“Lle­vo cin­co me­ses y me­dio sin pas­ti­llas”

Uno de los cin­co vo­lun­ta­rios en los que fun­cio­na la va­cu­na se sien­te es­pe­ran­za­do, pe­ro cuen­ta con que la pro­tec­ción no du­re pa­ra siem­pre

La Vanguardia - - TENDENCIAS - ANA MA­CPHER­SON

Si me hu­bie­ra cu­ra­do ya, sí que me de­ja­ría fo­to­gra­fiar y da­ría mi nom­bre. Pe­ro de mo­men­to, só­lo di­ré que soy el ca­so A05, a pun­to de cum­plir los 34. Lle­vo cin­co me­ses y me­dio sin to­mar me­di­ca­ción y con car­ga vi­ral in­de­tec­ta­ble. Cla­ro que es­toy es­pe­ran­za­do, pe­ro cuen­to con que no me va a pro­te­ger in­de­fi­ni­da­men­te. Es un en­sa­yo y hay mu­cho que apren­der. Por ejem­plo, qué va a pa­sar en los pró­xi­mos me­ses, cuán­to du­ra­rá el efec­to, qué problemas pue­de ir cau­san­do, por qué a mí sí me man­tie­ne a ra­ya los vi­rus y no a otros vo­lun­ta­rios. Yo par­ti­ci­po por­que de al­gu­na ma­ne­ra ha­brá que avan­zar”.

A05 se in­fec­tó ha­ce cin­co años. Ca­da tres me­ses se ha­cía la prue­ba de de­tec­ción. Es un hom­bre que prac­ti­ca se­xo con otros hom­bres, muy cons­cien­te de la pru­den­cia que va­le la pe­na te­ner en re­la­cio­nes di­ver­sas y tam­bién de lo fácil que es re­la­jar­se cuan­do las re­la­cio­nes son más con­ti­nua­das. “La ex­clu­si­vi­dad só­lo la sa­bes tú –sen­ten­cia–. Te fías de que ese ro­lli­to más o me­nos fijo usa­rá barreras si tie­ne otras re­la­cio­nes y re­sul­ta que no es así”.

La dis­ci­pli­na en el con­trol tri­mes­tral en BCN Check­point, el cen­tro de de­tec­ción y ase­so­ra­mien­to que abre sus puer­tas en pleno Ei­xam­ple des­de el 2006 y que só­lo el año pa­sa­do aten­dió a 5.500 per­so­nas, le per­mi­tió a A05 saberlo en­se­gui­da y po­ner en mar­cha el tra­ta­mien­to in­me­dia­ta­men­te.“De­tec­tar la in­fec­ción de for­ma pre­coz re­du­ce los re­ser­vo­rios vi­ra­les en el or­ga­nis­mo, fa­ci­li­ta la re­cu­pe­ra­ción del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y re­du­ce las com­pli­ca­cio­nes, pe­ro ade­más im­pli­ca pa­rar la ex­pan­sión del vi­rus. La ma­yo­ría de los con­ta­gios se pro­du­ce cuan­do la in­fec­ción es­tá en fa­se agu­da. En el co­mien­zo de la in­fec­ción he­mos lle­ga­do a de­tec­tar mi­llo­nes de co­pias de vi­rus por mi­li­li­tro de san­gre”, des­cri­be el es­pe­cia­lis­ta e in­ves­ti­ga­dor del Ir­siCai­xa Pep Coll, mé­di­co co­la­bo­ra­dor de BCN Check­point. “Te sube la fie­bre a 40, pa­re­ce un gri­pa­zo. Por eso, si no es­tás mí­ni­ma­men­te ad­ver­ti­do, se pa­sa en un par de días y ni pien­sas en su cau­sa”, ex­pli­ca A05.

To­dos los par­ti­ci­pan­tes en el en­sa­yo de la va­cu­na su­pie­ron de su in­fec­ción muy pron­to y em­pe­za­ron a tra­tar­se de in­me­dia­to. “He to­ma­do tres pas­ti­llas dia­rias du­ran­te to­do es­te tiem­po, has­ta que se ini­ció el en­sa­yo. No, no es tan pe­sa­do. Me da pe­re­za, pe­ro mi­ra, es­to es un com­pa­ñe­ro de pi­so pa­ra to­da mi vi­da. Co­mo de­be pa­sar­le a un dia­bé­ti­co”.

Des­de que le apli­ca­ron la va­cu­na y la me­di­ca­ción que es­ti­mu­la que el vi­rus sal­ga de los re­ser­vo­rios, pa­ra am­pli­fi­car el efec­to pro­tec­tor de la va­cu­na, pa­sa por con­tro­les se­ma­na­les. En BCN Check­point le prac­ti­ra­con la prue­ba pa­ra de­tec­tar la car­ga vi­ral. “Tu­ve un pico al prin­ci­pio, al­go que es­pe­ra­ban, y en­se­gui­da ba­jó. Si­go des­de en­ton­ces sin vi­rus de­tec­ta­ble. Son muy fle­xi­bles con mis ho­ra­rios, por­que a ve­ces tra­ba­jo en turno de no­che, a ve­ces de día...”. A par­tir de aho­ra los con­tro­les se­rán ca­da dos semanas. El mo­de­lo de aten­ción de BCN Check­point, don­de con­tro­lan tres de los cin­co ca­sos exi­to­sos de la va­cu­na, es­tá to­tal­men­te adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des de per­so­nas con ries­go de con­ta­gio de VIH y otras in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual. Cuen­tan con la tec­no­lo­gía pa­ra de­ter­mi­nar si hay o no car­ga vi­ral en la san­gre y dan el re­sul­ta­do en 90 mi­nu­tos, al­go im­pen­sa­ble en cual­quier ser­vi­cio de ur­gen­cias de un hos­pi­tal. “Tam­bién pue­de de­tec­tar otras en­fer­me­da­des de tras­mi­sión se­xual, pe­ro nos he­mos que­da­do sin fi­nan­cia­ción pa­ra los reac­ti­vos, aho­ra los en­via­mos a Vall d’He­bron”, ex­pli­ca Pep Coll. El cen­tro se nu­tre de apor­ta­cio­nes de dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes y do­na­ti­vos, a pe­sar de que diag­nos­ti­ca ca­si el 40% de los ca­sos de VIH en Bar­ce­lo­na.

“Sa­bes el re­sul­ta­do en­se­gui­da y eso te re­ba­ja la an­gus­tia”, ex­pli­ca A05. “A ve­ces tam­bién voy a Can Ru­ti pa­ra prue­bas más com­ple­tas. De­bo de ser el ti­po más ana­li­za­do y se­gu­ro de la ciu­dad. Pe­ro no, no lo cuen­to”.

El par­ti­ci­pan­te en el en­sa­yo pa­sa un con­trol se­ma­nal: “De­bo de ser el ti­po más ana­li­za­do y se­gu­ro de la ciu­dad”

CRISTINA GA­LLE­GO

Ca­da se­ma­na, el vo­lun­ta­rio se so­me­te a aná­li­sis vi­ra­les en el cen­tro BCN Check­point

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.