Las cuer­das de la li­ra

La Vanguardia - - POLÍTICA - Ra­fael Jor­ba

El pro­ble­ma no es la plu­ri­na­cio­na­li­dad. To­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos, con in­de­pen­den­cia de su po­si­ción an­te la cues­tión ca­ta­la­na, sa­ben que el pac­to cons­ti­tu­cio­nal de 1978 dis­tin­guió en su ar­tícu­lo 2 en­tre na­cio­na­li­da­des y re­gio­nes. ¿Qué son las na­cio­na­li­da­des? No tan­to las na­cio­nes sin Es­ta­do, co­mo se di­ce a me­nu­do, co­mo las na­cio­nes his­tó­ri­cas que de­le­gan su so­be­ra­nía en el Es­ta­do com­pues­to que es Es­pa­ña. El tér­mino na­cio­na­li­dad es el eu­fe­mis­mo acu­ña­do en los frá­gi­les equi­li­brios de la tran­si­ción para de­no­mi­nar­las y pre­ver el ac­ce­so rá­pi­do a la au­to­no­mía (dis­po­si­ción tran­si­to­ria se­gun­da) de los te­rri­to­rios que en el pa­sa­do ple­bis­ci­ta­ron pro­yec­tos de Es­ta­tu­to (los ca­sos de Ca­ta­lun­ya, País Vas­co y Ga­li­cia). Ade­más, en el ca­so ca­ta­lán, el ca­rác­ter pre­cons­ti­tu­cio­nal del au­to­go­bierno ha­bía que­da­do ya co­rro­bo­ra­do con el res­ta­ble­ci­mien­to de la Ge­ne­ra­li­tat en la per­so­na de Jo­sep Ta­rra­de­llas, el pre­si­den­te re­pu­bli­cano en el exi­lio, el 23 de oc­tu­bre de 1977.

Es to­do un sar­cas­mo que cua­ren­ta años des­pués aún se pon­ga en en­tre­di­cho aque­lla reali­dad. Es ver­dad que na­cio­na­li­dad y na­ción son tér­mi­nos po­li­sé­mi­cos y es­tán car­ga­dos de la ne­ce­sa­ria am­bi­güe­dad que re­cla­ma­ba el mo­men­to. No es es­ta la úni­ca am­bi­va­len­cia de una Car­ta Mag­na que en su preám­bu­lo pro­cla­ma la vo­lun­tad de pro­te­ger a los “pue­blos de Es­pa­ña” y, ac­to se­gui­do, en su ar­tícu­lo pri­me­ro ha­bla só­lo de “pue­blo es­pa­ñol”. Sin em­bar­go, cua­tro dé­ca­das des­pués, la úni­ca vía para en­ca­rri­lar la cues­tión ca­ta­la­na y evi­tar el anun­cia­do cho­que de tre­nes es una lec­tu­ra abier­ta de la Cons­ti­tu­ción, acor­de con el es­pí­ri­tu de sus re­dac­to­res. Se tra­ta, en teo­ría, de una ta­rea aún más fac­ti­ble en el nue­vo mar­co de so­be­ra­nías com­par­ti­das (y ciu­da­da­nías tam­bién com­par­ti­das) de la Unión Eu­ro­pea.

El pro­ble­ma no es la plu­ri­na­cio­na­li­dad. El pro­ble­ma es la desafec­ción mu­tua que se ha ido acu­mu­lan­do des­de la tra­mi­ta­ción del Es­ta­tut del 2006 y la pos­te­rior sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, de 27 de ju­nio del 2010. Por pri­me­ra vez una ley del Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya, pac­cio­na­da en las Cor­tes Ge­ne­ra­les, apro­ba­da con ran­go de ley or­gá­ni­ca es­pa­ño­la y ra­ti­fi­ca­da en re­fe­rén­dum fue en­men­da­da. El cho­que de le­ga­li­da­des se pro­du­jo en­ton­ces. Por el ca­mino se ha ali­men­ta­do la ca­ta­la­no­fo­bia en el res­to de Es­pa­ña y la his­pa­no­fo­bia de sec­to­res de la so­cie­dad ca­ta­la­na. Jau­me Vi­cens Vi­ves, en su No­tí­cia de

Ca­ta­lun­ya, des­cri­be un mo­vi­mien­to pa­ra­le­lo du­ran­te los años de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca: “In­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos, que ha­bían sa­li­do más de una vez de sus re­duc­tos de co­mo­di­dad para com­ba­tir la an­tro­po­fa­gia nean­der­ta­loi­de de las ma­sas, no tu­vie­ron el va­lor para sa­cri­fi­car su po­pu­la­ri­dad a los de­sig­nios de una ta­rea man­co­mu­na­da. Al fi­nal se aca­bó ha­blan­do de con­cor­dia y con­lle­van­cia, gran­des pa­la­bras que se pro­nun­cian cuan­do el ca­lle­jón no tie­ne sa­li­da”.

“Era po­si­ble en­ton­ces con­si­de­rar a Es­pa­ña co­mo una li­ra, cu­yas cuer­das se ar­mo­ni­za­rían en vo­lun­tad y amor. Pe­ro es­tas cuer­das qui­zá ca­da vez eran me­nos en nú­me­ro y me­nos ten­sas de afec­tos”. Y aquí es­ta­mos. La ar­mo­nía his­pá­ni­ca chi­rría por fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca mu­tua y ex­ce­so de ira re­cí­pro­ca. Es­te es el au­tén­ti­co pro­ble­ma.

La ar­mo­nía his­pá­ni­ca chi­rría por fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca mu­tua y ex­ce­so de ira re­cí­pro­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.