“El se­xo no es cues­tión de edad, sino de ener­gía”

“Hoy ya se acep­ta a la ac­triz ma­du­ra”, ce­le­bra la ita­lia­na

La Vanguardia - - PORTADA - FER­NAN­DO GAR­CÍA

Mo­ni­ca Be­luc­ci es la be­lla Ne­ves­ta en la pe­lí­cu­la En la Vía Lác­tea, re­torno de Emir Kus­tu­ri­ca al lar­go­me­tra­je tras un paréntesis de diez años, que se es­tre­na­rá el 14 de ju­lio. En ser­bio y otras len­guas es­la­vas, ne­ves­ta sig­ni­fi­ca no­via. Y tal es el pa­pel de la ac­triz ita­lia­na en es­ta nue­va pie­za de su­rrea­lis­mo bal­cá­ni­co a car­go del re­co­no­ci­do di­rec­tor, ac­tor y mú­si­co de Sa­ra­je­vo. La ac­ción trans­cu­rre en ple­na gue­rra de la ex Yu­gos­la­via. Y la no­via en cues­tión es a su vez una enig­má­ti­ca es­po­sa en fu­ga que de­be ca­sar­se con un mi­li­tar pe­ro se enamo­ra del pe­cu­liar re­par­ti­dor de le­che del po­bla­do al que ha ido a pa­rar, Kos­ta (el pro­pio Kus­tu­ri­ca).

El amor en­tre Ne­ves­ta y Kos­ta es ob­via­men­te oto­ñal, sin que nin­guno de los per­so­na­jes ni los ac­to­res que los re­pre­sen­tan se es­fuer­cen en di­si­mu­lar que ya no son unos cha­va­les. De eso va la pe­lí­cu­la en­tre otras co­sas, de ro­man­ces tar­díos en­tre

EL LAR­GO VIA­JE CON KUS­TU­RI­CA ‘En la Vía Lác­tea’ ha lle­va­do 4 años de ro­da­je y mar­ca “un an­tes y un des­pués” para la ac­triz

hom­bres y mu­je­res que ya no tie­nen na­da ni na­die que de­jar atrás. Y en eso se cen­tró ayer la vi­si­ta de Be­lluc­ci a Ma­drid. “Lo que más me gus­ta de es­ta his­to­ria es que sus pro­ta­go­nis­tas ya no son jó­ve­nes. Por­que su pre­cio­so y má­gi­co en­cuen­tro de­mues­tra que el amor, la sen­sua­li­dad y la se­xua­li­dad no son cues­tión de edad sino de ener­gía”, di­jo la ar­tis­ta, que es­tá a pun­to de cum­plir 53 años y tie­ne dos hi­jos.

El ro­da­je de En la Vía Lác­tea se pro­lon­gó cua­tro años, des­de el 2013 has­ta el 2016: un pe­rio­do de tiem­po en el que Be­lluc­ci ex­pe­ri­men­tó un no­ta­ble cam­bio en su fí­si­co, se­gún se­ña­ló y re­mar­có ayer sin ti­mi­dez. “Los ac­to­res so­mos co­mo los bai­la­ri­nes, en el sen­ti­do de que nues­tro cuer­po es un ins­tru­men­to para trans­mi­tir emo­cio­nes. Y yo, en es­tos cua­tro años, que para mí mar­can un an­tes y un des­pués, he de­ja­do de ser de­fi­ni­ti­va­men­te la mu­jer de pe­lí­cu­las co­mo Ma­le­na (2000), Ma­trix

Re­vo­lu­tion (2003) o La pa­sión de Cris­to (2004). Mi cuer­po es hoy un nue­vo ins­tru­men­to que me per­mi­te dar otras co­sas; unos per­so­na­jes y unos ro­les que ha­ce só­lo seis años no po­dría ha­ber ofre­ci­do”.

Des­de su po­si­ción de ac­triz de lar­ga tra­yec­to­ria pe­ro con pro­yec­ción más bien en pa­pe­les de re­par­to y con un per­fil si­mul­tá­neo de sex

sym­bol y mo­de­lo, Be­lluc­ci po­dría ha­ber que­da­do fue­ra del pa­no­ra­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­co ha­ce años; pues ella no es de esas con­ta­das su­per­es­tre­llas de la in­ter­pre­ta­ción que, por su ca­li­dad y re­co­no­ci­mien­to, tras­pa­san to­das las ba­rre­ras, in­clui­da la de las arru­gas. Sin em­bar­go, ahí si­gue. Y ella no lo atri­bu­ye só­lo a su per­sis­ten­te atrac­ti­vo. “En el pa­sa­do, una ac­triz en los cua­ren­ta o los cin­cuen­ta lo te­nía di­fi­ci­lí­si­mo para con­ti­nuar, pe­ro eso es­tá cam­bian­do. Lo es­toy com­pro­ban­do en pro­pia piel des­de que, con 50 años, hi­ce

