El pre­si­den­te cau­sa otro in­cen­dio con un tuit se­xis­ta con­tra una pre­sen­ta­do­ra

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - FRAN­CESC PEIRÓN Nue­va York. Co­rres­pon­sal

Twit­ter tie­ne la ha­bi­li­dad de sa­car lo peor de Do­nald Trump, que no es po­ca co­sa. Su ca­pa­ci­dad para ca­lum­niar se hi­zo ayer pa­ten­te con un mi­cro men­sa­je de vul­ga­ri­dad mi­só­gi­na y se­xis­ta.

El pre­si­den­te fus­ti­gó a Mi­ka Br­ze­zins­ki, con­duc­to­ra del es­pa­cio Mor­ning Joe en la MSNBC, y pro­vo­có una re­pul­sa uná­ni­me en los dos gran­des par­ti­dos. Trump se en­sa­ñó con ella al pro­cla­mar su “ba­jo coe­fi­cien­te in­te­lec­tual” y de­cir que, cuan­do su­pues­ta­men­te le su­pli­có asis­tir a su fies­ta de fin de año jun­to a su pa­re­ja en la te­le­vi­sión y en la reali­dad, Joe Scar­bo­rough, “san­gra­ba de ma­la ma­ne­ra por su mal lif­ting fa­cial”.

Hu­bo pal­me­ros trum­pis­tas que sa­lie­ron en su de­fen­sa. La ofi­ci­na de su es­po­sa, Me­la­nia, la que pro­me­tió com­ba­tir el ci­ber aco­so, emi­tió un co­mu­ni­ca­do: “Co­mo ha di­cho la pri­me­ra da­ma en el pa­sa­do, cuan­do su ma­ri­do es ata­ca­do, res­pon­de­rá al gol­pe diez ve­ces más fuer­te”. Sa­rah H. San­ders, por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, in­di­có que “es­te es un pre­si­den­te que com­ba­te el fue­go con el fue­go y que no per­mi­ti­rá que los me­dios li­be­ra­les le in­ti­mi­den, ni las éli­tes de Holly­wood”. Aña­dió que “él no pro­mue­ve la vio­len­cia, só­lo devuelve los ata­ques”.

Sin em­bar­go, el agui­jo­na­zo car­ga­do de odio de Trump ori­gi­nó una con­de­na ge­ne­ral de vo­ces crí­ti­cas, in­clui­das las de los car­gos del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, una vez más abo­chor­na­dos por el es­ti­lo pen­den­cie­ro que ex­hi­be la má­xi­ma au­to­ri­dad del país.

“No es un co­men­ta­rio apro­pia­do, no ayu­da al ci­vis­mo”, ase­gu­ró Paul Ryan, pre­si­den­te del Con­gre­so. A su co­le­ga Lynn Jen­kins, le so­nó inacep­ta­ble. “A me­nu­do –su­bra­yó– me cri­ti­can por mi apa­rien­cia. De­be­mos tra­ba­jar para dar­le po­der a las mu­je­res”.

“Se­ñor pre­si­den­te, su tuit es in­digno para su pues­to y re­pre­sen­ta lo in­co­rrec­to en nues­tra po­lí­ti­ca, no la gran­de­za de Amé­ri­ca”, ter­ció el se­na­dor Lind­say Graham, mien­tras que Susan Co­llins pi­dió que “se aca­be es­to ya”.

El arre­ba­to se en­mar­ca en una se­ma­na en la que, a par­tir del pre­sun­to error en una in­for­ma­ción que la CNN col­gó en su web so­bre el Ru­sia­ga­te, y que ha pro­vo­ca­do la di­mi­sión de tres pe­rio­dis­tas, Trump se ha de­di­ca­do a des­pre­ciar a to­dos aque­llos que no ja­lean sus po­co ve­ra­ces gra­cias. Es lo que su­ce­dió ayer en el

Mor­ning Joe, uno de los pro­gra­mas de re­fe­ren­cia en­tre los po­lí­ti­cos de am­bas ban­ca­das. Br­ze­zins­ki se­ña­ló que el com­por­ta­mien­to del pre­si­den­te no pa­re­cía nor­mal, min­tien­do a dia­rio. A lo que Trump, que ha­bía si­do ami­go de la pa­re­ja, con­tes­tó con un psy­cho Joe y un “san­gran­te” Mi­ka.

Los in­sul­tos a las mu­je­res son una cons­tan­te en la tra­yec­to­ria del hoy pre­si­den­te. Mi­ka le re­pli­có en su tuit con la ima­gen de una ca­ja de ce­rea­les en que se lee: “He­chos para las ma­nos pe­que­ñas”. Na­da más, pe­ro a Trump le mo­les­ta de siem­pre que se fi­jen en sus de­dos cor­tos, por­que se in­ter­pre­ta co­mo la me­tá­fo­ra de otro apén­di­ce de su cuer­po.

La por­ta­voz San­ders des­cri­bió a Trump co­mo el pre­si­den­te más in­sul­ta­do de la his­to­ria. Se ol­vi­dó de Bush o del bu­lo ra­cis­ta pro­pa­ga­do por Trump so­bre el “afri­ca­nis­mo” de Ba­rack Oba­ma.

Al pre­gun­tar­le si veía a Trump co­mo un mo­de­lo para sus tres hi­jos, San­ders con­tes­tó que “só­lo Dios es per­fec­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.