Jo­sep

La Vanguardia - - OPINIÓN - Pi­lar Raho­la

Hoy se ba­ja el te­lón de 8al

dia. De­trás que­dan seis años de pe­rio­dis­mo te­le­vi­si­vo en di­rec­to, con mil tres cien­tos pro­gra­mas y cin­co mil ho­ras emi­ti­das, y una me­dia dia­ria de 300.000 es­pec­ta­do­res, con pi­cos que han su­pe­ra­do los 600.000. Es­te es el

back­ground de un es­pa­cio in­for­ma­ti­vo tra­ba­ja­do con es­fuer­zo y to­zu­dez, por un equi­po de pro­fe­sio­na­les que han bus­ca­do siem­pre la ex­ce­len­cia.

Y si ha­go es­ta afir­ma­ción es por­que no me con­cier­ne, da­do que he si­do una co­la­bo­ra­da cons­tan­te, pe­ro ex­ter­na, y po­co ten­go que ver con el ex­tra­or­di­na­rio tra­ba­jo dia­rio del equi­po. La co­ci­na de 8 al dia ha so­bre­sa­li­do en vo­lun­tad de le­van­tar pie­dras para en­con­trar las in­for­ma­cio­nes es­con­di­das y en el de­seo in­que­bran­ta­ble de ofre­cer una in­for­ma­ción ve­raz. Ha­cer pe­rio­dis­mo, en de­fi­ni­ti­va, más allá de las con­tin­gen­cias, las pre­sio­nes po­lí­ti­cas, los in­tere­ses cru­za­dos..., pe­rio­dis­mo des­po­ja­do de atri­bu­tos, só­lo com­pro­me­ti­do con la de­li­ca­da res­pon­sa­bi­li­dad de bus­car la ver­dad in­for­ma­ti­va. Hoy que se aca­ba, me co­rres­pon­de a mí –es­pec­ta­do­ra pri­vi­le­gia­da de es­te buen tra­ba­jo co­ti­diano– al­zar la voz para agra­de­cer tan­ta bue­na pro­fe­sio­na­li­dad. Un pro­gra­ma co­mo es­te só­lo se po­día ha­cer con una di­rec­ción y unos co­la­bo­ra­do­res po­ten­tes, pe­ro sin el co­ra­zón de pe­rio­dis­tas jó­ve­nes, in­quie­tos y en­tre­ga­dos que la­tía en su in­te­rior no ha­bría si­do po­si­ble. Us­te­des nos han vis­to a al­gu­nos de no­so­tros, pe­ro só­lo he­mos si­do la ca­ra vi­si­ble de un con­jun­to de gran­des ca­za­do­res de in­for­ma­ción.

Con to­do, no me pue­do pri­var de ha­blar de Jo­sep Cu­ní, mi ami­go, mi com­pa­ñe­ro y, en to­da su di­men­sión, mi maes­tro. Es un gran­de del pe­rio­dis­mo y a pe­sar de lle­var to­da la vi­da en la pro­fe­sión, siem­pre se en­tre­ga co­mo si fue­ra el pri­mer día, la pri­me­ra no­ti­cia que tie­ne que dar, eter­na­men­te in­quie­to y sor­pren­di­do. Ob­se­sio­na­do con la per­fec­ción has­ta el pun­to de ser su peor crí­ti­co, Jo­sep es, por en­ci­ma de to­do, un cro­nis­ta de la reali­dad, con­ven­ci­do del sen­ti­do pú­bli­co de la in­for­ma­ción, y a es­te al­to ideal ha de­di­ca­do to­da la vi­da. No bus­ca nun­ca la gloria de un ti­tu­lar, por­que sa­be que en la le­tra me­nu­da es don­de se es­con­den las tram­pas. Y así, pa­cien­te y de­ci­di­do, des­ta­pa, pre­gun­ta, des­en­re­da y to­do lo in­ten­ta has­ta en­con­trar la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de la no­ti­cia. Un ci­ru­jano pre­ci­so, un pe­rio­dis­ta im­pla­ca­ble.

A ve­ces, co­mo es sa­bi­do, él y yo nos ma­ta­mos un po­qui­to, y los dos que­re­mos ga­nar la ra­zón te­le­vi­si­va, an­sio­sos de te­ner la ra­zón dia­léc­ti­ca. Es una es­gri­ma real, pe­ro no se en­ga­ñen, es una es­gri­ma blan­ca, por­que na­ce del res­pe­to, la es­ti­ma pro­fun­da y la com­pli­ci­dad. No co­noz­co a na­die que se exi­ja tan­to an­tes de exi­gir a los otros. Ni tam­po­co co­noz­co a na­die tan fiel a su gen­te cuan­do el cli­ma es des­fa­vo­ra­ble. Pe­rio­dis­ta de ra­za, es ade­más una per­so­na ex­ce­len­te que es­con­de, ba­jo su ade­mán se­rio, una sen­si­bi­li­dad ex­tre­ma.

Hoy, pues, cae el te­lón. El mu­tis de­ja atrás el tra­ba­jo he­cho.

Con­ven­ci­do del sen­ti­do pú­bli­co de la in­for­ma­ción, Jo­sep Cu­ní ha de­di­ca­do to­da su vi­da a es­te al­to ideal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.