Quién vo­ta a Trump

La Vanguardia - - SUMARIO - Eu­là­lia So­lé E. SO­LÉ, so­ció­lo­ga y es­cri­to­ra

Eu­là­lia So­lé re­fle­xio­na so­bre los mo­ti­vos que lle­va­ron a mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses a vo­tar por Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te: “Si nos re­mi­tir­nos a C. Wright Mills, no­ta­ble so­ció­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, com­pro­ba­mos que en el le­jano 1959 avi­só de ‘la di­fe­ren­cia en­tre aque­llo por lo cual se in­te­re­sa la gen­te y lo que cons­ti­tu­ye su ver­da­de­ro in­te­rés’. Una bru­ma os­cu­re­ce el en­ten­di­mien­to, la de los in­tere­ses in­cul­ca­dos, los úni­cos que la ma­yo­ría de la gen­te ha te­ni­do oca­sión de cul­ti­var”.

En la en­tre­vis­ta de La Con­tra de es­te dia­rio de Víc­tor-M. Amela a Shel­don Glas­how, fí­si­co y pre­mio No­bel, es­te ase­ve­ra que es ur­gen­te fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co. Es­tá bien que lo di­ga un cien­tí­fi­co acre­di­ta­do, re­afir­man­do que no se tra­ta de una hi­pó­te­sis sino de una cru­da reali­dad. Al­gu­nos, co­mo el pro­pio Do­nald Trump, ha­cen co­mo que lo ig­no­ran, an­te­po­nien­do el lu­cro a la sen­sa­tez. Au­gu­ra Shel­don que den­tro de 80 años, si no se ac­túa rá­pi­do, la is­la de Mal­ta des­apa­re­ce­rá, e in­sis­te en que, de se­guir igual, en me­nos de un si­glo nues­tra ci­vi­li­za­ción ya no se­rá via­ble. Cua­tro ge­ne­ra­cio­nes y adiós; hi­jos, nie­tos y biz­nie­tos con el por­ve­nir se­cues­tra­do.

El fí­si­co, an­te la apues­ta del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos por el carbón, el pe­tró­leo y el frac­king, lan­za una fra­se la­pi­da­ria: “Li­bré­mo­nos en­se­gui­da del im­bé­cil de Trump y sal­ve­mos nues­tro pla­ne­ta”.

Mu­cha gen­te ima­gi­na un im­peach­ment con­tra el per­so­na­je, pe­ro tam­bién es cier­to que me­dio país le hi­zo pre­si­den­te. ¿Al­gu­nos elec­to­res re­co­no­cen aho­ra que se equi­vo­ca­ron?, ¿se arre­pien­ten de ha­ber­lo he­cho? Tal vez, aun­que el in­te­rro­gan­te cen­tral es: ¿có­mo son los vo­tan­tes de Trump?, ¿cuál es su re­tra­to? No bas­ta con apun­tar que per­te­ne­cen a ca­pas so­cia­les gol­pea­das por la cri­sis, ya que, en teo­ría, la ra­zón de­be­ría con­du­cir a vo­tar vien­do más allá de las na­ri­ces. Si nos re­mi­tir­nos a C. Wright Mills, no­ta­ble so­ció­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, com­pro­ba­mos que en el le­jano 1959 avi­só de “la di­fe­ren­cia en­tre aque­llo por lo cual se in­te­re­sa la gen­te y lo que cons­ti­tu­ye su ver­da­de­ro in­te­rés”. Una bru­ma os­cu­re­ce el en­ten­di­mien­to, la de los in­tere­ses in­cul­ca­dos, los úni­cos que la ma­yo­ría de la gen­te ha te­ni­do oca­sión de cul­ti­var.

Es el di­ri­gis­mo su­til, ha­la­ga­dor, ter­gi­ver­sa­dor de la li­ber­tad. “Un al­to ni­vel de tec­no­lo­gía no sig­ni­fi­ca un al­to ni­vel de in­te­li­gen­cia in­di­vi­dual o so­cial”, in­sis­tió Mills. Por aquel en­ton­ces no po­día sa­ber que un in­di­vi­duo co­mo Trump se­ría ele­va­do a la pre­si­den­cia del país más po­de­ro­so del pla­ne­ta, sin em­bar­go, pa­re­cía pre­ver­lo. Así, “en un mun­do de in­sen­sa­tez am­plia­men­te co­mu­ni­ca­da”, se­gún sus pa­la­bras, ve­mos có­mo es vo­ta­do un hom­bre que se ex­pre­sa ma­yor­men­te por Twit­ter. “No po­de­mos usar la abun­dan­cia tec­no­ló­gi­ca co­mo un ín­di­ce de la ca­li­dad hu­ma­na y del pro­gre­so cul­tu­ral”, re­ma­tó Mills. Qui­zás un im­peach­ment da­ría al­go de lus­tre a la men­te hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.