La po­li­cía evi­tó ca­si un cen­te­nar de aten­ta­dos en el 2016 en Eu­ro­pa

Los yiha­dis­tas pro­ta­go­ni­zan los ac­tos te­rro­ris­tas que se dan en el con­ti­nen­te

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - EDUAR­DO MAR­TÍN DE PO­ZUE­LO

Las fuer­zas con­tra­te­rro­ris­tas eu­ro­peas han frus­tra­do 95 aten­ta­dos te­rro­ris­tas de dis­tin­to signo a lo lar­go del 2016, se­gún el úl­ti­mo in­for­me so­bre la si­tua­ción del te­rro­ris­mo en la Unión pu­bli­ca­do es­te mes de ju­nio por Eu­ro­pol, la agen­cia de la UE en ma­te­ria po­li­cial con se­de en La Ha­ya. Eu­ro­pol, que para sus es­tu­dios anua­les –co­mo es­te de­no­mi­na­do TE-SAT 2017– se sir­ve de los da­tos que le su­mi­nis­tran las po­li­cías de los to­da­vía 28 es­ta­dos miem­bros de la Unión, más los de otros 13 paí­ses aso­cia­dos, sub­ra­ya que aun­que el año pa­sa­do hu­bo un gran nú­me­ro de ac­tos te­rro­ris­tas sin co­ne­xión con el yiha­dis­mo, es­te es el que re­pre­sen­ta la for­ma más gra­ve de la ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta que pa­de­ce Eu­ro­pa. La afir­ma­ción de Eu­ro­pol tie­ne co­mo res­pal­do da­tos que ha he­cho pú­bli­cos: de las 142 muer­tes re­sul­ta­do de crí­me­nes te­rro­ris­tas du­ran­te el 2016, 135 lo fue­ron co­mo con­se­cuen­cia de 13 ata­ques de signo yiha­dis­ta de un to­tal de 47 ac­cio­nes que los ex­tre­mis­tas de to­do ti­po lo­gra­ron lle­var a ca­bo.

Los da­tos nu­mé­ri­cos fa­ci­li­ta­dos por Eu­ro­pol apun­tan en va­rias di­rec­cio­nes que ter­mi­nan por di­bu­jar el ma­pa del te­rro­ris­mo eu­ro­peo. Por un la­do, cons­ta­tan la ma­yor efi­ca­cia po­li­cial en ma­te­ria de con­tra­te­rro­ris­mo, que me­jo­ra año tras año, en con­tra­po­si­ción al au­men­to del desafío del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta que re­pre­sen­ta la ma­yor ame­na­za para la se­gu­ri­dad a la que se en­fren­ta la Unión Eu­ro­pea. Por otra par­te, mien­tras las ci­fras glo­ba­les apun­tan al Reino Uni­do co­mo el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­ta coac­ción, mues­tran que el te­rro­ris­mo de ins­pi­ra­ción is­la­mis­ta es­tá in­cre­men­tan­do el uso de ex­plo­si­vos y la pre­sen­cia de mu­je­res en­tre sus fi­las ope­ra­ti­vas en Eu­ro­pa. Así, du­ran­te el año 2016 las po­li­cías de la Unión de­tu­vie­ron a 1.002 pre­sun­tos te­rro­ris­tas, de ellos 718 yiha­dis­tas. De es­tos úl­ti­mos uno de ca­da cua­tro son mu­je­res y un ter­cio de ellos tie­ne me­nos de 25 años.

Las ci­fras de de­ten­cio­nes por te­rro­ris­mo en ge­ne­ral en Eu­ro­pa son cla­ra­men­te as­cen­den­tes pe­ro con un én­fa­sis muy es­pe­cial en lo que se re­fie­re a los yiha­dis­tas cu­yo nú­me­ro de arres­tos se ele­va año tras año: 395 en el 2014, 687 en el 2015 y los 718 del 2016. Se pre­su­me que en el 2017 se­rán más al­tas aún de mo­do que el te­rro­ris­mo de ins­pi­ra­ción is­la­mis­ta se­gui­rá pro­ta­go­ni­zan­do más del 72% de la ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta de­tec­ta­da en Eu­ro­pa mien­tras que el 28% res­tan­te se re­fie­re a gru­pos anar­quis­tas, fas­cis­tas, an­ti­se­mi­tas, neo­na­zis y otras posiciones co­mo los “ex­tre­mis­tas ét­ni­co-na­cio­na­lis­tas y se­pa­ra­tis­tas”. Pe­ro, en cual­quier ca­so, el fo­co de la preo­cu­pa­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad eu­ro­pea es­tá pues­to so­bre el te­rro­ris­mo ins­pi­ra­do por el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), por Al Qae­da o por otras agru­pa­cio­nes ex­tre­mis­tas de signo si­mi­lar.

