Sí hay me­di­ci­na al­ter­na­ti­va

La Vanguardia - - OPINIÓN - Luis Ra­cio­ne­ro

Pe­ro son muy po­cas y no ca­be con­fun­dir un ti­ma­dor que en­ga­ña a cré­du­los pa­cien­tes con una me­di­ci­na al­ter­na­ti­va, eso es un ti­mo, no una al­ter­na­ti­va. Una me­di­ci­na al­ter­na­ti­va es la chi­na, la ayur­vé­di­ca de In­dia o al­gu­nas prác­ti­cas cu­ra­ti­vas de los cha­ma­nes que sí fun­cio­nan.

Creer que la me­di­ci­na chi­na que lle­va más si­glos de prác­ti­ca que la eu­ro­pea y se si­gue usan­do por mi­llo­nes de per­so­nas no es “me­di­ci­na” es un error cul­tu­ral y ter­mi­no­ló­gi­co.

La ba­se de la cues­tión es­tá en un li­bro fun­da­men­tal de Tho­mas Kuhn, pu­bli­ca­do en 1962 por la Uni­ver­si­dad de Chica­go y que se ti­tu­la La es­truc­tu­ra de las re­vo­lu­cio­nes cien­tí­fi­cas. En él se ana­li­za có­mo es po­si­ble ha­cer cien­cia ba­jo di­ver­sos “pa­ra­dig­mas” que se re­em­pla­zan unos a otros a me­di­da que la cien­cia evo­lu­cio­na. Des­pués del pa­ra­dig­ma pto­le­mai­co, que ex­pli­ca­ba el sis­te­ma so­lar con la Tie­rra en el cen­tro, vino el pa­ra­dig­ma new­to­niano, que pu­so al Sol en el cen­tro.

Des­pués del new­to­niano ha ve­ni­do el re­la­ti­vis­mo de Eins­tein, que ex­pli­ca la fí­si­ca de otra ma­ne­ra. Ca­da uno fue cier­to en su mo­men­to y ex­pli­có los fe­nó­me­nos fí­si­cos, lue­go se sus­ti­tu­yó por otro más pre­ci­so y que ex­pli­ca más co­sas. Un pa­ra­dig­ma es un gru­po de su­pues­tos so­bre qué es la reali­dad y có­mo se es­tu­dia. En el pa­ra­dig­ma me­ca­ni­cis­ta new­tio­nano no hay en­tes que no se pe­sen o se mi­dan. Hay par­tí­cu­las ma­te­ria­les que cho­can en­tre sí para cau­sar cam­bios de po­si­ción. Para New­ton o Des­car­tes lo que no es ma­te­rial no exis­te. Lo que re­sul­tó fal­so en cuan­to se pos­tu­la­ron las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas, que no son ma­te­ria­les, no se sa­be so­bre qué on­du­lan.

La me­cá­ni­ca cuán­ti­ca ha aca­ba­do de des­tro­zar el pa­ra­dig­ma me­ca­ni­cis­ta, al pos­tu­lar on­das que son par­tí­cu­las –un oxí­mo­ron don­de los ha­ya– y en­tes que son a la vez A y no A, o, co­mo de­cía Ed­ding­ton, la ma­te­ria se com­por­ta co­mo si fue­ra par­tí­cu­la los lu­nes, miér­co­les y vier­nes y on­das los mar­tes, jue­ves y sá­ba­dos.

En me­di­ci­na su­ce­de lo mis­mo, hay un pa­ra­dig­ma mé­di­co eu­ro­peo, hi­po­crá­ti­co, me­ca­ni­cis­ta, y otro pa­ra­dig­ma chino, taoís­ta, or­gá­ni­co, o in­clu­so al­gu­nos más co­mo el de Pa­ra­cel­so, que fun­cio­na­ba por ana­lo­gías –co­mo to­da la cien­cia me­die­val has­ta Leo­nar­do– y las rú­bri­cas de las co­sas. Pa­ra­cel­so cu­ra­ba, aun­que su pa­ra­dig­ma no fue­se el de “la ba­ta blan­ca” ac­tual. Y la me­di­ci­na chi­na cu­ra a pe­sar de acep­tar en su pa­ra­dig­ma la exis­ten­cia del chi, que es la ener­gía elec­tro­mag­né­ti­ca ge­ne­ra­da por los pro­ce­sos eléc­tri­cos y quí­mi­cos del cuer­po hu­mano. La acu­pun­tu­ra, que –con ba­ta blan­ca o sin ella– fun­cio­na, es­tá ba­sa­da en la exis­ten­cia del chi, que en “la me­di­ci­na” de Eu­ro­pa no exis­te y se des­pre­cia co­mo su­pers­ti­ción.

