Tres años de ‘ca­li­fa­to’

El EI fra­ca­só co­mo idea te­rri­to­rial pe­ro ha agra­va­do la lu­cha sec­ta­ria

La Vanguardia - - SUMARIO - IN­TER­NA­CIO­NAL

La in­mi­nen­te caí­da de Mo­sul cer­ti­fi­ca el fra­ca­so del Es­ta­do Is­lá­mi­co en su pro­yec­to de cons­truir un gran ca­li­fa­to que unie­ra a Si­ria e Iraq, pe­ro la or­ga­ni­za­ción yiha­dis­ta ame­na­za con so­bre­vi­vir in­de­fi­ni­da­men­te me­dian­te la gue­rra de gue­rri­lla, co­mo ha­ce Al Qae­da.

Cuan­do ayer las tro­pas de Bag­dad ocu­pa­ban el es­pa­cio de la mez­qui­ta Al Nu­ri –cu­yo mi­na­re­te fue de­mo­li­do por los yiha­dis­tas el pa­sa­do 21 de ju­nio–, man­dos mi­li­ta­res se apre­su­ra­ron a afir­mar que que­da­ban po­cas ho­ras para la re­con­quis­ta de Mo­sul. A pe­sar de que aún que­da­ban va­rias zo­nas de la ciu­dad vie­ja por ocu­par, para el Go­bierno ira­quí te­nía in­te­rés ha­cer coin­ci­dir su vic­to­ria con el aniver­sa­rio de la pro­cla­ma­ción del ca­li­fa­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), el 29 de ju­nio del 2014. Cin­co días des­pués de aque­lla fe­cha, Abu Bakr al Bag­da­di se pre­sen­ta­ba en esa gran mez­qui­ta hoy des­trui­da co­mo su­ce­sor del ca­li­fa oto­mano Ab­dul­me­yid II y con el nom­bre de Ibrahim.

Al Bag­da­di ha si­do da­do por muer­to por Ru­sia –aun­que sin lle­gar a con­fir­mar­lo– y otros miem­bros pro­mi­nen­tes del EI han ido ca­yen­do, a me­nu­do en ata­ques se­lec­ti­vos. De es­te mo­do, y con la to­ma de Mo­sul, el ca­li­fa­to ha­bría du­ra­do jus­to tres años. Pe­ro es­to es cier­to en al­gu­nos as­pec­tos mien­tras que en otros no lo es.

En cuan­to que fe­nó­meno ira­quí con gran­des am­bi­cio­nes te­rri­to­ria­les –sur­gi­do co­mo evo­lu­ción de la in­sur­gen­cia an­te la in­va­sión alia­da del 2003 y en­ca­be­za­do por an­ti­guos ofi­cia­les del ejér­ci­to de Sa­dam Hu­sein–, el EI es­tá de­rro­ta­do. Su as­pi­ra­ción de bo­rrar las fron­te­ras en­tre Irak y Si­ria ha fra­ca­sa­do, y só­lo es cues­tión de tiem­po que cai­gan sus úl­ti­mos bas­tio­nes en te­rri­to­rio si­rio, en Ra­qa y Deir Ez­zor.

En es­te sen­ti­do, la di­so­lu­ción del Es­ta­do Is­lá­mi­co co­mo pro­ble­ma te­rri­to­rial –a ba­se de ir acu­mu­lan­do de­rro­tas a par­tir de enero del 2015– ha ido acom­pa­ña­da de su ca­da vez ma­yor re­le­van­cia co­mo or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que ha uti­li­za­do el te­rror para im­plan­tar­se so­bre la po­bla­ción, en Irak, en Si­ria y en su aven­tu­ra li­bia. El des­tino del EI apun­ta, pues, a su trans­for­ma­ción en gue­rri­lla –vol­vien­do así a sus orí­ge­nes en Irak– y en en­ti­dad te­rro­ris­ta al es­ti­lo de Al Qae­da, con ob­je­ti­vos a lar­go pla­zo. El ca­li­fa­to, que atra­jo a com­ba­tien­tes de has­ta 87 paí­ses en el 2014, ya no es “aquí y aho­ra”, sino que se con­vier­te en al­go vir­tual.

Pe­ro en lo que res­pec­ta a Irak y Si­ria, el Es­ta­do Is­lá­mi­co ha si­do ca­paz de de­jar una hue­lla pro­fun­da: ha agra­va­do el en­fren­ta­mien­to sec­ta­rio en­tre su­níes y chiíes.

El ca­rác­ter de­cla­ra­da­men­te su­ní del EI era la jus­ti­fi­ca­ción re­li­gio­sa e ideo­ló­gi­ca en su gue­rra con­tra el ré­gi­men chií de Bag­dad y en su ex­pan­sión por una Si­ria go­ber­na­da por la sec­ta chií de los alauíes, a la que sin em­bar­go hi­cie­ron fren­te no las tro­pas de Da­mas­co, sino las muy di­ver­sas mi­li­cias de opo­si­ción, asi­mis­mo su­níes. La agen­da re­li­gio­sa fue en au­men­to en Si­ria, mien­tras que en Irak, don­de el con­flic­to su­níes-chiíes ya era muy mar­ca­do, el pro­pio ejér­ci­to de Bag­dad y las mi­li­cias chiíes ar­ma­das y apo­ya­das por Irán ex­hi­ben cre­den­cia­les sec­ta­rias que van más allá de la lu­cha con­tra el yiha­dis­mo.

Esas mi­li­cias chiíes han lo­gra­do ex­pan­dir­se por Irak has­ta la fron­te­ra de Si­ria, in­clu­so tras­pa­sán­do­la. Otras mi­li­cias del mis­mo signo y res­pal­da­das asi­mis­mo por Irán han si­do una fuer­za de com­ba­te prin­ci­pal para el ré­gi­men de Da­mas­co, en par­ti­cu­lar en su re­con­quis­ta de Ale­po. La im­pron­ta ira­ní se ha­ce ca­da día más evi­den­te, dan­do cuer­po a las in­ten­cio­nes de Tehe­rán de abrir un co­rre­dor des­de Irak has­ta la cos­ta si­ria.

De es­ta ma­ne­ra, la cues­tión te­rri­to­rial cam­bia ra­di­cal­men­te de signo, y se­rían pre­ci­sa­men­te sus enemi­gos los que es­ta­rían ro­ban­do el sue­ño del ca­li­fa­to. En el pró­xi­mo ca­pí­tu­lo, que pro­me­te ser tan cruen­to co­mo la ba­ta­lla de Mo­sul –ini­cia­da en oc­tu­bre del 2016–, fuer­zas com­bi­na­das kur­das y ára­bes, con apo­yo es­ta­dou­ni­den­se, in­ten­ta­rán ex­pul­sar al Es­ta­do Is­lá­mi­co de Ra­qa y de Deir Ez­zor, don­de se cree que sus lí­de­res su­per­vi­vien­tes se han re­fu­gia­do y que ha si­do blan­co de mi­si­les lan­za­dos des­de Irán. El re­sul­ta­do de es­tas ba­ta­llas pro­me­te nue­vos con­flic­tos en­tre sus par­ti­ci­pan­tes.

Las mi­li­cias chiíes apo­ya­das por Irán se ex­pan­den por Irak y Si­ria ‘ro­ban­do’ el sue­ño del Es­ta­do Is­lá­mi­co

ES­TA­DO IS­LÁ­MI­CO / EFE

Al Bag­da­di, en Mo­sul en el 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.