El tu­teo de la mi­nis­tra

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Co­mo con­ti­nua­ción y apo­yo a las pa­la­bras de la car­ta de la se­ño­ra Gem­ma Dalmau (“La car­ta de la mi­nis­tra”, 15/II/2017), Fá­ti­ma Bá­ñez no só­lo nos to­ma el pe­lo o nos to­ma por ton­tos, sino que ade­más es­tá tan por en­ci­ma de no­so­tros que en la car­ta que nos en­vía des­de el mi­nis­te­rio nos tu­tea a to­dos con tan­ta fa­mi­lia­ri­dad que no sé có­mo in­ter­pre­tar, si co­mo a va­sa­llos o co­mo a po­bres que he­mos de sen­tir­nos hon­ra­dos y agradecidos por su mag­na­ni­mi­dad. No re­cuer­do yo ha­ber com­par­ti­do me­sa y mantel con ella pa­ra ser tra­ta­do con tan­ta fa­mi­lia­ri­dad y pu­die­ra te­ner en cuen­ta que por mi edad me­rez­co un res­pe­to. Aun­que se ría de mí con la subida de la pen­sión.

ÁN­GEL BER­NA­BÉ Sus­crip­tor Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.