El pen­sa­mien­to úni­co, ¿mo­no­teís­ta?, que pre­ten­de “cor­tar de raíz esa ten­den­cia pe­li­gro­sa ba­jo un le­ma que es fun­da­men­tal: no exis­te al­ter­na­ti­va a la me­di­ci­na”, es una fal­se­dad ba­sa­da en el des­co­no­ci­mien­to de los –po­cos– pa­ra­dig­mas mé­di­cos al­ter­na­ti­vos exis­ten­tes en el mun­do. No só­lo la me­di­ci­na eu- ro­pea cu­ra: hay otras, pe­ro es pre­ci­so sa­ber cuá­les son y no de­jar­se en­ga­ñar por fal­sa­rios.

Exis­te otro li­bro fun­da­men­tal para en­ten­der lo que es­toy di­cien­do: Scien­ce and ci­vi­li­sa­tion in Chi­na, del bió­lo­go in­glés Jo­seph Need­tam, pu­bli­ca­do por la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. “La vi­sión del mun­do chino –es­cri­be Need­tam– de­pen­de de una lí­nea de pen­sa­mien­to to­tal­men­te di­fe­ren­te de la eu­ro­pea. La coope­ra­ción ar­mo­nio­sa de to­dos los se­res sur­ge, no de las ór­de­nes de una ac­ti­vi­dad su­pe­rior ex­ter­na a ellos, sino del he­cho de que son par­te en una je­rar­quía de to­dos for­man­do una es­truc­tu­ra cós­mi­ca y que lo que ellas obe­de­cen son los dic­ta­dos in­ter­nos de sus pro­pias na­tu­ra­le­zas. La cien­cia mo­der­na y la fi­lo­so­fía del or­ga­nis­mo, con sus ni­ve­les in­te­gra­ti­vos, han re­gre­sa­do a es­ta sa­bi­du­ría, for­ti­fi­ca­da por la nue­va com­pren­sión de la evo­lu­ción cós­mi­ca, bio­ló­gi­ca y so­cial. La fa­se new­to­nia­na fue esen­cial, pe­ro no de­fi­ni­ti­va”.

La fi­lo­so­fía or­ga­ni­cis­ta de E.A. Whi­tehead, co­la­bo­ra­dor de Rus­sell en el Prin­ci­pia mat­he­ma­ti­ca, pro­po­ne sus­ti­tuir el pa­ra­dig­ma me­ca­ni­cis­ta por el or­gá­ni­co. Eso, que aún no se ha lo­gra­do, se­ría esen­cial para la me­di­ci­na oc­ci­den­tal, por­que es­ta in­ten­ta com­pren­der el cuer­po hu­mano, que es un to­do or­gá­ni­co, por me­dio del ac­tual pa­ra­dig­ma cien­tí­fi­co, que es me­cá­ni­co.

Un cuer­po hu­mano no es co­mo una má­qui­na com­pues­ta de pie­zas ado­sa­das, sino co­mo una se­mi­lla que cre­ce de den­tro ha­cia fue­ra no por yux­ta­po­si­ción de par­tes, sino por desa­rro­llo in­te­rior de es­tas, que se van di­fe­ren­cian­do para ge­ne­rar ma­yor com­ple­ji­dad. En un or­ga­nis­mo, el to­do es al­go di­fe­ren­te y más com­ple­jo que la su­ma de sus par­tes. En un me­ca­ni­cis­mo, el to­do es la su­ma de sus par­tes y es­tas se pue­den su­pe­rar. En el or­ga­nis­mo, se­pa­rar las par­tes su­po­ne des­truir­lo to­do.

El me­ca­ni­cis­mo cre­ce aña­dien­do más de lo mis­mo; el or­ga­nis­mo se desa­rro­lla al­can­zan­do ni­ve­les su­pe­rio­res de com­ple­ji­dad y or­ga­ni­za­ción. Es la evo­lu­ción que pos­tu­la­ba Teil­hard de Char­din ha­cia un au­men­to de la com­ple­ji­dad. Las má­qui­nas só­lo aña­den más de lo mis­mo. Tra­tar el cuer­po hu­mano, que es un to­do or­gá­ni­co con un pa­ra­dig­ma cien­tí­fi­co me­ca­ni­cis­ta, co­mo si fue­ra una má­qui­na, es un atra­so que su­pe­rar. Y no di­ga­mos si in­tro­du­ci­mos la men­te en el pro­ce­so psi­co­so­má­ti­co. Es­tá cla­ro que se ne­ce­si­tan otras me­di­ci­nas. Mien­tras, la que hay ha lo­gra­do arre­glar mu­chas co­sas, so­bre to­do, cla­ro es­tá, las me­cá­ni­cas y quí­mi­cas.

No só­lo la me­di­ci­na eu­ro­pea cu­ra; hay otras, pe­ro es pre­ci­so sa­ber cuá­les son y no de­jar­se en­ga­ñar por fal­sa­rios

JOR­DI BAR­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.