Los da­tos que ma­ne­ja Eu­ro­pol vuel­ven a si­tuar al Reino Uni­do en el cen­tro de la vio­len­cia te­rro­ris­ta en Eu­ro­pa. Si bien los re­cien­tes aten­ta­dos de Man­ches­ter o Lon­dres ya lo in­di­can, Lon­dres ha­bía in­for­ma­do an­tes a Eu­ro­pol que du­ran­te el 2016 tu­vo 76 ac­cio­nes te­rro­ris­tas –en­tre frus­tra­das y rea­li­za­das– en el mis­mo pe­rio­do de tiem­po en que Fran­cia pa­de­ció 23, Ita­lia 17, Es­pa­ña 10, Gre­cia 6, Ale­ma­nia 5, Bél­gi­ca 4 y Ho­lan­da 1. Los ana­lis­tas del con­tra­te­rro­ris­mo eu­ro­peo con­sul­ta­dos tra­tan de ex­pli­car es­te fe­nó­meno bri­tá­ni­co ar­gu-

Eu­ro­pol te­me que crez­ca el uso de ex­plo­si­vos “de­bi­do a su al­to im­pac­to y po­der sim­bó­li­co”

men­ta­do, tal co­mo he­mos pu­bli­ca­do en an­te­rio­res edi­cio­nes, que el Reino Uni­do pa­de­ce el ata­que de un te­rro­ris­mo au­tóc­tono muy di­fí­cil de de­tec­tar que exi­ge de sus de­par­ta­men­tos po­li­cia­les y de se­gu­ri­dad – al­gu­nos afec­ta­dos por re­cor­tes de pre­su­pues­to– un in­gen­te tra­ba­jo de in­te­li­gen­cia, in­for­ma­ción y va­lo­ra­ción de ries­gos.

En cuan­to al fu­tu­ro, los ana­lis­tas de Eu­ro­pol no son muy op­ti­mis­tas res­pec­to a la ac­ti­tud de los te­rro­ris­tas pe­se a la cre­cien­te efec­ti­vi­dad po­li­cial en la UE mien­tras se man­tie­nen a la ex­pec­ta­ti­va de lo que re­sul­te de la ne­go­cia­ción con el Reino Uni­do y de los ni­ve­les de co­la­bo­ra­ción en­tre po­li­cías que pue­dan de­ri­var­se del Bre­xit. En con­cre­to, te­men los ana­lis­tas que el uso de dro­nes en Si­ria e Irak pue­da “ins­pi­rar a otros yiha­dis­tas” y no las tie­nen to­das con­si­go res­pec­to al cre­ci­mien­to del uso de ex­plo­si­vos “de­bi­do a su al­to im­pac­to y po­der sim­bó­li­co”.

Por lo que se re­fie­re a la fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo, su­po­nen que las co­sas van a se­guir por un ca­mino ya tran­si­ta­do y ex­pli­ca­do en otras oca­sio­nes: el que pa­sa por la de­lin­cuen­cia co­mún y, en mu­chos ca­sos, por la au­to­fi­nan­cia­ción. De he­cho, el 40% de los pla­nes te­rro­ris­tas en Eu­ro­pa se su­po­nen fi­nan­cia­dos, al me­nos en par­te, a tra­vés de la co­mi­sión de de­li­tos co­mu­nes; es­pe­cial­men­te el trá­fi­co de dro­gas, los ro­bos, la ven­ta de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos, el frau­de de prés­ta­mos y otros.

Da­do el pa­no­ra­ma des­cri­to en el in­for­me, la opi­nión de Rob Wainw­right, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Eu­ro­pol, re­su­me un es­ta­do de opi­nión ge­ne­ra­li­za­do en el con­tra­te­rro­ris­mo y de má­xi­ma ac­tua­li­dad a raíz del Bre­xit y de las ten­den­cias muy eu­ro­peís­tas mar­ca­das por Fran­cia, Ale­ma­nia y Es­pa­ña: “Nun­ca la ne­ce­si­dad de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción (antiterrorista) ha­bía si­do ca­da vez más evi­den­te co­mo se ha cons­ta­ta­do du­ran­te los dos úl­ti­mos años a raíz de los ata­ques te­rro­ris­tas yiha­dis­tas en Eu­ro­pa que han su­pues­to tan­tas víc­ti­mas. En con­tras­te con el te­rro­ris­mo et­no­na­cio­na­lis­ta, el se­pa­ra­tis­ta y la ma­yo­ría de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ex­tre­mis­mo vio­len­to, tan­to de de­re­chas co­mo de iz­quier­das, el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta tie­ne un ca­rác­ter in­ter­na­cio­nal y, por lo tan­to, ne­ce­si­ta una res­pues­ta in­ter­na­cio­nal a par­tir de la apli­ca­ción trans­fron­te­ri­za de la ley”.

Dos po­li­cías lon­di­nen­ses mon­tan guar­dia al día si­guien­te del aten­ta­do de Bo­rough Mar­ket

IK ALDAMA / AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.