Po­pu­lis­mos y so­lu­cio­nes

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Es­toy de acuer­do con la se­ño­ra Co­ne­sa i Pa­gès, pre­si­den­ta de la Dipu­tación de Bar­ce­lo­na, cuan­do di­ce que los po­pu­lis­mos di­bu­jan so­lu­cio­nes sim­ples a problemas com­ple­jos (“El so­be­ra­nis­mo ca­ta­lán no es po­pu­lis­ta”, Po­lí­ti­ca, 15/II/2017).

Que dos na­cio­nes con­vi­van en un te­rri­to­rio es un pro­ble­ma po­lí­ti­co com­ple­jo. La na­ción tie­ne que ver con el ori­gen, la tra­di­ción co­mún, el te­rri­to­rio, el país o el idio­ma, por lo que uno pue­de sen­tir que per­te­ne­ce a una o a varias. Que te ha­gan de­ci­dir en­tre que­dar­te en un Es­ta­do que no re­co­no­ce a tu na­ción co­mo tal o sa­lir del Es­ta­do en el que se ha cons­ti­tui­do tu na­ción es un gran sim­plis­mo. Lo es la pro­pia dis­yun­ti­va, lo son ca­da una de las dos op­cio­nes y lo es que los po­lí­ti­cos se li­mi­ten a acu­sar­se mu­tua­men­te o a se­ña­lar al po­der ju­di­cial.

JA­VIER SÁEZ-BE­NI­TO

Za­ra­go­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.