Spec­tre”, in­di­có en alu­sión a la pe­lí­cu­la

OTOÑALES PE­RO EN FOR­MA “La pa­re­ja de la pe­lí­cu­la de­mues­tra que el se­xo no es cues­tión de edad, sino de ener­gía”, afir­ma

de la se­rie del 007 don­de, jun­to a Da­niel Craig, in­ter­pre­tó a una de las chi­cas Bond. Aho­ra, en la cin­ta de Kus­tu­ri­ca, Be­lluc­ci en­car­na a una mu­jer que es­tá de vuel­ta de to­do y ca­si no te­me a la muer­te, de tal ma­ne­ra que pre­fie­re de­jar de exis­tir an­tes que per­der a su amor. Es de­cir, es ma­yor pe­ro tan apa­sio­na­da o más que una ado­les­cen­te.

Esa ma­yor acep­ta­ción de las ac­tri­ces en edad ma­du­ra, ¿es una con­quis­ta de las mu­je­res o bien se de­be que to­dos en­ve­je­ce­mos me­jor o a que hay un avan­ce ge­ne­ral?, le pre­gun­ta­mos. “Lo que creo que ocu­rre –res­pon­dió– es que las mu­je­res nos mi­ra­mos aho­ra de ma­ne­ra di­fe­ren­te, con ma­yor res­pe­to y cre­yen­do más en no­so­tras mis­mas. Y eso ha­ce que tam­bién los hom­bres nos mi­ren

de otra ma­ne­ra”, opi­nó. Pre­ci­só en se­gui­da, no obs­tan­te, que no se plan­tea el asun­to en tér­mi­nos de con­fron­ta­ción. “Es­to no de­be ser una lu­cha. No creo en la lu­cha; creo en la co­mu­ni­ca­ción. Las mu­je­res ne­ce­si­tan a los hom­bres y los hom­bres ne­ce­si­tan a las mu­je­res”.

Ba­jo di­rec­ción y en com­pa­ñía de Kus­tu­ri­ca, Be­lluc­ci apro­ve­chó el lar­go ro­da­je de En la Vía Lác­tea para aban­do­nar­se –di­jo– y em­pa­par­se de un mun­do que des­co­no­cía: el de los ser­bios y croa­tas gue­rre­ros pe­ro ami­gos de la mú­si­ca zín­ga­ra y de las fies­tas has­ta el ama­ne­cer; el de una na­tu­ra­le­za her­mo­sa y agres­te don­de las per­so­nas es­ta­ble­cen una re­la­ción es­pe­cial con unos ani­ma­les de com­por­ta­mien­to hu­ma­noi­de y al­go en­lo­que­ci­do; el de un uni­ver­so sin­gu­lar, el de Kus­tu­ri­ca, don­de las ser­pien­tes be­ben le­che de ove­ja, los gan­sos se ba­ñan en la san­gre de­rra­ma­da en la ma­tan­za de un cer­do y don­de el amor pue­de ha­cer vo­lar a los aman­tes que hu­yen jun­tos.

Be­lluc­ci ate­rri­zó en Ma­drid po­cas ho­ras des­pués de con­ver­tir­se en miem­bro de la Academia de Ci­ne de Holly­wood jun­to con otros 773 nue­vos in­vi­ta­dos a es­te nu­me­ro­so pe­ro se­lec­to club. “Es una ma­ra­vi­lla sen­tir es­te afec­to y res­pe­to por mi tra­ba­jo, que es mi pa­sión y me ha­ce fe­liz. Es­toy real­men­te sor­pren­di­da”, di­jo al res­pec­to.

De lo que tie­ne en­tre ma­nos aho­ra, la in­tér­pre­te ci­tó su apues­ta co­mo pro­duc­to­ra de una se­rie de te­le­vi­sión en torno a “una mu­jer muy in­tere­san­te” y en la que ella tie­ne “un pa­pel”. No qui­so de­cir más del pro­yec­to, pe­ro re­co­no­ció el cre­ci­mien­to del me­dio te­le­vi­si­vo co­mo pla­ta­for­ma de ci­ne y se­ries, en gran par­te por la “al­ta ca­li­dad” de es­tas úl­ti­mas y por la po­si­bi­li­dad que ofre­cen de “con­tar las his­to­rias con más tiem­po”.

Be­lluc­ci se des­mar­có de la cre­cien­te le­gión de ac­to­res y ac­tri­ces que se pa­san al otro la­do de la cá­ma­ra. “Nun­ca se­ré di­rec­to­ra. Pro­du­cir e in­vo­lu­crar­me en la es­cri­tu­ra de un guion, sí. Pe­ro di­ri­gir, no: a eso le ten­go de­ma­sia­do res­pe­to”, con­fe­só. Otra mues­tra de sin­ce­ri­dad, va­lor in­fre­cuen­te en su mun­do.

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.