Des­tro­nar a Trump

La Vanguardia - - OPINIÓN -

La des­gra­cia de que Do­nald Trump ha­ya si­do ele­gi­do pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha he­cho que los ciu­da­da­nos de me­dio mun­do es­te­mos pa­san­do por las di­fe­ren­tes eta­pas de due­lo: la ne­ga­ción, la ira, la ne­go­cia­ción, la de­pre­sión y la acep­ta­ción.

Aho­ra bien, si en to­do pro­ce­so de aflic­ción se con­si­de­ra sano y con­ve­nien­te ir su­peran­do pro­gre­si­va­men­te di­chas eta­pas, en es­te luc­tuo­so acon­te­ci­mien­to po­lí­ti­co, hay una de ellas, la acep­ta­ción, a la que, por res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, a las nor­mas internacionales y a la se­gu­ri­dad mun­dial, de­be­ría­mos re­sis­tir­nos con to­das nues­tras fuer­zas. Y es que, lo peor que nos po­dría ocu­rrir es que los man­da­ta­rios del res­to del mun­do co­men­za­ran a ren­dir plei­te­sía al bo­ta­ra­te de Trump, co­mo la­men­ta­ble­men­te ya ha he­cho Ma­riano Ra­joy, y que, po­co a po­co, fué­ra­mos acep­tan­do co­mo nor­mal el com­por­ta­mien­to de es­te es­per­pén­ti­co y te­me­ra­rio go­ber­nan­te.

La­men­ta­ble­men­te, la de­mo­cra­cia tam­bién pro­du­ce mons­truos, pe­ro no ol­vi­de­mos que es­tos no pros­pe­ran so­la­men­te por mé­ri­tos pro­pios, sino por la ser­vi­dum­bre vo­lun­ta­ria de quie­nes les aplau­den y les sos­tie­nen. Si la de­mo­cra­cia pu­so a es­te rey del dis­pa­ra­te en el trono, a la de­mo­cra­cia co­rres­pon­de aho­ra des­tro­nar­lo con pre­mu­ra.

PEDRO SERRANO

Va­lla­do­lid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.