Se­gui­re­mos

La Vanguardia - - OPINIÓN - Fe­rran Re­que­jo F. RE­QUE­JO, ca­te­drá­ti­co de Cien­cia Po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra

En la vi­da prác­ti­ca hay pro­ble­mas que tie­nen so­lu­ción (o so­lu­cio­nes) y otros que no la tie­nen. El ám­bi­to po­lí­ti­co de las de­mo­cra­cias no es dis­tin­to. Al­gu­nos pro­ble­mas tie­nen so­lu­cio­nes es­ta­bles y otros no. Es­ta dua­li­dad pue­de com­bi­nar­se con la vo­lun­tad o no de los ac­to­res im­pli­ca­dos al mi­ni­mi­zar los pro­ble­mas, ten­gan o no so­lu­ción. Así, nos en­con­tra­mos con cua­tro ti­pos de si­tua­cio­nes: a) pro­ble­mas con so­lu­cio­nes es­ta­bles y vo­lun­tad de mi­ni­mi­zar­los, b) pro­ble­mas con so­lu­cio­nes es­ta­bles pe­ro sin vo­lun­tad de mi­ni­mi­zar­los, c) pro­ble­mas sin so­lu­ción pe­ro con vo­lun­tad de mi­ni­mi­zar­los, y d) pro­ble­mas sin so­lu­ción ni vo­lun­tad de mi­ni­mi­zar­los.

¿En cuál de es­tas si­tua­cio­nes se en­cuen­tra el contencioso Ca­ta­lun­ya-Es­ta­do es­pa­ñol? De en­tra­da, no es cier­to que no ha­ya so­lu­cio­nes. La po­lí­ti­ca com­pa­ra­da ofre­ce un aba­ni­co de téc­ni­cas de or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial –con­fe­de­ra­les, fe­de­ral-plu­ri­na­cio­na­les, con­so­cia­cio­na­les, re­glas de se­ce­sión, et­cé­te­ra– de aco­mo­da­ción de de­mo­cra­cias plu­ri­na­cio­na­les (Ca­na­dá, Bél­gi­ca, el Reino Uni­do). Da­da la re­pe­ti­da fal­ta de vo­lun­tad del po­der cen­tral de mi­ni­mi­zar el pro­ble­ma, creo que es­ta­mos an­te la si­tua­ción b).

Es­ta mi­ni­mi­za­ción ven­dría aso­cia­da a unas “ter­ce­ras vías sol­ven­tes”. Sin em­bar­go, la prác­ti­ca mues­tra que no re­sul­tan po­si­bles (a di­fe­ren­cia de otras de­mo­cra­cias). ¿Por qué eso es así? No hay una úni­ca cau­sa, sino va­rias. Una de ellas es la con­tra­po­si­ción en­tre dos cul­tu­ras po­lí­ti­cas, una de ca­riz es­ta­ta­lis­ta y uni­ta­ris­ta an­te otra más so­cie­ta­ria y con­fe­de­ral, re­frac­ta­ria a los im­pul­sos ho­mo­ge­nei­za­do­res y cen­tra­li­za­do­res de la pri­me­ra.

Una con­di­ción ne­ce­sa­ria para en­con­trar so­lu­cio­nes fac­ti­bles es sa­ber de­fi­nir bien el pro­ble­ma. Es de­cir, en pri­mer lu­gar, ca­rac­te­ri­zar­lo sin eu­fe­mis­mos ni dis­tor­sio­nes; en se­gun­do lu­gar, es­ta­ble­cer cuál es su cues­tión bá­si­ca; y fi­nal­men­te, en ter­cer lu­gar, sa­ber dón­de se en­cuen­tran las so­lu­cio­nes. Es muy fá­cil ver que aquí no se da nin­guno de es­tos tres com­po­nen­tes.

Los par­ti­dos es­pa­ño­les de de­re­chas (PP y Cs) no tie­nen in­te­rés ni si­quie­ra en plan­tear el pro­ble­ma na­cio­nal/te­rri­to­rial es­pa­ñol, y to­da­vía me­nos en bus­car una so­lu­ción sol­ven­te. En­tre otras ra­zo­nes, su cul­tu­ra po­lí­ti­ca se lo im­pi­de. El plu­ra­lis­mo na­cio­nal, lin­güís­ti­co y cul­tu­ral les vie­ne gran­de, lo vi­ven co­mo una mo­les­tia que oja­lá no exis­tie­ra. Eso sí, de­fien­den que los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lun­ya si­gan sub­ven­cio­nan­do un Es­ta­do que no re­co­no­ce su plu­ra­lis­mo na­cio­nal y que man­tie­ne unos dé­fi­cits fis­cal y de in­fra­es­truc­tu­ras es­can­da­lo­sos en tér­mi­nos de po­lí­ti­ca com­pa­ra­da.

