. A eso, aho­ra, lo lla­man co­mer­cio de pro­xi­mi­dad, de ki­ló­me­tro ce­ro u otras san­de­ces. Yo lo lla­mo –si no les sa­be mal– vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.