Los te­mas del día

La Vanguardia - - SUMARIO - EDITORIALES

Las acu­sa­cio­nes de pe­de­ras­tia ver­ti­das so­bre el car­de­nal Geor­ge Pell, nú­me­ro tres en la je­rar­quía de la cu­ria va­ti­ca­na, y la cons­truc­ción del nue­vo tra­mo de tran­vía a lo lar­go de to­da la ave­ni­da Diagonal.

EL pa­pa Fran­cis­co se en­fren­ta a la que, pro­ba­ble­men­te, sea la peor cri­sis de su pon­ti­fi­ca­do. En la ma­dru­ga­da de ayer, la po­li­cía aus­tra­lia­na acu­sa­ba al car­de­nal Geor­ge Pell, uno de sus co­la­bo­ra­do­res más pró­xi­mos, de abu­sos se­xua­les, que ha­bría co­me­ti­do en Aus­tra­lia en los úl­ti­mos de­ce­nios del si­glo pa­sa­do, y por los que de­be­rá de­cla­rar el pró­xi­mo 18 de ju­lio an­te un tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia de Mel­bour­ne.

Pell, de 76 años, pri­me­ra au­to­ri­dad ca­tó­li­ca de Aus­tra­lia, es des­de el 2014 el res­pon­sa­ble de las fi­nan­zas de la San­ta Se­de y, co­mo tal, la ter­ce­ra per­so­na en la es­truc­tu­ra de la cu­ria va­ti­ca­na. For­ma par­te del con­se­jo de ocho miem­bros que acon­se­ja al San­to Pa­dre. Y su nom­bre fi­gu­ra en la lis­ta de po­si­bles can­di­da­tos a la si­lla de San Pe­dro. Pell, que ayer reivin­di­có su inocen­cia y ob­tu­vo per­mi­so pa­pal para vo­lar a Aus­tra­lia con el pro­pó­si­to de res­ta­ble­cer su bue­na fa­ma, es la más al­ta au­to­ri­dad de la Igle­sia ca­tó­li­ca que ha vis­to su nom­bre re­la­cio­na­do con asun­tos de pe­de­ras­tia. La reac­ción del Va­ti­cano, que no le ha exi­gi­do la di­mi­sión, fue ayer de res­pal­do a Pell.

De­cía­mos que es­ta es la peor cri­sis a la que se ha en­fren­ta­do Fran­cis­co, y lo de­cía­mos por tres mo­ti­vos dis­tin­tos. El pri­me­ro es que Pell, pe­se a su per­fil con­ser­va­dor, en mu­chos as­pec­tos opues­to al del Pa­pa, es un hom­bre de su ple­na con­fian­za. El se­gun­do es que, co­mo tal, ha desa­rro­lla­do una im­por­tan­te ta­rea, muy apre­cia­da por el Pa­pa, en pro de una ma­yor trans­pa­ren­cia de las fi­nan­zas va­ti­ca­nas, cu­ya ges­tión opa­ca dio du­ran­te años que­bra­de­ros de ca­be­za a los res­pon­sa­bles de la Igle­sia ca­tó­li­ca. En es­te as­pec­to, la sin­to­nía en­tre am­bos ha si­do to­tal. Y el ter­cer mo­ti­vo es que las acu­sa­cio­nes con­tra Pell, que no han si­do de­ta­lla­das por la po­li­cía, pe­ro que se sus­ten­tan se­gún fuen­tes ofi­cia­les en nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios, con­tras­tan po­de­ro­sa­men­te con la re­suel­ta po­lí­ti­ca se­gui­da por Fran­cis­co con­tra los abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por mi­nis­tros de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Al po­co de ser ele­gi­do co­mo su­ce­sor de Be­ne­dic­to XVI, Fran­cis­co em­pren­dió una cru­za­da con­tra la pe­de­ras­tia, crean­do una co­mi­sión es­pe­cial para ata­jar­la, y pi­dió per­dón a las víc­ti­mas, tan­to por los ex­ce­sos su­fri­dos co­mo por la omi­sión de su ex­plí­ci­ta con­de­na. El ob­je­ti­vo de di­cho en­te era, pues, do­ble: erra­di­car los abu­sos y di­si­par cual­quier sos­pe­cha de en­cu­bri­mien­to de se­me­jan­tes de­li­tos. La ac­ti­tud de Fran­cis­co –que ha lle­ga­do a la­men­tar la fal­ta de per­so­nal para ace­le­rar la re­so­lu­ción de “dos mil ca­sos amon­to­na­dos” de pe­de­ras­tia– ha su­pues­to un cla­ro pro­gre­so res­pec­to de épo­cas an­te­rio­res, en las que es­tos asun­tos a me­nu­do no ob­tu­vie­ron la aten­ción que re­que­rían de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca. De he­cho, has­ta los años no­ven­ta no em­pe­za­ron a tra­mi­tar­se de­nun­cias con­tra sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos por abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos con­tra me­no­res en la se­gun­da mitad del si­glo XX.

Una no­ti­cia co­mo la de la acu­sa­ción de Pell no es bue­na para la Igle­sia ca­tó­li­ca. Pe­ro mu­cho peor se­ría la no­ti­cia de que es­te ti­po de abu­sos se­xua­les se to­le­ran, se si­len­cian o se ocul­tan. Es di­fí­cil in­ter­ve­nir so­bre lo ocu­rri­do en el pa­sa­do. Y es im­po­si­ble mo­di­fi­car­lo. Pe­ro la po­lí­ti­ca acon­se­ja­ble en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro de­be es­tar muy cla­ra, en lí­nea con lo ya ex­pre­sa­do por el pa­pa Fran­cis­co al res­pec­to: to­le­ran­cia ce­ro an­te cual­quier abu­so se­xual a me­no­res. En es­te sen­ti­do, no ca­ben du­das ni fla­que­zas. La lu­cha de la Igle­sia con­tra las con­duc­tas de­lic­ti­vas de­be ser de­ci­di­da e in­fa­ti­ga­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.