Los par­ti­dos de iz­quier­da es­tán atra­pa­dos en­tre dos im­po­si­bi­li­da­des. Por una par­te, la pro­pues­ta de Po­de­mos de un re­fe­rén­dum pac­ta­do de ti­po bri­tá­ni­co re­sul­ta im­po­si­ble sin el con­cur­so del PSOE, que siem­pre se ha opues­to. Por otra par­te, una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que su­pu­sie­ra una so­lu­ción plau­si­ble re­sul­ta una im­po­si­bi­li­dad prác­ti­ca: el PSOE no tie­ne nin­gún mo­de­lo sol­ven­te (la de­cla­ra­ción de Gra­na­da del 2013 es­tá muy ale­ja­da de los mo­de­los de fe­de­ra­lis­mo plu­ri­na­cio­nal). Pe­ro in­clu­so si el PSOE se pu­sie­ra a tra­ba­jar se­ria­men­te en el te­ma –al­go que nun­ca ha he­cho– y pac­ta­ra un mo­de­lo de es­te ti­po con Po­de­mos, eso no se­ría su­fi­cien­te para apro­bar una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en el Con­gre­so y el Se­na­do an­te la opo­si­ción del PP y Cs.

Las de­re­chas es­pa­ño­las no quie­ren una so­lu­ción y las iz­quier­das, atra­pa­das en una do­ble im­po­si­bi­li­dad, no tie­nen una so­lu­ción prác­ti­ca que pue­da re­ci­bir es­te nom­bre. Así, en tér­mi­nos de unas ter­ce­ras vías efec­ti­vas, el pa­no­ra­ma re­sul­ta de­sola­dor. La “car­ga de la prue­ba” de que eso no es así co­rres­pon­de a sus im­pul­so­res, so­bre to­do en tér­mi­nos de con­te­ni­dos. De mo­men­to na­die ha ofre­ci­do na­da plau­si­ble más allá de ape­la­cio­nes re­tó­ri­cas al “diá­lo­go”, “con­sen­so”, o a un “re­fe­rén­dum pac­ta­do” que, tal co­mo es­tán las co­sas, se con­vier­ten en ejer­ci­cios va­cíos o in­clu­so cí­ni­cos y per­ver­sos. Ya no es mo­men­to de ha­cer co­me­dia.

Des­de Ca­ta­lun­ya to­do cons­pi­ra para pro­ce­der a de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les (de­mo­crá­ti­cas, cí­vi­cas y pa­cí­fi­cas). El pro­ble­ma de la in­de­pen­den­cia del país no es de le­gi­ti­mi­dad, sino de fac­ti­ci­dad: ser lo bas­tan­te fuer­tes para con­se­guir im­ple­men­tar es­tas de­ci­sio­nes a pe­sar de la po­lí­ti­ca de ju­di­cia­li­za­ción, in­ha­bi­li­ta­cio­nes, pre­vi­si­bles con­de­nas de pri­sión, apli­ca­cio­nes to­ta­les o par­cia­les de los ar­tícu­los coac­ti­vos de la Cons­ti­tu­ción, et­cé­te­ra.

La de­gra­da­ción del Es­ta­do de de­re­cho es­pa­ñol to­da­vía no ha to­ca­do fon­do. Y se­gún có­mo va­yan las co­sas, el pa­pel has­ta aho­ra pa­si­vo de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas e in­ter­na­cio­na­les po­dría re­ver­tir­se a me­dio pla­zo. Pe­ro aún que­da ca­mino para que eso pa­se.

Ca­ta­lun­ya es un país re­si­lien­te an­te los cons­tan­tes in­ten­tos his­tó­ri­cos de asi­mi­la­ción, in­clui­das dos dic­ta­du­ras en el si­glo XX. Sea cual sea la evo­lu­ción de la si­tua­ción ac­tual, el pro­ble­ma de fon­do per­ma­ne­ce­rá. Por eso creo que, a pe­sar de to­das las di­fi­cul­ta­des, aho­ra es el mo­men­to de dar el má­xi­mo apo­yo al re­fe­rén­dum con­vo­ca­do por la Ge­ne­ra­li­tat. El Es­ta­do ac­tua­rá. Si el re­fe­rén­dum se pue­de ha­cer, má­xi­ma par­ti­ci­pa­ción; si no se pue­de ha­cer, mo­vi­li­za­ción per­ma­nen­te con in­ci­den­cia in­ter­na­cio­nal. El par­ti­do se­gui­rá. Se­gui­re­mos.

Si el re­fe­rén­dum se pue­de ha­cer, má­xi­ma par­ti­ci­pa­ción; si no se pue­de ha­cer, mo­vi­li­za­ción per­ma­nen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.