El em­pe­ño por una Diagonal con tran­vía

La Vanguardia - - OPINIÓN -

LOS bar­ce­lo­ne­ses ya sa­ben a es­tas al­tu­ras de su vi­da que hay una so­lu­ción má­gi­ca para re­du­cir el trá­fi­co, ami­no­rar la con­ta­mi­na­ción y mo­ver­se por la ciu­dad: un mi­la­gro lla­ma­do tran­vía. Sie­te años des­pués de una con­sul­ta ciu­da­da­na que cos­tó 3,2 mi­llo­nes de eu­ros y la al­cal­día al so­cia­lis­ta Jor­di He­reu, el Ayun­ta­mien­to de Barcelona ha pre­sen­ta­do un es­tu­dio de la Au­to­ri­tat del Trans­port Me­tro­po­li­tà (ATM) que abo­ga por re­ser­var el cen­tro de la ave­ni­da Diagonal al tran­vía y pro­lon­gar su re­co­rri­do des­de la pla­za Fran­cesc Ma­cià has­ta las Glò­ries, su­po­nien­do, cla­ro es­tá, que al­gún día fi­na­li­cen las obras.

El in­for­me téc­ni­co so­li­ci­ta­do por el equi­po de go­bierno de la al­cal­de­sa Ada Co­lau ha con­si­de­ra­do que la me­jor op­ción es pro­lon­gar el tran­vía por la su­per­fi­cie de la Diagonal, te­sis que pre­ci­sa­men­te pre­fie­re el equi­po de go­bierno municipal. No así la opo­si­ción, que ha mar­ca­do dis­tan­cias con es­te es­tu­dio, un trá­mi­te ad­mi­nis­tra­ti­vo pre­vio al pro­ce­so de ale­ga­cio­nes de or­ga­nis­mos, aso­cia­cio­nes y par­ti­cu­la­res.

El mo­de­lo de trans­por­te ur­bano es­tá en ple­na trans­for­ma­ción en to­das las ciu­da­des de Eu­ro­pa, si­guien­do las di­rec­ti­vas de la UE y el con­sen­so cre­cien­te so­bre la con­ve­nien­cia de li­mi­tar el trá­fi­co a fin de me­jo­rar los ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción. Gra­cias a es­te pun­to de par­ti­da, la ma­yo­ría de las ca­pi­ta­les en­sa­yan sis­te­mas al­ter­na­ti­vos con un de­no­mi­na­dor co­mún: des­in­cen­ti­var el uso del co­che y po­ten­ciar un trans­por­te co­lec­ti­vo efi­caz y eco­ló­gi­co. Es­ta pre­mi­sa, sin em­bar­go, no es un che­que en blan­co. El pro­yec­to del al­cal­de He­reu so­bre el tran­vía en la Diagonal des­per­tó un ro­tun­do re­cha­zo en el 2010 en par­te por el des­con­ten­to con obras fa­raó­ni­cas tan­to en pla­zos co­mo en cos­tes. Cun­dió la sen­sa­ción de que el tran­vía por la Diagonal era un ca­pri­cho a pre­cio de oro, con tras­fon­do de sos­pe­chas so­bre las ra­zo­nes úl­ti­mas de mu­chas ad­ju­di­ca­cio­nes y obras pú­bli­cas.

La pos­te­rior re­for­ma de la ave­ni­da Diagonal du­ró ca­si un año y me­dio, con las co­rres­pon­dien­tes mo­les­tias para los ciu­da­da­nos y los co­mer­cios afec­ta­dos. Fi­nal­men­te, con so­bre­cos­tes y más de 16 mi­llo­nes de eu­ros in­ver­ti­dos, la gran ave­ni­da de Barcelona es­tre­nó en pri­ma­ve­ra del 2015 una con­fi­gu­ra­ción que su­pri­mía ca­rri­les de cir­cu­la­ción, pri­vi­le­gia­ba las bi­ci­cle­tas y da­ba am­pli­tud a las ace­ras. Ape­nas dos años des­pués, el bar­ce­lo­nés ob­ser­va con re­ce­lo y pre­jui­cio otro gran cam­bio en el ho­ri­zon­te. Y sos­pe­cha que la Diagonal se ha con­ver­ti­do en un cam­po de ba­ta­lla que to­do equi­po de go­bierno municipal tra­ta de cam­biar. An­tes de que los ciu­da­da­nos ha­yan he­cho su­ya la nue­va Diagonal, ya oyen can­tos de si­re­na. Y se te­men otro des­pil­fa­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.