Va­ca­cio­nes de ve­rano

La Vanguardia - - OPINIÓN - Quim Mon­zó

Es­te agos­to pa­sa­ría una se­ma­ni­ta den­tro de la ca­be­za del se­ñor Do­nald Trump

Si al­gu­na agen­cia de via­jes me ofre­cie­ra la po­si­bi­li­dad de pa­sar es­te agos­to una se­ma­ni­ta den­tro de la ca­be­za de Do­nald Trump, me apun­ta­ría aho­ra mis­mo. Tie­ne que ser fas­ci­nan­te vi­si­tar su en­cé­fa­lo, es­quiar por su bul­bo ra­quí­deo y ob­ser­var la evo­lu­ción hir­vien­te de su cór­tex ce­re­bral. Que a un hom­bre que des­de ha­ce dé­ca­das apa­re­ce en las pá­gi­nas y las cu­bier­tas de los pe­rió­di­cos del mun­do en­te­ro no le bas­te y ten­ga que ha­cer­se por­ta­das es­pe­cia­les de­no­ta una ego­la­tría tan arrai­ga­da co­mo inusual. Ha­brá quien di­ga que qui­zá lo que pa­sa es que los ti­tu­la­res y los co­men­ta­rios que le di­ri­gen no son su­fi­cien­te­men­te de su gus­to, pe­ro hay más mi­ga que só­lo eso.

Es­ta es la bom­ba trum­pia­na de es­tos días: el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se tie­ne por­ta­das fal­sas con él en la por­ta­da, y las ex­hi­be en sus clubs de golf. Ayer la BBC pu­bli­có el nom­bre del re­por­te­ro de The Was­hing­ton Post que se dio cuen­ta de ello. Se lla­ma Da­vid A. Fah­rent­hold y es­ta­ba en un bar de uno de los mu­chos clubs pri­va­dos de Trump. En la pa­red vio una por­ta­da de la re­vis­ta Ti­me con fe­cha del 1 de mar­zo del 2009, con­ve­nien­te­men­te en­mar­ca­da, jun­to a otra de News­week y otra de Va­riety. Hom­bre ob­ser­va­dor, se dio cuen­ta de un detalle que no li­ga­ba. Los ti­tu­la­res es­ta­ban re­dac­ta­dos con un tono que no es ha­bi­tual en la re­vis­ta

Ti­me, po­co pro­pen­sa a los elo­gios frí­vo­los, y me­nos a Trump. “El pre­si­den­te de Es­ta­dos De­su­ni­dos de Amé­ri­ca” y “Trump: se de­rri­te” son al­gu­nos de los úl­ti­mos. En cam­bio, en la por­ta­da sos­pe­cho­sa, en­ci­ma de to­do, en le­tras pe­que­ñas, di­ce: “Trump lo acier­ta en to­dos los fren­tes, in­clu­so en la te­le” y, ba­jo su ca­ra y en re­fe­ren­cia a un pro­gra­ma que el aho­ra pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha­bía pre­sen­ta­do: “Do­nald Trump: ¡El apren­diz es un éxi­to te­le­vi­si­vo!”. La BBC ex­pli­ca que Ti­me le ha con­fir­ma­do que la cu­bier­ta no es su­ya –el 1 de mar­zo del 2009 la re­vis­ta no se pu­bli­có–, y que ha pe­di­do a la Fun­da­ción Trump que la re­ti­re de los cua­tro clubs de golf de Es­co­cia y Es­ta­dos Uni­dos don­de has­ta aho­ra ha si­do de­tec­ta­da. Pro­ba­ble­men­te ha­ya más.

El re­por­te­ro Fah­rent­hold ha gra­ba­do un ví­deo ex­pli­can­do el ori­gen de su in­ves­ti­ga­ción: “Era de­ma­sia­do im­pre­sio­nan­te; te­nía que ser fal­so y es to­tal­men­te fal­so”. Po­co a po­co fue en­con­tran­do otras pie­zas que no cua­dra­ban. La ti­po­gra­fía, por ejem­plo, no tie­ne na­da que ver con la que usa Ti­me .El bor­de ro­jo que en­cua­dra la fo­to es más del­ga­do que el que uti­li­za siem­pre Ti­me. Des­cu­brió in­clu­so el tu­to­rial para apren­der a ha­cer por­ta­das de Trump con Pho­tos­hop que en el 2009 creó un di­se­ña­dor pe­ruano y que col­gó en in­ter­net. Lás­ti­ma que no fue­ra To­màs Fuen­tes, la per­so­na que crea los tu­to­ria­les más in­tere­san­tes del mun­do. Lás­ti­ma que aho­ra ha­ga tiem­po que no ha­ce nin­guno. Mien­tras pre­pa­ra uno nue­vo, no se pier­dan us­te­des el vi­deo­tu­to­rial que hi­zo ha­ce po­cos me­ses para ex­pli­car la ul­ti­mí­si­ma no­ve­dad tec­no­ló­gi­ca: el Mi­cro­soft Word.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.